Suscriptor digital

Sospechan que Sheila también le provocó lesiones de defensa a su tía

Leonela Ayala, acusada del homicidio de su sobrina Sheila
Leonela Ayala, acusada del homicidio de su sobrina Sheila Crédito: Imagen de TV
Gabriel Di Nicola
(0)
22 de octubre de 2018  • 20:34

En su desesperado intento de defensa ante un inesperado y súbito ataque sexual que le costaría la vida, Sheila Ayala, la niña de 10 años asesinada en San Miguel, no solo le habría provocado heridas en un brazo a su tío Fabián González Rojas: también habría dejado marcas en su tía y madrina, Leonela Ayala, hermana del padre de la víctima.

Así surge del dictamen del fiscal de Malvinas Argentinas Gustavo Carracedo en el que solicitó al juez de Garantías de San Martín Mariano Grammatico, para ambos imputados, la "conversión de la aprehensión en detención".

"De los informes médicos realizados a los imputados Ayala y González Rojassurge que ambos poseen lesiones traumáticas de reciente data, las que podrían tratarse de lesiones de defensa producidas por la menor al intentar, en forma infructuosa, defenderse ante el ataque de dos personas que la superaron en fuerza y tamaño", reza el dictamen del fiscal.

Hoy, ambos imputados fueron trasladados a unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). La tía y madrina de la víctima dejó la Maternidad Municipal María Eva Duarte de Perón, de Malvinas Argentinas -donde el viernes pasado dio a luz a un bebe después de 38 semanas de embarazo- para ser alojada en un alcaidía de Melchor Romero, La Plata. González Rojas, en tanto, fue llevado a una alcaidía departamental de San Martín.

El bebé, que fue dado de alta, quedó a cargo del Servicio Regional de Niñez, que depende del gobierno bonaerense. Los otros hijos de Leonela Ayala y González Rojas ya están en un hogar, al igual que los dos hermanos varones de Sheila. Tanto los dos detenidos como Juan Carlos Ayala y Yanina Pereyra, padres de la víctima, tienen dictada una prohibición de acercamiento a los menores, según informaron a LA NACION calificadas fuentes del gobierno provincial.

El fiscal Carracedo pidió que se haga efectiva la aprehensión de los dos sospechosos porque "a la fecha existen elementos suficientes y motivos bastantes para considerarlos coautores del delito que se investiga, presumiendo para ello la existencia del peligro procesal de fuga, teniendo en cuenta la objetiva y provisional valoración de las circunstancias y características de los hechos que se investigan, toda vez que los coimputados demostraron un gran desprecio al bien jurídico más importante que prevé nuestro ordenamiento de fondo, es decir, la vida".

Según el representante del Ministerio Público, "González Rojas y Ayala, luego de dar muerte a Sheila la embolsaron y embalaron con una bolsa de consorcio y cintas, y mantuvieron el cuerpo un tiempo en su vivienda cerrado herméticamente. Al verse acorralados por la constante presencia y tareas llevadas a cabo por las fuerzas policiales, intentaron deshacerse del cadáver".

González Rojas, de 24 años, está acusado del delito de homicidio agravado por alevosía y por tratarse de un femicidio. En tanto que Ayala, de 25, está imputada por homicidio agravado por alevosía.

Hoy, Yanina Pereyra, la madre de Sheila, dijo que espera que su excuñada y el marido "no salgan nunca más de la cárcel" y que desea que les den la "pena máxima". En su primera aparición pública luego del hallazgo del cuerpo de su hija, Pereyra sostuvo que lo único que espera es "justicia por Sheila".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?