Suscriptor digital

Triunvirato piquetero: afirman que el Papa no los conduce y exigen una reunión con Macri

Crédito: Santiago Cichero/AFV
Castro, Alderete y Menéndez estuvieron en Luján con Moyano; anticipan un fin de año de conflictos y protestas durante el G-20; el jefe de la CCC dice que Macri "se va a ir antes"
Candela Ini
(0)
23 de octubre de 2018  

Daniel Menéndez ( Barrios de Pie ), Juan Carlos Alderete (Corriente Clasista y Combativa) y Esteban Castro (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) integran el denominado triunvirato piquetero. El sábado último participaron desde la primera fila de la misa que ofreció el obispo Agustín Radrizzani en Luján . Su presencia allí fue un mensaje para la Casa Rosada.

Son los referentes de los movimientos sociales. Son claves para garantizar la paz territorial. Desde hoy se manifestarán frente al Congreso para pedir que en el presupuesto se contemple la emergencia alimentaria. Ayer, en una charla con LA NACION, mostraron su interés por lograr una identificación partidaria en las elecciones de 2019 y dijeron que si el Gobierno no atiende sus reclamos el escenario podría complicarse.

-La Iglesia dio un fuerte aval a la manifestación del sábado, ¿cuál es la antesala de ese apoyo?

Juan Carlos Alderete: -Francisco no nos dirige a nosotros. Podemos tener consenso con la Iglesia y trabajar juntos en determinadas cosas. Hay cosas que se dicen para descalificar al Papa, que él nos maneja a las organizaciones. Somos independientes, más allá de que podamos tener algún acuerdo con él porque tuvimos relación cuando era Bergoglio en los barrios populares.

Esteban Castro: -Es un error tratar de politizar lo que dice Francisco y ponerlo en términos partidarios. Francisco es una referencia que plantea que al sistema hay que ponerle freno por el nivel de concentración económica que se genera y de expulsión permanente de trabajadores de la formalidad. Como militantes de los barrios siempre tuvimos relación con curas comprometidos con el pueblo y con pastores evangelistas, que no tienen una línea tan prefijada.

-Pero los representantes eclesiásticos se opusieron explícitamente al modelo económico del Gobierno...

E.C.: -Esa línea de la Iglesia que expresa Francisco es la doctrina social de la Iglesia de hace miles de años. Está expresada con mayor claridad porque se está haciendo todo lo contrario, no solo en la Argentina, sino en el mundo. Tanto desde la doctrina de la Iglesia como desde nuestra perspectiva estamos diciendo lo mismo, ese sistema es el que no da más. Por eso pedimos profundización del mercado interno y decimos que el que queda por fuera del trabajo formal tiene que tener derechos, el salario social complementario, las asignaciones familiares, obra social, a partir del monotributo social, tener aporte jubilatorio, tener vacaciones pagas, si no se las pueden pagar se las tiene que pagar el Estado.

-Se aproxima el año electoral y ya hay alianzas en marcha. ¿Con quién se identifican?

Daniel Menéndez: -Ya hicimos un intento con En Marcha y queremos trabajar una representación de los trabajadores humildes. Los movimientos populares son un actor central en la política del país y cada vez más grande, y la política no puede mirar para otro lado. Nosotros proponemos leyes, pedimos la emergencia alimentaria, pedimos la ley de emergencia en adicciones, tenemos una impronta que es pelear en la calle y además construir consensos. Queremos llegar a soluciones que no tienen que ver solamente con discutir con Carolina Stanley. Podés discutir la emergencia con ella, pero también modificar presupuestos, poner políticas sociales y públicas. No tenemos miedo de construir un espacio político que nos represente, el problema principal es la continuidad de Macri. Entonces nuestro objetivo es que ese escenario no se dé, lo que nosotros construimos no es kirchnerista. Pero entendemos que el problema principal es Macri y tenemos que construir una instancia amplia.

-¿Cuál es el límite para la conformación de ese espacio?

D.M.: -Hay un peronismo que se parece mucho a Macri, con Urtubey por ejemplo.

J.C.A.: -Cristina Kirchner es el límite para mí, dentro de mi organización es el límite. Pero vemos con muy buenos ojos desde nuestra organización el tema de Felipe Solá, porque ha sido gobernador de la provincia y hay alguna historia muy fuerte en el escenario de 2001, cuando nos quisieron sacar de la ruta 3 en La Matanza, él fue y se puso ahí, con la gente. Y esas son lecciones que muestran que él no está con el enemigo, sino con el campo popular. Macri se va a ir antes, pero no por culpa de la gente, porque sus políticas juegan contra su gobernabilidad.

-¿Usted plantea que Macri no va a terminar su mandato?

J.C.A.: -Puede haber elecciones anticipadas. Las movilizaciones son multitudinarias.

-¿Juan Grabois se está posicionando para algún cargo?

D.M.: -Juan es uno de los mejores compañeros, compartimos la calle con él. Está armando un frente político. En la faz política tenemos una mirada común con algunos matices, pero sobre la base de que expresa nuestros intereses. La unidad de los movimientos populares va a trascender el 2019, respecto de cualquier gobierno que haya, nos va a encontrar articulando los mismos intereses. Cualquier paso en falso es un enorme daño que le hacemos a la representación que hemos construido.

E.C.: -Juan es miembro de la CTEP, pero queremos dejar en claro que no lleva a la CTEP a ningún lado.

J.C.A.: -Nosotros queremos insistir para que Juan se venga a este frente.

-Ustedes protestaron la semana pasada contra dichos de Patricia Bullrich y la denunciaron ante el Inadi...

J.C.: -Ella dijo que nosotros dejamos entrar a los barrios al narcotráfico y así estigmatizó a los pobres y a los movimientos populares. Nosotros no somos el Estado, somos organizaciones del pueblo.

D.M.: -Pero además nosotros tenemos el problema inverso: el narcotráfico persigue a los movimientos populares. Son declaraciones nefastas; es una búsqueda de posicionarse la ministra y el radicalismo en un discurso muy fascista, similar al de Bolsonaro, quizás en clave electoral, ella piensa más en las elecciones y en sacar rédito estigmatizando a los pobres y a los movimientos populares, como Alfredo Cornejo y Gerardo Morales, en línea con construir una mirada individualista. Son mensajes que estigmatizan desde el poder.

-¿Qué postura tendrán ante la cumbre del G-20?

J.C.A.: -Vamos a repudiar la presencia del G-20, son los poderosos del mundo que vienen a querer saquear a nuestros pueblos. Son los que lo están bancando a Macri y que quieren que llegue a las elecciones de 2019.

D.M.: -A fin de año el Gobierno va a transitar en términos de conflictividad por una cornisa muy fina. Nosotros queremos un diálogo con el Presidente y con los actores claves para coordinar partidas alimentarias extras. Somos responsables de alertar para que el problema no se torne en un conflicto mayor: el escenario puede ser mucho más complicado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?