Suscriptor digital

Los obispos evalúan ahora llamar a una mesa de "unidad nacional"

Oscar Ojea
Oscar Ojea Fuente: Archivo
Activaron gestiones con la oposición y sindicalistas, y buscan sumar al Gobierno y a empresarios
Nicolás Balinotti
(0)
23 de octubre de 2018  

Entre los círculos más politizados de la Iglesia están incómodos por haber quedado en el foco de la polémica tras la misa del sábado último en Luján , que simbolizó un fuerte respaldo eclesiástico a la familia de Hugo Moyano y a sus aliados sindicales.

Después de que baje la espuma por el gesto de apoyo al jefe camionero y a un sector de la oposición, en la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) evalúan convocar a un diálogo multisectorial para antes de fin de año. De manera informal, lo llaman "mesa de unidad nacional". La conformarían representantes del Gobierno y de la oposición, sindicalistas y empresarios y podrían sumarse sectores laicos. Hasta circularía ya un listado con los nombres de los integrantes de cada espacio. Pero nada está definido aún, y mucho menos tras la tensión que se abrió con la Casa Rosada por la misa con Moyano.

La Iglesia toma como ejemplo la mesa de diálogo que se activó en 2001, cuando la crisis económica y social todavía no había alcanzado su cima. Así lo reconocieron a la nacion fuentes ligadas a los obispos y a los gremios. "La Iglesia no es un partido político", diferenció uno de los consultados.

Algunas de las gestiones se pusieron en marcha en la Cámara de Diputados, donde hay un grupo de legisladores de diferentes partidos que se jactan de tener lazos con la Iglesia.

En broma, algunos colegas los llaman los "amigos del Vaticano". Allí confluyen peronistas de varias vertientes y oficialistas.

Una pista la dio ayer Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la CEA. "La comisión está dialogando en estos momentos con la UIA, con sectores del cooperativismo y de las pymes. Recibe a todos. En los últimos meses hemos recibido a personas de todos los sectores ideológicos, de todos los partidos políticos", dijo Ojea a Perfil.

El sindicalismo tracciona la idea de activar una mesa con el Gobierno y los empresarios. Más aún hoy, cuando el vínculo con el presidente Mauricio Macri está agrietado y el canal de diálogo minado ante las amenazas de una nueva huelga en noviembre. Gerardo Martínez, líder de la Uocra, les sugirió a varios funcionarios la puesta en marcha de esta suerte de acuerdo. También lo planteó en el cara a cara que tuvo la cúpula de la CGT con los representantes de la misión FMI.

En caso de que prospere el llamado de la Iglesia, en el Gobierno no identifican nítidamente qué representatividad tendrían los sectores convocados. De hecho, ante la atomización sindical, la Secretaría de Trabajo avanza en mesas productivas sectoriales específicas con gremios y empresarios, aunque jamás logró llevarlo a cabo en una versión ampliada.

Mientras que el Gobierno identifica un aval del papa Francisco a los Moyano, la izquierda se involucró con el argumento de que existe "un pacto entre el macrismo y la Iglesia". Así lo planteó Néstor Pitrola, del Partido Obrero. "[María Eugenia] Vidal y [Horacio] Rodríguez Larreta frenaron el derecho al aborto para que la Iglesia garantice la contención social y la gobernabilidad en tiempos de ajuste", dijo a la nacion uno de los referentes del Frente de Izquierda.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?