Suscriptor digital

Un golpe que obliga a ganar en Brasil: River cayó ante un Gremio que tuvo oficio y solidez

Copa Libertadores Semifinales
  • 0
River Plate

River Plate

  • 1
Grêmio

Grêmio

  • Michel Ferreira dos Santos
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
23 de octubre de 2018  • 13:44

"Vamos a ser avasallantes en nuestra cancha". El pronóstico del técnico Marcelo Gallardo en la previa de la semifinal de la Copa Libertadores no se cumplió. Le costó mucho a River poder encontrar su lugar en el partido con Gremio, que se llevó un triunfo vital por 1-0 del Monumental gracias a un cabezazo de Michel. Con un claro plan de juego, el equipo de Porto Alegre se dedicó a cumplir su guión al pie de la letra, proponiendo un fútbol muy físico, de roce e intensidad. Allí sacó la ventaja, incomodando siempre al local para no dejarlo pensar ni moverse con claridad. Y le propinó un duro golpe: fue la primera derrota del año en el Monumental para el Millonario, que en una semana deberá ganar en Brasil para poder jugar la final.

Salvo durante los primeros 20 minutos y en un pequeño tramo del final de la primera mitad, River quedó envuelto en la maraña de lo que fue un típico duelo cerrado de instancias decisivas en la Copa. Enfrente, los dirigidos por Renato Gaúcho se aprovecharon de la confusión sin despegarse nunca del libreto. Y así forjó la victoria, sin desesperarse y hasta despreciando la pelota por momentos en un juego más que cortado: hubo 42 faltas (25 de los argentinos y 17 de los brasileros).

No hubo un claro dominador de juego en un Monumental colmado con 60 mil hinchas locales y cuatro mil visitantes: River, sin un esquema definido (por momentos fue 4-2-2-2, por otros 4-4-2 y por otros 4-1-3-2), buscó ser profundo e intenso en el tramo inicial, pero careció de claridad en la puntada final. Sumado a eso, cuando pudo avanzar se encontró con una durísima línea defensiva brasilera: la dupla central conformada por Geromel -la figura- y Kannemann tuvo una sobria y sólida tarea, pese a que el defensor argentino perdió más de lo que ganó ante Maidana en las pelotas paradas. Pero, ante Scocco, Borré y Pratto, la línea de fondo siempre fue más.

Quizás, la distancia entre sus dos armas principales de juego fue un problema: Quintero y Pity Martínez, uno en cada banda, nunca se asociaron con continuidad. Así, acostumbrado a crear muchas situaciones de gol por partido, las dos más claras del Millonario fueron remates desde afuera del área en la primera mitad: Palacios probó dos veces al arquero Grohe, que respondió en ambas para mantener el 0-0. Luego, en el complemento, no contó con acciones concretas, más allá de distintas aproximaciones.

Del otro lado, Gremio no buscó presionar como intentaron hacerlo Racing e Independiente, sino que le cedió terreno River y buscó adelantar líneas dentro de su campo para interceptar un pase o un error para contragolpear. Tan es así que Jael, único delantero dentro del esquema 4-1-4-1 que planteó el técnico Renato Gaúcho, se ubicó casi en el círculo central ante cada salida del rival.

River-Gremio, la Copa Libertadores
River-Gremio, la Copa Libertadores Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

El arma central del equipo brasilero fueron los centros cruzados, los pelotazos y los tiros libres, que cayeron al área de Franco Armani una y otra vez. Y así llegó el gol, a través de un córner: Michel le ganó en el salto a Palacios, anticipó en el área chica y venció al arquero millonario, que recibió su quinto gol en 11 partidos en la presente Libertadores. La pelota parada se volvió un factor vital para el conjunto de Porto Alegre: según datos de Opta, nueve de los últimos 16 tantos que convirtió fueron mediante jugadas a balón parado (el de hoy fue el cuarto desde un tiro de esquina).

El marco en Núñez fue espectacular, digno de una instancia tan crucial como una semifinal de Copa Libertadores. Pero la alegría se la terminaron robando los 18 futbolistas de Gremio junto a los cuatro mil hinchas que vivieron una noche única en el Monumental. River, mientras tanto, buscará responder el golpe de visitante, donde deberá jugarse sus últimas fichas para seguir soñando con el título.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?