Suscriptor digital

Las retenciones e impuesto a los bienes personales sólo ayudarán a pagar intereses

Horacio Losoviz
Horacio Losoviz PARA LA NACION
(0)
23 de octubre de 2018  • 15:05

Cuando el Gobierno aplica otra vez retenciones al agro y a diversas exportaciones industriales e incluye al campo en bienes personales, sin considerar que es una unidad productiva, suponiendo que la devaluación generará ganancias adicionales a esos sectores, comete un nuevo error, que se percibe como mero reflejo ideológico.

Todos sabemos la gravedad del déficit fiscal (que puede considerarse estructural, pero que se agravó, sin duda, en la última década) que se ha heredado y que obliga a reducir el gasto del Estado. A la vez es indispensable concentrar esfuerzos, imaginación, audacia y conocimiento para incrementar los ingresos fiscales y las reservas de divisas. Esto sólo puede lograrse con políticas en favor de la producción y la exportación, que generan mayores ingresos fiscales al incrementarse la actividad y el consumo. A la vez necesitamos mejorar sustancialmente nuestro balance comercial, hoy deficitario por más de 8.000 millones de dólares, como consecuencia que importamos mucho más que lo que exportamos. Esto también es estructural y por eso requiere modificar la matriz productiva lo que no se consigue sin medidas específicas. Por ello es que asusta la preocupación por los supuestos mayores beneficios del sector productivo y la indiferencia ante las significativas ganancias del sector financiero. No debe olvidarse que quienes ganan especulando no generan trabajo ni inversiones ni significativos ingresos fiscales. Esta política aleja a los inversionistas productivos, atraídos por altas tasas de interés y falta de restricciones para especular.

Reducir el déficit aplicando básicamente mayores impuestos, produce el efecto contrario. En general esto reduce la producción, el nivel de ocupación y por lo tanto la demanda, lo que significa a la vez menos recaudación. Esto es lo que está sucediendo. Es claro que reducir el gasto no es fácil y por lo tanto debemos concentrarnos en lograr mayores ingresos, reactivando la economía. El argumento en contra es que esto requiere subsidios y/ o reducción de impuestos, lo que no es necesariamente cierto. Con inteligencia se pueden diseñar instrumentos de muy bajo o nulo costo fiscal efectivo y así lograr incrementos en la recaudación con rapidez, que superen los eventuales beneficios otorgados.

Ver que para mantener un tipo de cambio se gastan millones de reservas, asegurándoles a los especuladores que puedan traer dólares, colocarlos al 50% o más por tiempos breves y volver a transformarlos en dólares. Por otro lado, para contener al dólar se justifica una tasa a los bancos de más del 70 %, lo cual significa pago de intereses diarios de centenares de millones de pesos. Mientras esto sucede nadie actúa para evitar que el sector productivo pague en dólares productos nacionales como semillas de maíz y soja.

Vemos que los 15.000 millones de dólares prestados por el FMI ya no están. Las reservas nacionales están al nivel anterior de recibir este préstamo. Esto parece no preocupar al no aplicarse incentivos a la inversión y actividad productiva con la misma velocidad y convicción con que se aplican las retenciones. Por lo expuesto, estoy convencido que, sin modificaciones significativas en la política económica, no habrá nuevas inversiones en el sector productivo, con excepción de la minería y petróleo, que se manejan con visiones particulares y a muy largo plazo. Se incrementará la especulación, y aumentarán las posibilidades de tensión social.

Necesitamos que el Gobierno modifique su política actual e intente evitar conflictos sociales que puedan favorecer a " políticos " sin escrúpulos que tanto dañaron al país con su actitud delictiva.

El autor de la columna es empresario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?