Suscriptor digital

Ryan Murphy donó 10 millones de dólares al hospital que salvó la vida de su hijo

Fuente: Archivo
(0)
23 de octubre de 2018  • 16:49

Hace dos años Ryan Murphy recibió una de las peores noticias que puede recibir un padre, su hijo de dos años tenía cáncer. Según contó el creador de The American Horror Story en un emotivo posteo de Instagram, el pequeño que hoy tiene cuatro años fue diagnosticado con neuroblastoma, por lo que tuvo que ser sometido a cirugía y tratamientos.

"Me gustaría que conozcan a Ford Theodore Miller Murphy. Hoy es un gran día en su vida y en la vida de nuestra familia", comenzó relatando. "Hace dos años, este dulce e inocente niño que tiene increíbles carcajadas y una obsesión con los autos fue diagnosticado con neuroblastoma, un cáncer pediátrico que suele ser fatal. El cáncer de Ford, un tumor del tamaño de una pelota de tenis en la zona abdominal, fue encontrado durante un chequeo de rutina por su increíble pediatra", explicó. "A partir de allí, Ford fue sometido a una enorme cirugía y muchos procedimientos difíciles".

Murphy y su marido, David Miller, mantuvieron la enfermedad en privado. "Mi mejor mitad, David, fue una roca durante este tiempo, fuerte, paciente y amoroso (yo era una bola de nervios)", relató. La pareja también tiene un hijo de cinco años, Logan Phineas.

"Ford fue fuerte, y hoy sigue brillando. Acaba de festejar su cuarto cumpleaños, un hecho que todos estamos felices de celebrar. Una de las razones por las que está tan bien es gracias al hospital de niños de Los Angeles", agregó antes de revelar que como forma de agradecimiento donará 10 millones de dólares a la entidad.

"Hoy iremos al hospital a realizar una donación de parte de Ford y nuestra familia, un regalo de 10 millones de dólares para que otros chicos puedan experimentar el amor y el cuidado de este lugar excepcional. Ningún niño es rechazado en el hospital y nosotros estamos honrados y tenemos la suerte de poder contribuir y alentar a todos los que puedan a hacer lo mismo. Te amamos Ford".

A comienzos de este año, el creativo había relatado un hecho traumático que casi termina con la vida del pequeño cuando era tan solo un bebé. "A los 11 meses, en el medio de la noche, mi hijo Ford dejó de respirar. Llamamos a emergencias porque, obviamente, entramos en pánico mientras le hacíamos reanimación. El servicio llegó a las dos de la mañana, eran cuatro personas, increíblemente calmas y contenedoras. Me obligaron a dejar la habitación y le devolvieron la vida".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?