Suscriptor digital

Soccer para todos: el plan para hacer grande al fútbol de Estados Unidos

Con una inversión de US$30 millones, el proyecto 26x26 busca iniciar una revolución en el mercado norteamericano asegurando que no sean solo los chicos blancos de familias de clase media los que tengan acceso a las mejores canchas
Con una inversión de US$30 millones, el proyecto 26x26 busca iniciar una revolución en el mercado norteamericano asegurando que no sean solo los chicos blancos de familias de clase media los que tengan acceso a las mejores canchas Crédito: Fast Company
John Converse Townsend
(0)
24 de octubre de 2018  

En octubre pasado, hace prácticamente un año, la selección nacional masculina de fútbol de Estados Unidos , por entonces ubicada en el puesto 28 del ranking, fue superada y sufrió una derrota a manos de Trinidad y Tobago, ubicada en el puesto 99 a nivel mundial. La derrota por 2-1, unida a los resultados de otros dos partidos de eliminatorias, dejó a la selección fuera de la Copa Mundial por primera vez desde 1986.

Luego de pasar semejante vergüenza, todo el sistema del fútbol en EE.UU. ha pasado por una autopsia exhaustiva por cuenta de analistas, periodistas, fanáticos e incluso los mismos jugadores integrantes del seleccionado. Se ha atribuido el hecho de no clasificar a una cantidad de razones, desde tácticas ingenuas hasta un pobre desarrollo de jugadores que llevó a que se perdiera una generación de talento deportivo joven.

A lo largo de la última década en Estados Unidos la participación general de la juventud en los deportes ha declinado y el fútbol ha sido el deporte más afectado. El hecho es que son menos los chicos que juegan al fútbol en Estados Unidos desde su pico hace una década, aun cuando se incluya en la cuenta a fanáticos y chicos que tocan una pelota de fútbol una vez al año. Y la gente que aún juega es indicativa de algo que tiene raíces profundas: los chicos en buena situación económica tienen muchas más facilidades para tener éxito en el mundo del fútbol.

Un nuevo proyecto lanzado hace unos meses, conocido como 26x26, está tratando de resolver el problema de la accesibilidad, construyendo al mismo tiempo una nueva cultura del deporte en el país. Encabezada por el ente de caridad global Lionsraw y la organización sin fines de lucro New York Local Initiatives Support Corporation (LISC), 26x26 es una iniciativa con un fondo de US$30 millones que ayudará empoderar a un millón de chicos en América del Norte, construyendo 26 canchas de fútbol comunitarias para 2026, cuando Estados Unidos será sede de la Copa del mundo junto con Canadá y México.

La organización 26x26 espera solucionar el hecho de que muchos jugadores jóvenes, especialmente los de comunidades de bajos ingresos, no tienen acceso al deporte por su costo.

Según un estudio de la Sports & Fitness Industry Association (SFIA, Asociación de la Industria del Deporte y la Aptitud Física) publicado este año, la mayoría de los participantes en fútbol al aire libre provienen de hogares con un ingreso de más de US$75.000 anuales, con las tasas de participación más elevadas correspondiendo a familias con ingresos superiores a los US$100.000 al año. Quizás eso no sea sorpresivo: no es algo poco común que una familia gaste más de US$10.000 enrolando a un hijo en el fútbol juvenil organizado, si se considera la cuota de la liga y el equipo y el gasto en ropa y viajes.

"A los ejecutivos del fútbol de Estados Unidos simplemente no les importa el talento hispánico, lo que es peor que ser incompetente" escribió en enero Kim McCauley, editor de fútbol de SB Nation. Ese es un sentimiento del que se hace eco Brad Rothenberg, cofundador de Alianza de Fútbol, una entidad que organiza campamentos de fútbol gratuitos y otros eventos que apuntan a la juventud hispana.

Es clave en el desarrollo de la programación de 26x26 la experiencia de LISC que en los últimos 20 años y con inversiones por US$50 millones de la liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) ha construido y rehabilitado cerca de 350 canchas en comunidades desatendidas de todo el país. Por ejemplo, este año en Milwaukee, Wisconsin, una de las ciudades más segregadas en EE.UU., LISC se asoció con la Fundación de la NFL y el equipo de los Green Bay Packers para instalar una cancha multipropósito en la escuela secundaria Casimir Pulaski, un establecimiento público de cuyos alumnos un 93% pertenece a minorías.

"Uno de los grandes problemas que enfrentan las escuelas secundarias, en particular en las áreas urbanas, es que no tienen buenas canchas para prácticas y para jugar", explica Maurice Jones, CEO de LISC, que rápidamente decidió involucrarse con el proyecto. "Es difícil asignarle un valor monetario al orgullo que tienen ahora [los Rams de Pulaski] y la posibilidad de jugar de locales, cosa que muchos damos por sentado, pero ese valor es inmenso".

Los costos no siempre están ocultos. Hoy el acceso a espacios de juego tiene un alto costo, incluso en ciudades progresivas como Seattle. El área metropolitana es un centro importante del fútbol en Estados Unidos, pero los campos rápidamente "son apropiados por clubes ricos, en su mayoría para blancos que tienen los fondos y la experiencia para manejarse en el proceso de licitaciones de la ciudad" escribe Les Carpenter, en otro artículo en The Guardian.

Sin acceso a canchas locales las familias, en número desproporcionado las de las comunidades de color, se ven forzadas a viajar durante horas para llegar al centro de entrenamiento de calidad más cercano (hecho curiosamente aplaudido por comentaristas estadounidenses durante un reciente amistoso entre EE.UU. y México). "El resultado -según el profesor de sociología de Villanova, Rick Eckstein- es un sistema que se orienta más a identificar el mejor pagador que el mejor jugador". Los que no pueden pagar se quedan afuera: alrededor de 4 de cada 10 jugadores juveniles de fútbol dejan el deporte luego de los 13 años y ahora hay informes en California de que algunos de los mejores jugadores estadounidenses se van a México en busca de oportunidades.

Potencia internacional

Convertir a EE.UU. en una potencia futbolística internacional requerirá arreglar el sistema de desarrollo, que Justin Brunken, vicepresidente de American Outlaws, el primer grupo de sostén del fútbol de los Estados Unidos con 25.000 miembros, describe como un desastre. 26x26 ofrece esperanzas de que algunos de los mejores atletas jóvenes del país tengan acceso a una cancha de fútbol.

"Como fanáticos, podemos ayudar a la gente a que ame más el juego, lo que creo que es saludable" dice. "Dar a la gente la posibilidad de jugar y ayudar a cada vez más chicos a sentir pasión por el fútbol a través de esfuerzos de las comunidades locales tendrá efecto positivo en cuanto a la cantidad de ellos que potencialmente puedan llegar a ser jugadores profesionales del equipo nacional".

Y no son solo fanáticos (incluyendo muchos de los American Outlaws) que se están involucrando: 26x26 ya ha comprometido la participación de UNICEF USA y atraído embajadores de alto perfil incluyendo estrellas del fútbol de EE.UU. como Landon Donovan y Kyle Martino (que se postuló sin éxito para la presidencia de U.S. Soccer, la federación de fútbol nacional), así como periodistas como Kay Murray y Rob Stone.

Por supuesto que 26 canchas no cambiarán el sistema. Pero ese es el motivo por el que la iniciativa 26x26 se basará en el pedido de un proceso de propuestas (básicamente una competencia para seleccionar las mejores ideas y sitios). Jones dice que en cada campo, 26x26 se asegurará que un socio local, como los Green Bay Packers en Milwaukee, aporte recursos financieros. Esa fue la fórmula ganadora por el lado de la NFL, dice Jones, lo que permitió hacer que campos se convirtieran de espacios verdes básicos en verdaderos activos para comunidades faltas de recursos.

Traducción Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?