Suscriptor digital

La jornada laboral de los líderes: extravagancias, malos y buenos ejemplos a seguir

Fijar límites e impulsar hábitos más saludables son factores claves para generar un buen clima de trabajo en todas las organizaciones
Andrés Hatum
(0)
24 de octubre de 2018  

En el mundo de las empresas siempre buscamos encontrar los mejores ejemplos a seguir. Tratamos de investigar los hábitos de la gente muy eficiente o reconocida para entender qué competencias adquirir.

Sin embargo, no todo lo que hacen los líderes que son ejemplo para muchos sirve. Por el contrario, hay algunos hábitos que son excéntricos y de querer imitarlos lo más probable es que digan que usted es un estúpido.

En un artículo reciente de la revista británica The Economist, exploraron algunos comportamientos de líderes de empresas globales que son risueños por lo raros que resultan. Por ejemplo, Tim Cook, el CEO de Apple, se levanta a las 3.45 de la mañana para leer sus mails. ¡Admirable! Dirían unos. Espantoso, pensarán los pobres empleados de Cook que al despertar se encuentran un correo madrugador del jefe máximo. Cook, sin embargo, no es el único que comienza su jornada temprano respondiendo su mail. El chef Ferran Adrià, comienza su día a las 5 de la mañana para responder mensajes. "Dedico dos horas a responder mensajes y luego no veo los mails en todo el día", explica el exitoso cocinero.

¿Estarían dispuestos a hacer este ejercicio de levantarse al alba, trabajar con el correo electrónico un par de horas y no verlo más durante el día?

Probablemente ganarán en eficiencia, pero también acumularán una gran cantidad de insultos de gente y jefes que necesitan (o desean) respuestas rápidamente durante la jornada.

¿Cuándo comenzar la jornada laboral? Es la pregunta que muchos se hacen. Algunos son murciélagos que disfrutan de la oscuridad. Pero otros prefieren comenzar el día más tarde.

Según Jeff Bezos, el CEO de Amazon, sus mañanas empiezan con la lectura del diario y desayuna con sus hijos. Sus primeras reuniones laborales comienzan a las 10 de la mañana. ¡Qué buena costumbre! Lástima que la mayoría de los mortales nos levantamos temprano, desayunamos a las corridas, leemos el diario en el celular parados en el colectivo y, de reojo, nos cuidamos de que no nos roben el teléfono móvil. Mal que le pese a Bezos, los mortales dormimos poco, desayunamos mal y durante las primeras reuniones de trabajo estamos hechos unos zombis.

Buenas noches

La fundadora del sitio de noticias Huffington Post, Arianna Huffington, considera que para pensar bien hay que descansar bien. Es por eso que ella apuesta a oficinas con espacios de relajación con clases de yoga, respiración y salas para dormir la siesta. Pero claro, no todas las organizaciones piensan en que el descanso adecuado puede ser beneficioso y saludable. Es más: la idea de un "siestario" (lugar para apoltronarse a dormir la siesta) es irrisoria para más de un ejecutivo.

Sin embargo, el descanso pareciera ser clave. Un estudio de McKinsey, liderado por el experto Nick Van Dam, demuestra que un cerebro privado de sueño pierde la habilidad de realizar juicios certeros y razonables.

El estudio además encontró una correlación importante entre los comportamientos asociados a un buen liderazgo y las capacidades mentales afectadas por el sueño. La lista de habilidades sensibles al nivel de descanso incluye atención, concentración, creatividad, profundidad de análisis, aprendizaje y memora, y reacciones emocionales entre otras.

La organización saludable es clave para una mejor performance de la empresa y una mejor calidad de vida de la gente. Así, una encuesta realizada a trabajadores estadounidenses confirma que el 63% de los consultados reportaron situaciones de estrés en el trabajo y que tuvo un impacto significante en su salud mental y comportamiento.

Algunas compañías tienen una cultura de trabajar muchas horas. Otras insisten en generar un contacto continuo entre sus empleados y sus smartphones. Esto hace complicado para que un empleado pueda escapar del estrés y focalizar su atención a sus familias y disfrutar de actividades de ocio y recreativas.

Por otra parte, el trabajo flexible se está imponiendo en muchas organizaciones. Trabajar desde el hogar algunos días por semana puede generar un ambiente más relajado para la gente y le puede permitir a los hombres para tomar mayores responsabilidades en el hogar. En el fondo, ¡los ejecutivos son seres humanos también!

Definitivamente, hay que acompañar las prácticas que fomentan organizaciones más saludables más allá de ejemplos particulares de líderes famosos que no necesariamente pueden ser fácilmente copiables.

El autor es PhD y autor del libro El antilíder

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?