Suscriptor digital

Calculadora de vacaciones: sacando cuentas para el verano

Alojarse en Brasil o Uruguay puede costar 15% o 20% más que en la costa bonaerense; la importancia de la financiación
Mónica Fernández
(0)
24 de octubre de 2018  

La tradición marcaba que con el fin de semana largo del 12 de octubre las familias empezaban la búsqueda y reserva del alojamiento para pasar las vacaciones de verano. Los tiempos cambiaron y la tecnología obviamente permite resolver en un clic lo que antes requería visita a la inmobiliaria o un llamado al hotel. Pero no cambian las ganas de empezar a proyectar el verano. Calculadora en mano, los argentinos habitúes a escaparse a las playas de Uruguay o Brasil, están sacando cuentas para ver hasta qué punto la devaluación los obligará o no a reorientar el GPS.

"En términos nominales, el dólar en la Argentina subió más de un 100% en el año, mientras que en otro países de la región, como Brasil, Chile o Uruguay, las subas oscilan entre 15% y 25%", define como punto de partida Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones. "Desde ya que esto, a priori, encarece las vacaciones en el exterior para los argentinos. Pero también hay una realidad al respecto: la inflación argentina fue terriblemente más elevada en el año, casi cinco veces más que el promedio de estos países, por lo que atenúa el impacto de este encarecimiento".

Y un poco por ahí, por cuánto de la inflación la industria turística local en general -desde alojamientos, hasta paradores o restaurantes- decida trasladar a los precios y tarifas, es lo que marcará el juego.

"La realidad es que la Argentina dejó de ser un destino caro en relación con los precios de países vecinos y hoy está mucho más equilibrado. La hotelería, por ejemplo, es un servicio que se volvió muy competitivo, no solo por la devaluación, sino también por la llegada de nuevos jugadores con una buena oferta de servicios y precios. Brasil en ese sentido, dependiendo del destino, tiene también muy buenas propuestas y a buenos precios", dice José Schinocca, CEO y cofundador de Escapando.com.

"Lo que estamos viendo es un fortalecimiento del turismo en el país impulsado por diversos factores que lo hacen atractivo tanto para turistas extranjeros que nos están visitando en gran número como para los mismos argentinos, quienes están considerando más fuertemente los destinos locales a la hora de pensar sus viajes", aporta Maximiliano Alfaro, Country Manager de Booking.com para Argentina, Uruguay y Paraguay.

Alfaro aporta un perfil bien definido: "El argentino es muy analítico a la hora de planificar un viaje. Piensa, estudia las opciones, las vuelve a estudiar, lee comentarios de otros usuarios y luego concreta la reserva".

Evidentemente, la ecuación de turismo interno/externo va a cambiar esta temporada, pero muchos de los fanáticos de las playas de Brasil o de Uruguay mantienen los planes en pie. Desde Turismocity, la plataforma que permite encontrar ofertas de pasajes aéreos y también de paquetes turísticos, dicen que las búsquedas al exterior se mantienen en pie. Obviamente no siempre se traducen luego en compras, pero al menos persiste la intensión de comparar. "Los principales destinos consultados para diciembre, enero y febrero son Río de Janeiro, Miami, Cancún, Madrid y Florianópolis, no tan distinto a los más buscados el año pasado", detalla Nicole Moscovich, responsable de Comunicación de Turismocity, y aclara que "también notamos un auge de búsquedas de vuelos a destinos nacionales como Bariloche, Iguazú, Mendoza y Salta gracias a los precios competitivos y a que son una buena opción ante la incertidumbre (del tipo de cambio)".

Para ir planificando y haciendo números, lo mejor es sumergirse con tiempo en las distintas plataformas que ofrecen alojamientos y pasajes. Anotarse para recibir alertas y rechequear las opciones periódicamente hasta encontrar alguna oferta o promoción que se ajuste al presupuesto.

Para tener una idea: una casa en Costa Esmeralda, por ejemplo, para una familia de seis (3 dormitorios), arranca en US$180 diarios, US$2500 la quincena y llega a superar los US$5000 por dos semanas en determinados barrios y tipologías de casas. En Pinamar y Cariló, siempre según los datos que arroja un research en las principales plataformas de turismo, departamentos de 2 dormitorios en complejos con seguridad arrancan también en US$2000 y de ahí escalan según las estrellas y los servicios que tengan. Para todos los cálculos se tomó la primera quincena de febrero.

La misma búsqueda para Florianópolis da como resultado que departamentos de 2 dormitorios ronden entre US$2500 y 3000 la quincena, con buena ubicación y calidad pero standard. En Ingleses y Jureré, los valores suben un poco, pero se encuentran buenas propuestas. En Punta del Este, una casa o departamento correcto, pero estándar no baja de US$3000 la quincena y en un complejo puede superar los US$5000.

Otro dato clave, además de la flexibilidad de fechas es la financiación. "Aprovechar las promociones que se lanzan es una buena manera de minimizar el impacto de la suba del dólar, congelando precios. Por otro lado, para aquellos que ya tienen planificado un viaje al exterior y aún les falta contratar algunos servicios, les recomendaría que lo hicieran en agencias argentinas que ofrecen financiación con cero interés y en pesos", aconseja José Schinocca, CEO de Escapando.com.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?