Suscriptor digital

Boca-Palmeiras: cómo hizo el rival xeneize para transformarse en un equipo más potente y peligroso

Fuente: Archivo
Federico Cornali
(0)
23 de octubre de 2018  • 23:59

SAN PABLO.- No será exclusividad de Boca eso de haber retocado su figura desde aquella lejana etapa de grupos de esta Libertadores. Palmeiras es otro equipo, más fuerte, más poderoso. Más allá de haber ganado con suficiencia el Grupo H que compartían con los xeneizes, era muy discutido por su desempeño irregular, que no iba de la mano con los millones invertidos en el plantel de uno de los clubes más ricos del continente.

El juego de las diferencias nunca tuvo tan fácil resolución, ni siquiera en las revistas infantiles. La última vez que Palmeiras visitó la Bombonera, el 25 de abril, el DT del Verdão era Roger Machado, quien poco más de dos meses después fue despedido de su cargo. Una vez más, los paulistas echaron mano de su billetera para contratar a uno de los entrenadores más caros del país, Luiz Felipe Scolari, ídolo de los torcedores palmeirenses tras sus anteriores pasos por el club, de 1997 a 2000 y de 2010 a 2012, título de Libertadores 1999 incluido.

Hasta ahora, la llegada de Felipão al banco del Porco solo trajo alegrías. Recuperó a Dudu, el jugador más desequilibrante del equipo y uno de los más hostigados por los hinchas en el primer semestre, también se dio el lujo de armar dos equipos: uno para disputar la Libertadores y otro para jugar el Campeonato Brasileño. Desde que llegó, Scolari dirigió 21 partidos y solo perdió uno: la vuelta de los octavos de final de la Libertadores ante Cerro Porteño (1-0), que de todos modos le sirvió para clasificarse.

En el Brasileirão, el exDT de Chelsea y de la selección portuguesa consiguió, el domingo pasado, tras vencer 2 a 1 a Ceará en el Pacaembú, igualar la marca histórica del equipo de Cuca, que llegó a estar invicto durante 15 partidos cuando terminó siendo campeón en 2016. Debido a esa impresionante serie de resultados, lidera el campeonato local, con 62 puntos. Es decir, cuatro unidades más que Flamengo, al cual enfrenta el próximo sábado en el estadio Maracaná.

¿Qué cambió de la primera etapa en la actual Libertadores a hoy? El arquero ya no es Jailson, de gran actuación en la última excursión palmeirense a la Bombonera, debido a que Weverton se ganó el puesto desde la llegada de Scolari. El lateral Mayke reemplazará a Marcos Rocha, lesionado; Lucas Lima, que hizo un gol en el 2-0 del 25 de abril, le dejó su lugar a Moisés hace tiempo ya, y Willian vendría a ser el reemplazante de Keno, quien le marcó un golazo a los de Barros Schelotto, pero se marchó al fútbol egipcio.

Sin embargo, la diferencia más notoria entre aquel equipo de abril, lleno de dudas, con este de octubre, no esté en la formación ni en los nombres propios, y sí en la confianza del equipo, que se acostumbró a ganar y se ganó el respeto de los rivales con un poder colectivo más potente y peligroso. Eso sin contar el apoyo de su hinchada, que antes del último viaje a Buenos Aires había despedido a los jugadores con protestas y silbidos. Esta vez montaron una fiesta, invadiendo el aeropuerto internacional de Guarulhos.

En los asientos del avión que los trasladó a la Argentina, estaba el mensaje #rumoaobi (rumbo al bi), junto a una palabra de aliento que los hinchas enviaron a las redes sociales del club. Repetir el título de la Libertadores 1999 es el gran objetivo de Palmeiras, aunque nadie esconde que están listos para vencer también el Brasileirão.

En toda la temporada, Palmeiras es el equipo más ganador de Brasil, con 40 victorias, y es el más goleador, con 102 tantos. Pero tanto jugadores como hinchas son conscientes de que si no sacan un buen resultado ante Boca, las estadísticas no servirán de mucho. "Olvídense de lo que pasó en la etapa de grupos, ahora es otra cosa. Un gol de visitante vale mucho. Tenemos que marcar en la Bombonera, eso nos dará ventaja para jugar en casa. Pero, al igual que nosotros, Boca también cambió desde aquellos partidos", dijo el experimentado defensor Edu Dracena.

De ganar como visitante en esta Copa Libertadores, Palmeiras sabe y mucho, ya que venció en todos sus compromisos fuera de casa (5), incluido el 2-0 ante Boca, en Buenos Aires. Además, le endosó un 3-0 a Junior, en Barranquilla, venció 3-1 a Alianza, en Lima; encaminó los octavos con un 2-0 ante Cerro Porteño, en Asunción, y casi dejó sin chances a Colo Colo con otro 2-0, esta vez en Santiago de Chile y por los cuartos de final.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?