Suscriptor digital

Boca-Palmeiras: un desafío complejo y ante un viejo conocido en una dura semifinal de Copa Libertadores

Fuente: Archivo
Pablo Lisotto
(0)
23 de octubre de 2018  • 23:59

Cuando comenzó 2018 Boca no se planteaba un escenario menos que el de alcanzar las semifinales de la Copa Libertadores. El camino fue espinoso. Estuvo a punto de quedar eliminado, y paradojas del destino, una mano de Palmeiras le permitió meterse en los octavos de final.

Pero llegó. El objetivo de mínima está cumplido. Aunque para "Deportivo Ganar Siempre", como suele llamarse a los xeneizes, nunca nada es suficiente. Y las expectativas se multiplican cuando del torneo continental se trata. La conquista de América es una obsesión, potenciada porque ese trofeo no brilla en Brandsen 805 desde 2007.

Debió esperar 832 días para tener revancha. Para intentar suturar una herida que se disimula, pero que permanece abierta desde aquella dolorosa eliminación frente a Independiente del Valle, por las semifinales de la edición 2016. La serie ante el Verdao, que comienza esta noche a las 21.45 en la Bombonera, ofrece esa posibilidad.

El contexto es muy distinto al de los cruces que protagonizaron en la etapa de grupos. Palmeiras llega en su mejor momento: invicto desde hace 15 partidos en el campeonato brasileño, donde es líder y se encamina a ser el campeón, y con el experimentado Luiz Felipe Scolari como entrenador.

Además, se da otra situación compleja que Boca deberá sortear esta noche: en esta Copa, Palmeiras ganó los cinco partidos que disputó de visitante. Fuera de San Pablo marcó 12 goles y recibió apenas uno. Aunque sus futbolistas eligen la cautela antes de pisar otra vez la Bombonera. Bruno Henrique, autor de los goles en la victoria 2-1 del Verdao ante Ceará, el domingo, aseguró en conferencia de prensa: "No nos sentimos favoritos. Sabemos que tenemos que jugar con Boca, de la grandeza del club y de la calidad de sus jugadores. Tenemos que jugar muy bien para tener la posibilidad de pasar a la final."

La instancia aparece en un momento complejo para Boca, que atraviesa un período en el que mientras trata de reencontrarse con su mejor versión futbolística, sufre de una escasez goleadora como nunca antes padeció durante la era Guillermo Barros Schelotto. En las primeras 9 fechas de la Superliga marcó 10 goles, 12 menos que en la misma cantidad de jornadas del campeonato anterior.

El arco xeneize será otra vez un foco a observar con detenimiento. Porque Agustín Rossi estará frente al rival contra el que protagonizó un blooper que inició la cadena de murmullos que terminaron eyectándolo de la titularidad. En el choque de abril, Rossi salió a interceptar un ataque y se quedó expectante en la medialuna del área hasta que Lucas Lima definió por arriba de su cuerpo para sellar el 2-0 para los visitantes. Será un buen examen para el joven arquero de Boca. Mientras, el boliviano Carlos Lampe, que se incorporó por la fractura de mandíbula de Esteban Andrada, ocupará un lugar en el banco de suplentes.

El cruce también se nutre de pinceladas de nostalgia. Que los dos se vean las caras en las semifinales automáticamente direccionan los recuerdos de los hinchas a la final del 2000 y la semifinal del 2001, cuando el equipo de Carlos Bianchi celebró por duplicado en suelo brasileño.

Es una serie muy difícil para Boca y todos lo saben. De hecho, el presidente Daniel Angelici ya descartó que sería un fracaso no ganar la Copa: "Fracaso es una palabra muy fuerte. Ganar la Libertadores es el principal objetivo del club, pero nadie va a ganar con la historia o la camiseta. Tenemos grandes jugadores, pero los rivales también juegan".

Boca esperó mucho tiempo este momento. Y sabe que esta noche se puede definir mucho más que la mitad de la serie. Y que es tan importante ganar como mantener la valla invicta. De su convicción y concentración dependerá su futuro.

Las formaciones

Boca: 4-3-3

Equipo: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán y Lucas Olaza; Nahitan Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez; Cristian Pavón, Ramón Ábila y Mauro Zárate. Entrenador: Guillermo Barros Schelotto.

Palmeiras: 4-4-2

Equipo: Weverton; Mayke, Antonio Carlos, Edu Dracena y Diogo Barbosa; Thiago Santos o Felipe Melo, Bruno Henrique, Moisés y William; Dudu y Miguel Borja. Entrenador: Luiz Felipe Scolari

Árbitro: Roberto Tobar (Chile)

Estadio: Alberto J. Armando (La Bombonera)

TV: Fox Sports

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?