Suscriptor digital

Violencia y desesperanza, el infierno del que escapan los hondureños

Migrantes hondureños en su camino a EE.UU., cerca de Tapachula
Migrantes hondureños en su camino a EE.UU., cerca de Tapachula Fuente: AFP - Crédito: Johan Ordoñez
El país centroamericano está azotado por las maras, los crímenes, el desempleo y la pobreza
Paula Markous
(0)
24 de octubre de 2018  

Las amenazas de Donald Trump no asustan a los miles de hondureños que se unieron a la caravana de migrantes que busca llegar a Estados Unidos. Más miedo les genera vivir en un país azotado por la violencia de las maras, donde trabajar parece un privilegio para pocos y la pobreza los ahoga.

Nueve de cada diez personas que integran el grupo de 7233 migrantes que marchan hacia Estados Unido son de Honduras, que junto con El Salvador y Guatemala forman el llamado Triángulo Norte, una de las regiones más violentas del mundo y que vive una crisis humanitaria, según la ONU.

El éxodo en busca del sueño americano no es nuevo. "De 300 a 500 hondureños parten diariamente hacia Estados Unidos y si no pueden llegar, se quedan en México o Guatemala, esto ha sido así desde hace años. Pero el tema de agruparse para salir empezó el 13 de octubre -el día que partió la caravana desde San Pedro Sula- y está marcando una tendencia", cuenta Xiomara Orellana, periodista de investigación del diario hondureño La Prensa.

La mayoría de los caminantes huye de la extorsión, las amenazas y la violencia de las maras. La Mara Salvatrucha (MS), Barrio 18 y otros grupos menores ganaron protagonismo en Honduras desde fines de la década del 90 y actualmente tienen tomadas las periferias de las principales ciudades del país.

Allí es donde viven la mayoría de los integrantes de la caravana que eligen huir, porque "sus hijos de 11 o 12 años empiezan a ser reclutados por los mareros, sus hijas se enamoraron de alguno y ya son un blanco, o porque les mataron a alguien", resume Orellana. A las maras se suman los carteles de la droga que, luego de la ofensiva de los gobiernos de México y de Colombia, se desplazaron hacia Honduras, situado en una posición estratégica en la ruta de la cocaína hacia Estados Unidos. Según el Departamento de Estado norteamericano, el 80% de la cocaína que se transporta hacia el norte pasa por Honduras.

Todos los gobiernos del Triángulo Norte optaron por la mano dura para controlar el narcotráfico y la violencia de las maras. También el del presidente Juan Orlando Hernández, que gobierna Honduras desde 2014 y fue reelegido en noviembre pasado, en unas elecciones consideradas fraudulentas, según la oposición y miles de personas que protestaron en las calles del país.

Aunque según las estadísticas oficiales de Honduras la tasa de homicidios de 2017 (de 42 crímenes por cada 100.000 habitantes) bajó un 17% con relación al año anterior, las maras aún dominan los barrios más pobres.

La violencia no explica por sí sola el éxodo. Los hondureños huyen porque quieren una vida mejor, porque se hace cada vez más difícil vivir en un país en donde el 64,3% es pobre, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

"No se aguanta más" es el lema de varios migrantes, cansados de los aumentos en la canasta familiar -que ronda las 8366 lempiras (unos 347 dólares)-, de las subas de los impuestos, del precio de la nafta y de la tarifa energética, que aumentó un 18% en octubre. En la actualidad, un hondureño de escasos recursos paga en promedio alrededor de 20 dólares por mes en energía.

Los migrantes se quejan también por la falta de empleo. De acuerdo con el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 59% de los hondureños estaban desempleados en 2017.

En estos momentos, la caravana continúa su avance por el sur de México. Anteayer, Trump decidió reducir la ayuda financiera a Honduras, Guatemala y El Salvador por no haber impedido el avance de los migrantes. Pero por ahora nada los detiene en su camino hacia Estados Unidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?