Suscriptor digital

Gastón Mazzacane: "No me hicieron una cama, me hicieron un sommier"

Fuente: Archivo
Alberto Cantore
(0)
23 de octubre de 2018  • 23:59

El Turismo Carretera hace ruido, aunque la actividad en la pista, por la 13ª fecha del calendario, en el autódromo Hermanos Emiliozzi de Olavarría, empezará recién pasado mañana. La sanción de una fecha de suspensión que le impuso la Comisión Asesora y Fiscalizadora (CAF) al piloto Gastón Mazzacane, que había sido excluido en la pasada competencia de Toay después de infligir el reglamento técnico, molestó al exFórmula 1, que se presentó a declarar en la sede de la ACTC, en la calle Bogotá 166, en la Ciudad de Buenos Aires. "Una acusación sin sentido, compleja. No me hicieron una cama, me hicieron un sommier", se descargó ante los medios el Rayo, que no apelará la medida, reaparecerá en el circuito sanjuanino de Villicum, el fin de semana del 18 de noviembre. El castigo le impide aspirar a la Copa de Oro, el mini torneo que consagra al campeón. La CAF, a la vez, decidió dejar sin efecto la suspensión provisoria que pesaba sobre el motorista Fabio Martínez.

"Supeditaron todo a una imagen en una red social. De ahí a tomar una decisión, lamentable. Soy portador de apellido y eso no es nuevo. Me hago cargo de la situación que atravieso, aunque no la pasé para nada bien. Lo que pasó no me gusta, es malísimo para el TC. Una situación muy fea", apuntó Mazzacane, que en ningún momento descubrió para quién era el crítico mensaje y tampoco se explayó sobre los cuestionamientos técnicos: "La parte técnica hay que preguntársela a los técnicos, yo no sé de eso. Pero mi auto estaba bien".

Más tarde, mediante un comunicado de prensa, Mazzacane ahondó su descontento. "No estoy de acuerdo en absoluto con la decisión de la CAF. Definitivamente, mi sanción es tomada por las dudas, por ser Mazzacane, por mi cargo de vicepresidente 2° de la ACTC, entre otras cosas [.]. No es la primera vez que tengo que afrontar acusaciones de fraude o ventajas. Que quieran bajarme de la competencia lo único que me hace pensar es que evidentemente para algunos, verme competitivo, es una amenaza".

"Solamente la imagen de mi auto deambula por las redes sociales porque, sin dar nombres ni comprometer a nadie, surgieron otros casos similares, lo que me lleva a pensar que hay algo que no está funcionando como corresponde. Al menos, todos sabremos que es un sistema que aun está en desarrollo y las imágenes de la televisión tienen un error de display. [.] Estoy tranquilo que acá no hay más que un problema técnico por resolver, porque como todos sabemos, yo, Gastón Mazzacane, estoy más observado que nadie. ¿No sería muy estúpido de mi parte querer hacer trampa sabiendo que salgo en la televisión? [.] Enfrentaré lo que me toque pero que quede claro que no soy un tarado como para hacer semejante burrada".

"No recibo ningún beneficio ni ventajas, por el contrario, mi padre, Hugo Mazzacane [presidente de la ACTC] es un hombre tan transparente y honesto que desde el primer día que quise correr en el Turismo Carretera trató de evitarlo, de advertirme de todos los sabotajes y malas intenciones de más de uno. Nadie tiene idea de lo duro y difícil que lo tengo con el presidente. Aseguro que para otros pilotos es muchísimo más fácil que para mí, que no se me perdona nada. En este caso puntual se tomó una decisión apresurada. [.] Aceptaré las consecuencias y me haré cargo de las decisiones de la ACTC y de la CAF, pero bajo ningún punto de vista aceptaré el fraude, porque acá el problema es otro y el tiempo me dará la razón".

El preparador del motor del auto que alista el Dole Racing, que también declaró ante la CAF, sostuvo las palabras del piloto. "El corte [el limitador] estaba bien, como corresponde, a 8900 RPM. Banqueamos el motor, lo controlamos, y estaba igual. Vine a ver qué saben ellos que no sé yo", señaló el Chino Martínez.

La sanción a Mazzacane fue a causa de una infracción al reglamento técnico que le permitía al Chevrolet N°5 superar el régimen máximo del motor en la máxima marcha, lo que resulta un incremento de velocidad. Los motores de TC cuentan con un limitador de revoluciones y el ingeniero Carlos Serpero, que trabaja en el TC, explicó en la red social Twitter cuando estalló el caso cómo funciona ese dispositivo: "Al llegar a las vueltas configuradas en la ECU del vehículo, el sistema deja de mandar chispa de bujías. Eso provoca que el motor deje de generar explosiones [en los cilindros] y por tal [motivo el motor] pierde potencia.

"Este año el TC modernizó su sistema de cronometraje y fiscalización, con tecnología que se usa en NASCAR, que entre otras cosas incorpora telemetría para conocer en tiempo real velocidad, marcha, RPM, acelerómetro, trayectoria...", explicó el periodista Gonzalo Giorgi, de la revista especializada SoloTC. "El departamento técnico recibe la telemetría para auditar la performance de los autos y analizar cuestiones reglamentarias; desde la carrera de Rafaela, en julio, incorporaron información de la telemetría en la transmisión [televisiva] de las carreras. La anomalía de Mazzacane se vio en vivo".

Rumbo a las tres últimas carreras del calendario, el TC levanta temperatura. Presumir que el castigo es por la filtración de una imagen en las redes sociales es minimizar la anomalía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?