Suscriptor digital

ADN, cámaras y huellas, las líneas que siguen los investigadores

Los expertos turcos enfrentan dificultades para aclarar el crimen del periodista saudita, cuyo cadáver desapareció de la escena del crimen
Andrés Mourenza
(0)
24 de octubre de 2018  

ESTAMBUL.- ¿Cómo se actúa en una escena del crimen de la que ha desaparecido el cadáver? En este caso se sabe que se ha cometido un asesinato y dónde, ya que fuentes turcas aseguran disponer de una grabación que muestra lo ocurrido.

"Tenemos una escena del crimen en la que se borraron trazas, limpiando con detergentes y probablemente pintando encima", explica un agente con amplia experiencia en homicidios que solicita el anonimato: "Lo primero que se debe hacer es una minuciosa búsqueda visual para hallar pelos o trozos de piel, sangre y huellas dactilares o pisadas".

En los registros del consulado saudita de Estambul, la residencia del cónsul y sus autos se utilizó el químico luminol, que reacciona si hay rastros de sangre provocando una fosforescencia. "El problema es que si esa sangre ha entrado en contacto con productos como la lavandina no se puede extraer de ella información genética", aclara el agente: "Por eso hay que buscar en juntas de las baldosas, en rejillas, detrás de lámparas... lugares que, por las prisas podrían haber pasado por alto quienes limpiaron la escena".

Otro lugar donde buscar material genético es en los desagües y las tuberías. "Desmontamos los lavabos y cualquier tubería en la que pueda haber quedado un resto. Si el cadáver fue desmembrado, siempre puede haber saltado una uña, la astilla de un hueso, un diente", añade esta fuente.

De las muestras recogidas, que ya están en los laboratorios de la policía científica turca, se trata de sacar información genética para cotejar con el ADN de Jamal Khashoggi. "Si en sus prendas de vestir hay sangre, saliva, cabellos o pelos de la barba que mantengan la raíz, se pueden obtener muestras de ADN sin necesidad de pedir muestras de sangre a Arabia Saudita", relata por su parte Nevzat Alkan, experto en medicina forense de la Universidad de Estambul.

El trabajo de sus compañeros de profesión comenzará en el momento en que reciban el cadáver: "Aunque hayan pasado tres semanas y haya empezado a descomponerse e incluso aunque nos lleguen solo trozos del cuerpo, podemos hacer una autopsia y determinar la causa de la muerte observando si hay traumas en el cráneo o hemorragias cerebrales, si quedan marcas en los huesos o tejidos del cuello porque ha sido estrangulado, si ha muerto por un arma de filo o si se le ha suministrado alguna sustancia, mediante un examen toxicológico".

Sin embargo, ante la ausencia del cadáver solo se pueden formular hipótesis sobre el modo en que se asesinó a Khashoggi. Medios turcos e internacionales, citando la supuesta grabación, aseguran que fue descuartizado con una sierra, teoría que no convence a Alkan: "Al despedazar un cuerpo brota muchísima sangre y eso deja más pistas". Otra hipótesis que ha investigado la policía turca ha sido que el cuerpo haya sido disuelto en ácido, lo que tampoco ve fácil el forense: "La cantidad de ácido para disolver un cuerpo de 80 kilos en un espacio pequeño y cerrado como el consulado despediría demasiados vapores tóxicos, que podrían matar al que los inhalase". En cambio, a otra fuente de seguridad consultada sí le resulta plausible: "Los carteles mexicanos utilizan ácido clorhídrico. Trocean el cuerpo y lo meten en un tanque. Tarda en disolverse entre 36 y 48 horas".

En los últimos días hubo otra versión: Khashoggi murió asfixiado. Según el diario turco Habertürk, el cadáver habría salido del consulado envuelto en una alfombra y habría sido entregado a un local para que se deshiciera de él.

El gran reto es hallar el cadáver. Para ello se acotaron varios lugares gracias a las cámaras de seguridad en las calles de Estambul. Una zona rural de la provincia de Yalova y el bosque de Belgrado, en el norte de Estambul. "Hay que calcular el tiempo entre que las furgonetas entran y salen de la última cámara para calcular el radio hasta donde han podido desplazarse. Buscar marcas de neumáticos y luego montar líneas de gente que, en círculos concéntricos, registren el lugar pasito a pasito", afirma el agente: "A veces hay que confiar en las casualidades, por ejemplo que alguien que paseaba al perro haya visto las furgonetas". Casualidades y soplos como los que este lunes permitieron hallar en un estacionamiento del distrito de Sultangazi un auto con matrícula diplomática saudita abandonado hace dos semanas y en el que, según los empleados, se introdujeron bolsas traídas por otros vehículos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?