Suscriptor digital

Renato Gaúcho le puso un bozal a River

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
(0)
23 de octubre de 2018  • 23:57

Renato Portaluppi es Renato Gaúcho , el ídolo más grande en la historia de Gremio . Entró en los últimos minutos en el superclásico sudamericano en el Mundial de Italia 90 y entonces la Argentina le supo a hiel. ¿Karma? En 2008, cuando dirigía a Fluminense, en los penales perdió la final de la Libertadores ante la Liga de Quito de Edgardo Bauza. ¿Maleficio, embrujo albiceleste? Burlón, vanidoso, se ríe de esos antecedentes. Es un acorazado contra los equipos argentinos. E irremediablemente, los hunde. Implacable, jugó seis series y ganó las seis como entrenador. Eliminó a Boca en las semifinales de 2008 con Fluminense; sacó a Godoy Cruz en los octavos de final y amargó a Lanús en la final del año pasado; le ganó la Recopa Sudamericana a Independiente este año, y en la actual Libertadores ya engarzó a Estudiantes y a Atlético Tucumán.

River sufrió el hechizo en la noche del Monumental. Terminó aturdido, un estado desconocido. Esta vez no funcionó nada. Ni el equipo, ni los cambios, ni la estrategia. Nada. Marcelo Gallardo no puede con los brasileños en la copa que le roba el sueño. Perdió con Cruzeiro en 2015, empató con San Pablo en 2016 y también con Flamengo en esta edición. Una cuenta pendiente para el conquistador Napoleón. Vaya si las rachas encierran sarcasmo: el equipo de Núñez dejó la seguidilla invicta de 32 encuentros y en apenas cuatro días cosechó dos derrotas entre el viaje exprés a Santa Fe y el zarpazo de Gremio, el rey continental.

Renato Gaúcho nunca ha perdido una serie contra equipos argentinos, Gallardo jamás derrotó a un equipo brasileño como local por la Copa Libertadores. El brasileño gana la pulseada y se llevó la definición de la llave al Arena do Grêmio, la fortaleza donde ya ganó todos los partidos de la actual Libertadores, cinco, con 16 goles a favor y apenas uno en contra, el que le convirtió Estudiantes en los octavos de final. "Contra River será una pelea contra un perro grande", había advertido Renato Gaúcho. El zorro de Porto Alegre le propuso a los millonarios un partido espeso, rocoso, siempre incómodo, lejos del control. Lo domesticó, le cortó los colmillos. A River, un rottweiler acostumbrado a mostrar los dientes, Renato Gaúcho le puso correa y bozal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?