Suscriptor digital

Alarma en EE.UU.: enviaron "explosivos" a los Clinton y a Barack Obama y evacuan CNN

Los artefactos fueron interceptados por el Servicio Secreto
Los artefactos fueron interceptados por el Servicio Secreto Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
24 de octubre de 2018  • 10:51

WASHINGTON.- Estados Unidos quedó convulsionado luego de que las autoridades impidieran un aparente atentado terrorista coordinado que tenía como blancos a los Obama, los Clinton y otras figuras demócratas, el multimillonario George Soros y la cadena de noticias CNN, una ofensiva inédita que dejó al país en alerta y contaminó aún más el clima político cuando faltan dos semanas para las elecciones legislativas que decidirán el control del Congreso.

El Servicio Secreto interceptó paquetes con "dispositivos explosivos" enviados a las residencias de los Obama, en Washington , y de los Clinton, en Chappaqua, al norte de Nueva York , con características similares a uno que fue dejado ayer en la casa en Katonah, Westchester, de Soros, filántropo progresista y donante demócrata de origen húngaro, quien suele ser blanco de críticas de ultraconservadores y de teorías conspirativas.

Además, las autoridades frenaron un cuarto paquete enviado al edificio Time Warner, sede del canal de noticias CNN, en pleno Manhattan, al lado del Parque Central, destinado al exdirector de la CIA, John Brennan, junto a un sobre que tenía "polvo blanco". Otros paquetes "sospechoso" forzaron la evacuación las oficinas de la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz, en Florida, y fueron enviados al exfiscal General, Eric Holder; la senadora demócrata Kamala Harris, y la congresista Maxine Waters.

Amenaza de bomba en la Casa Blanca y las oficinas de CNN- Fuente: Twitter

00:33
Video

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que también su oficina en Nueva York también había recibido un paquete sospechoso.

"No nos sorprendería que aparecieran más dispositivos", dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en una conferencia de prensa fuera del edificio Time Warner.

Ante el espanto por un intento de ataque que tuvo un claro tinte político, demócratas y republicanos, encerrados en una encarnizada batalla cada vez más agria por el rumbo de Estados Unidos, un país fracturado por la grieta ideológica, intentaron dejar sus diferencias de lado y ensayaron un llamado a la unidad, y condenaron la violencia sin fisuras partidarias.

El presidente, Donald Trump , quien suele denostar a sus críticos y a la prensa -en particular, a CNN-, y ha fustigado en varias oportunidades a todas las figuras que fueron aparentes blancos del ataque, quedó en una posición incómoda, pero igual se unió a ese llamado al condenar los fallidos atentados como "actos despreciables".

"La seguridad del pueblo norteamericano es mi más alta y absoluta prioridad", dijo Trump, en un acto en la Casa Blanca.

"En estos tiempos tenemos que unirnos, tenemos que unirnos y enviar un mensaje muy claro, fuerte e inequívoco de que los actos o amenazas de violencia política de cualquier tipo no tienen lugar en los Estados Unidos de América", agregó el mandatario.

El gobierno federal abrió una investigación y prometió arrojar "todo el peso de la ley" y del aparato de seguridad para hallar y castigar a los responsables. Mientras las autoridades intentaban dilucidar el origen de lo que parecía ser a todas luces un intento de atentado coordinado, el arco político de Estados Unidos intentaba mostrar un frente unificado contra la violencia. Varios no dudaron en hablar de "terrorismo", y hubo quienes se preocuparon por eludir específicamente las profundas divisiones partidarias que caracterizan el present de Estados Unidos.

"Esto claramente es un acto de terror que intenta socavar la prensa libre y los líderes de este país con actos de violencia. La gente de Nueva York no será intimidada", dijo el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio. "Hay gente que está tratando de dividirnos con actos de terror", agregó luego.

En Twitter, una etiqueta se convertía en tendencia: #MAGABomber, una referencia a las iniciales del mantra proselitista de Trump, "Make America Great Again", presente en cada uno de los actos de campaña del mandatario.

"Esto claramente es un acto de terror que intenta socavar la prensa libre y los líderes de este país con actos de violencia. La gente de Nueva York no será intimidada", dijo el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Bill de Blasio. "Hay gente que está tratando de dividirnos con actos de terror", agregó luego.

Hillary Clinton, excandidata presidencial, fue la única figura de todas las que fueron señaladas como blancos de los ataques que hizo declaraciones a la prensa. Clinton dijo que estaba bien, agradeció al Servicio Secreto, y tras lamentar las divisiones en el país y la "momento perturbador" que atraviesa, hizo política: pidió votar a candidatos que trabajen para unir la sociedad.

"Es un momento perturbador, ¿no? Es un momento de profundas divisiones y tenemos que hacer todo lo posible para unir a nuestro país", dijo Clinton.

La captura de los dispositivos y los sobres le abrirán a los agentes federales una amplia gama de pistas potenciales para dar con los responsables. Los dispositivos, identificados como "bombas tubo", eran poco sofisticados, según fuentes oficiales en la prensa, pero "legítimos". Toda la evidencia quedó en manos del FBI.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?