Tras la fuerte dolarización, en septiembre hubo récord de vendedores de divisas

La demanda siguió alta, pero cayó por la suba del precio del billete; primer superávit de cuenta corriente cambiaria en 33 meses
La demanda siguió alta, pero cayó por la suba del precio del billete; primer superávit de cuenta corriente cambiaria en 33 meses Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
25 de octubre de 2018  

La desenfrenada carrera alcista que ensayó el dólar durante septiembre, cuando tocó picos de $42, tuvo un efecto revulsivo sobre la plaza cambiaria local al mantener elevada la demanda de divisas, por temor a que la escalada continuara, pero a al mismo tiempo impulsó por primera vez en meses la oferta privada a un máximo desde el fin del cepo.

El sorprendente dato surge del Balance Cambiario, difundido anoche por el Banco Central (BCRA), que reporta además el primer superávit de la cuenta corriente cambiaria (por US$106 millones), apoyado en el saldo positivo ya conocido de la balanza comercial y en una reducción del 62% interanual en el déficit turístico.

En lo que hace a la oferta y demanda de divisas muestra que:

  • Por el encarecimiento "extra" que tuvo el billete, tras el fuerte salto también registrado en agosto, las compras brutas por parte de residentes se contrajeron 25% en montos respecto de agosto (cayeron de US$3767 millones a US$2825 millones) y casi 16% en cantidad de compradores (bajaron de 1,2 millones a 1,03 millones).
  • En paralelo, si bien las ventas mensuales de billetes totalizaron US$1631 millones en septiembre, un valor similar al observado el mes previo, ese total fue aportado por unos 630.000 clientes, "unos 90.000 más en relación con agosto y el mayor número desde la flexibilización total del mercado de cambios" a fin de 2015, destacó el informe.

Los operadores adjudican este salto de la oferta a lo que llaman dolarización excesiva o "efecto overshooting". Aluden a la sensación que tuvieron parte de los que habían arbitrado monedas al creer que el valor del billete había alcanzado al fin un techo a partir del cual tenía más chances de caer que de seguir subiendo. Pero también a la sobrecompra de muchos asalariados que, espantados por la corrida y tras haber pasado buena parte de sus ingresos a dólares, debieron descargar parte de ellos para cubrir sus gastos en pesos.

Consideraciones

"Las compras del sector privado correspondieron a inversores institucionales (US$1700 millones), personas (US$1200 millones) y otros (US$700 millones). Los individuos venían de comprar US$2000 millones en agosto y los US$1200 millones de septiembre suponen la menor cifra comprada por individuos desde hace casi 2 años", explicó el analista financiero Christian Buteler. Además, por el salto en el precio, la compra promedio fue de US$2800 y cayó otro 11% respecto de agosto.

Pese a todo, el mayor oferente de divisas del mercado siguió siendo el Estado: hizo ventas netas por US$1988 millones el BCRA (además vendió US$987millones al Tesoro en forma directa), y otras por US$70 millones otros entes públicos, mientras que los bancos aportaron unos US$165 millones. A eso se sumaron ingresos netos del sector "Oleaginosas y cereales" por US$1400 millones.

Los flujos por inversiones de no residentes, por su parte, mostraron una salida neta por sexto mes consecutivo por "egresos netos por inversiones de cartera por US$1285 millones (solo compensados en parte por ingresos netos de inversiones directas por US$198 millones) que estuvieron explicados tanto por compras de moneda extranjera desde tenencias en pesos (US$970 millones) como por la salida de fondos que se encontraban depositados (US$310 millones)", se reportó.

El BCRA ya había anticipado días atrás, al difundir el Informe de Política Monetaria (IPOM), que había una baja en la demanda de dólares, que se profundizó marcadamente en octubre.

Su presidente, Guido Sandleris, dio ese dato al explicar las razones por las que juzga "sustentable" el replanteo realizado al programa sobre la base de un congelamiento monetario que ayuda a contraer la demanda de dólares y aporta al equilibrio de la plaza cambiaria local tanto como la recesión retrae la compra para pago de importaciones (de US$160 millones/día de junio a 10 millones/día en las últimas semanas) o el encarecimiento del billete le pega a la demanda para atesoramiento o el gasto turístico en divisas, que se hundió también de un pico de US$160 millones/día de hace 4 meses a unos US$55 millones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?