Presupuesto 2019: el operativo reflotó diferencias entre el Gobierno y la Ciudad

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Si bien desde la Casa Rosada minimizaron los incidentes, los hechos de violencia volvieron a exponer los métodos para enfrentarlos
Santiago Dapelo
(0)
25 de octubre de 2018  

El Gobierno buscó restarles dramatismo a los nuevos hechos de violencia. Desde la Casa Rosada evitaron la comparación con lo que ocurrió en diciembre último, pero la falta de previsión para impedir los actos vandálicos volvió exponer las diferencias que hay con las autoridades porteñas en esta materia.

Cerca del presidente Mauricio Macri se quejaron porque el gobierno porteño "se dejó engañar" por los manifestantes. Es que en la reunión que mantuvieron los responsables de la seguridad en la Capital con las organizaciones que se movilizaron al Congreso "creyeron" en el compromiso que hicieron los manifestantes de que no habría incidentes.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , se comunicó durante el día con Macri, al que mantuvo informado de cada paso que daba. El único pedido del jefe del Estado fue que el Congreso "funcione".

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

Aquellos que hablaron y estuvieron con el Presidente fueron testigos de la "bronca" y "los nervios" que atravesó durante el pico del enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

"Era claro que el objetivo de ellos [por los violentos] era provocar un clima de caos para que desde dentro del recinto intentaran frenar la sesión", analizaron fuentes oficiales.

Las diferencias entre el gobierno nacional y el porteño no son nuevas en este sentido. Incluso, Macri le llegó a pedir a Horacio Rodríguez Larreta que "ponga límites" en su distrito. Desde el gobierno porteño siempre buscaron esquivar la confrontación y apostaron al diálogo para evitar un mal mayor.

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

Ayer, la diferencia de metodología para enfrentar este tipo de provocaciones volvió a quedar instalada entre la Nación y la Ciudad.

"Tenemos que dar el debate de verdad. Tenemos que pensar en cómo nos vamos a defender de este tipo de agresiones", explicó un integrante del gabinete.

El "debate", según fuentes cercanas al Presidente, también se tiene que dar en la cúpula del Poder Ejecutivo. Por lo bajo algunos muestran cierto fastidio por la relación que el Gobierno mantiene con las organizaciones sociales, que ayer estuvieron presentes en la movilización.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Como si fuera un déjà vu, los palos y piedras que volaron desde una trinchera eran repelidos con gases lacrimógenos y balas goma desde el otro lado. Una vez más, como sucedió en diciembre durante la sanción de la reforma previsional, los alrededores del Congreso se convirtieron en un escenario de fuertes enfrentamientos entre policías y manifestantes, que incluso se prolongaron hasta la avenida 9 de Julio.

Si bien el método de violencia fue similar, desde el Gobierno minimizaron el impacto de las agresiones. Lo que ocurrió a fin del último año fue calificado cerca del Presidente de "intento de golpe", mientras que ayer, según fuentes oficiales, sucedió un episodio menor.

"Fueron los de siempre", aseguró una fuente del Ministerio de Seguridad. En ese listado incluyeron a la Izquierda Socialista, La Simón Bolívar, el Movimiento Popular, el MST, el PST, Los Pibes (organización social y política) y anarquistas.

Según aseguraron fuentes oficiales, tenían bombas molotov, piedras, tumberas, palos y hasta se secuestró un bate de béisbol.

Desde la Policía de la Ciudad, a cargo del operativo fuera del Congreso, informaron que hubo 27 detenidos. La carátula de la causa es "atentado y resistencia a la autoridad, lesiones y daño". Además, cuatro oficiales porteños fueron atendidos por traumatismos y otros cinco agentes sufrieron lesiones.

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?