Boca-Palmeiras: después de una noche en paz, Rossi deberá pasar la prueba de la revancha

Agustín Rossi, en una acción del primer tiempo.
Agustín Rossi, en una acción del primer tiempo. Fuente: Reuters
Franco Tossi
(0)
25 de octubre de 2018  • 00:16

"Mi arquero es Rossi". La frase que Guillermo Barros Schelotto repitió una y otra vez ante la llegada del boliviano Carlos Lampe , tras la lesión de Esteban Andrada , no escondía nada. Aunque había dudas en la gente por su floja labor en Belo Horizonte -en el duelo de vuelta ante Cruzeiro - el Mellizo apostó por el joven arquero en la semifinal de anoche contra Palmeiras en la Copa Libertadores.

El poco peso ofensivo que mostraron los brasileros no terminó de despejar la incógnita de si el técnico de Boca está acertado o no en mantenerle la titularidad a un chico que, ya es un hecho, no se siente nada cómodo con el desafío de cuidar el arco xeneize. Y aunque siempre es preferible que el rival no complique, en este caso puede jugar en contra: Palmeiras no lo puso a prueba a Rossi y, en efecto, no se sabe qué versión brindará en San Pablo.

Apenas se mostró seguro en aquellos centros sin altura que buscaban la definición de solo un atacante paulista. No obstante, el guardavalla de 23 años sigue sin dar seguridad en las pelotas aéreas provenientes de balones parados o segundas jugadas: se quedó a mitad de camino en más de una ocasión, generando el grito de susto en las tribunas.

En el complemento, el libreto del conjunto brasileño no se modificó. Entonces, el cuestionado arquero no tuvo trabajo. Tan solo intentaron hacerle daño con remates de larga distancia, pero no tuvo frutos. Uno fuerte y peligroso en los pies de Dudú que se fue desviado, pero que tenía controlado. Y dos disparos débiles de Bruno Henrique y Willian.

Con el 2-0, Boca dio un gran paso a la final de la Copa Libertadores. Eso debe motivarlo y tranquilizarlo de cara al viaje a Brasil. Aunque lo esencial es que tiene la confianza de Guillermo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?