Una corte europea condena a Italia por su trato inhumano a un capo mafia agonizante

Provenzano fue detenido en 2006 tras 43 años prófugo
Provenzano fue detenido en 2006 tras 43 años prófugo Fuente: AP
Elisabetta Piqué
(0)
25 de octubre de 2018  • 10:23

ROMA.- Bernardo "Binnu" Provenzano, el ex capo de todos los capos de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, que murió en julio de 2016 a los 83 años, volvió hoy a ser noticia: la Corte europea de Derechos Humanos condenó a Italia por haberle prolongado el régimen carcelario duro -denominado 41 bis, para mafiosos- al que se encontraba sometido, en sus últimos cuatro meses de vida.

Según los jueces, el ministerio de Justicia italiano violó el derecho de Provenzano a no ser sometido a "tratos inhumanos y degradantes"; no obstante, reconocieron que fue legítima su permanencia en prisión.

Apodado "binnu u tratturi" (Bernardo, el tractor, por la violencia con la que le arrebataba la vida a sus enemigos), Provenzano fue arrestado en 2006, después de 43 años prófugo de la justicia. Pasó sus últimos años en un centro clínico para detenidos de la cárcel de alta de seguridad de Parma, en el centro del país. Pocos días antes de su muerte fue trasladado al hospital San Paolo de Milán, donde falleció, siempre sometido al denominado régimen carcelario 41 bis, que prevé el aislamiento total y fuertísimas restricciones.

Antes, los médicos le habían diagnosticado un grave estado de decaimiento cognitivo, sumado a un cáncer de prostata y un cuadro neurológico muy malo. Y habían concluido que el paciente era "incompatible con el régimen carcelario", destacando que "la asistencia que le sirve sólo puede serle garantizada en una estructura sanitaria de cuidado a largo plazo".

Durante años la abogada del ex "capo di tutti i capi" de la Cosa Notra, Rosalba Di Gregorio, había pedido, sin éxito, que le revocaran a su cliente el régimen carcelario duro y la suspensión de la pena, justamente debido a sus pésimas condiciones de salud. "Hemos combatido una lucha para la afirmación de un principio, que es que no se puede aplicar el régimen carcelario duro a alguien que ya no es socialmente peligroso, porque se convierte en una persecución", celebró hoy Di Gregorio. La Corte europea, sin embargo, rechazó los pedidos de indemnización por "daños morales" que había presentado.

En momentos de gran tensión entre el gobierno populista italiano y la Unión Europea (UE) -que el martes pasado rechazó el presupuesto para 2019 presentado al bloque-, la sentencia de la Corte de derechos humanos enseguida causó repercusiones.

Matteo Salvini, ministro del Interior y vice primer ministro, líder de la ultraderechista Liga y euroescéptico, aprovechó para tirar dardos contra la UE y reivindicar su soberanismo. "La Corte de Estrasburgo ha 'condenado' a Italia por haber mantenido con un régimen carcelario duro hasta su muerte al 'señor' Provenzano, condenado a 20 cadenas perpetuas por decenas de homicidios. Se trata de la enésima demostración de la inutilidad de este organismo europeo", denunció. "Para Italia deciden los italianos, no otros", aseguró, en un tuit.

Le hizo eco su socio en el gobierno de coalición italiano, Luigi Di Maio, líder del antisistema Movimiento Cinco Estrellas, también viceprimer ministro y ministro de Trabajo, al asegurar que la Corte europea "no sabe de lo que habla". "Los comportamientos inhumanos fueron los de Provenzano. El 41 bis ha sido y es un instrumento fundamental para derrotar a la mafia y no se toca. Con la mafia no hay que tener piedad", indicó.

El régimen carcelario especialmente duro para mafiosos, llamado 41 bis, fue introducido en 1986 y extendido en 1992, después del asesinato de dos famosos jueces antimafia, Giovanni Falcone y Paolo Borsellino. Prevé el aislamiento y fuertes restricciones para los culpables de delitos de criminalidad organizada, para evitar que tengan contactos con el exterior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?