Suscriptor digital

Diez reflexiones sobre el crimen, el gran protagonista del festival BAN!

Pablo de Santis
Pablo de Santis
(0)
28 de octubre de 2018  • 11:10

Entre tertulias, humor y conferencias, las tres jornadas del BAN!, el Festival Internacional de Literatura Policial que finalizó ayer en el Cultural San Martín, dejaron una decena de frases que tienen al crimen como protagonista. Escritores invitados, argentinos y extranjeros, se refirieron a las particularidades del género, los distintos tipos de delitos, sentimientos y violencia que lo alimentan. Muchos temas de ficción que resuenan en la realidad.

Liliana Escliar disertó sobre el crimen conyugal femenino: "Un crimen conyugal no es un crimen pasional; es un crimen. Estamos en un momento de trazar nuevas formas de relación", afirmó.

Al referirse a la violencia real y simbólica, Pablo De Santis dijo que la novela policial nos provoca una suerte de anestesia a la sensibilidad frente a la muerte de la víctima. "Hay un desdoblamiento de la víctima, como persona por un lado y como pieza simbólica para el detective, por otro". Según el autor, el género policial clásico está compuesto por una psicología de la fragmentación que de alguna manera se anticipó al psicoanálisis.

El cierre del primer día estuvo a cargo de uno de los invitados extranjeros, Marçal Aquino, quien habló sobre crimen, culpa y sentimientos. "Nunca me vi como un escritor policial, sino como un escritor", dijo el brasileño. "Acaso algunas de las tramas que escribo tengan el carácter de la literatura policial, y puede ser que la razón de eso sea que originalmente fui periodista y ese contacto con el crimen real ha contaminado mi obra".

Ban Marcal Aquino
Ban Marcal Aquino

En la mesa Escritura y Derechos humanos, de la segunda jornada del BAN!, Luisa Valenzuela repasó su producción de cuentos durante la dictadura militar: "La escritura funciona como válvula de escape y como una forma de entender", dijo al reflexionar sobre la dificultad de escribir durante tiempos de terror.

Agustina Bazterrica comenzó su conferencia Mis caníbales preferidos con una inquietud: "Me pregunto cómo hubiera sido la historia de la humanidad si Eva se hubiera comido la costilla de Adán, pero no estoy aquí para hablar de feminismo sino de canibalismo", dijo la escritora. Luego, hizo un recorrido histórico que abarcó las tradiciones rituales aztecas, el capitán Cook, Juan Díaz de Solís (y la referencia que hizo Saer a su caso en El entenado), Viven, Katherine Knight, el autor de Factor porno Issei Sagawa y el caníbal de Rotemburgo. El factor común es que "el caníbal siempre es el otro".

En la mesa Crimen y terror en la Argentina y en su literatura, en el tercer día del BAN!, Macarena Moraña analizó la escritura de Rodolfo Walsh. "La no-ficción, el nuevo periodismo, en cierta forma son armas más firmes para dar cuenta del terror que el arte en sí mismo, que cualquier construcción ficcional", dijo. Y agregó: "Es muy triste leer la 'Carta abierta de un escritor a la Junta Militar' de Walsh porque tiene tal vigencia que parece como si hubiera sido escrita hoy".

Guillermo Martínez habló sobre la familia como escenario del crimen y repasó los libros en los que se narran asesinatos a parientes. "Aunque quizás el más fácil de concebir sea el asesinato del cónyuge -bromeó-, también hay narraciones de casos de padres que asesinan a sus hijos, hijos que asesinan a sus padres o hermanos contra hermanos".

"La novela negra siempre ha sido un retrato de lo más oscuro del corazón de la humanidad", dijo el escritor nigeriano Leye Adenle en el inicio de su conferencia África, la violencia cotidiana en la ficción y en la realidad. El autor hizo foco en la violencia de género, que afecta a todo el mundo, y sobre cómo se refleja en la literatura. "Si el universo empezó con un gran Big Bang, es evidente que la violencia de semejante evento aún reverbera entre nosotros", concluyó.

"El 90% de las cosas que cuento en mis libros son hechos reales", aseguró el francés Olivier Norek en la charla La jungla carcelaria en la literatura y en la vida real.

La jornada cerró con un análisis de la película El perfecto asesino, a cargo de Marcelo Figueras: "Un relato criminal del siglo XXI está compelido a ser inquietante porque nuestra realidad lo es, siempre que conservemos algo parecido a la conciencia, por supuesto".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?