Trump envía soldados a la frontera con México para frenar la caravana de migrantes

Un grupo de migrantes, durante su travesía por México
Un grupo de migrantes, durante su travesía por México Fuente: AP - Crédito: Rodrigo Abd
Rafael Mathus Ruiz
(0)
25 de octubre de 2018  • 13:10

WASHINGTON.- Una de las fronteras más seguras y militarizadas del mundo recibirá, pronto, un refuerzo con tintes políticos. El Pentágono anticipó que planea enviar unos 800 soldados al límite entre Estados Unidos y México, una movida impulsada por el presidente, Donald Trump , para dar una señal de fortaleza contra la caravana en la recta final a las elecciones legislativas en las que se decidirá el control del Congreso, y el futuro de su presidencia.

Una fuente del Pentágono anticipó a medios que el secretario de Defensa, James Mattis, tiene previsto firmar una orden para despachar "tropas" a pedido del Departamento de Seguridad Interior. Los enviados incluirían médicos e ingenieros para proporcionar "apoyo logístico" a los patrullas fronterizos.

Trump había dicho en reiteradas oportunidades que quería enviar militares a la frontera para reforzar al seguridad y frenar el ingreso de unos 7000 migrantes que avanzan en una larga procesión que comenzó en San Pedro Sula, en Honduras, y actualmente se encuentra en el sur de México, a más de 1500 kilómetros de Estados Unidos. El mandatario dijo que la caravana representaba una "emergencia nacional" y un "asalto al país".

"Estoy trayendo a los militares para esta emergencia nacional. ¡Serán detenidos!", insistió Trump, ayer, en un mensaje en Twitter.

Unos 2000 efectivos de la Guardia Nacional ya se encuentran en la frontera por órdenes anteriores del Pentágono. El límite entre México y Estados Unidos es uno de los territorios más custodiados del planeta con agentes fronterizos, vehículos, una alambrada -en algunos sectores, una triple alambrada, con un carril en el medio- que recorre más de 1000 kilómetros de la frontera, cámaras, luces y drones, además del respaldo de satélites.

El despliegue de tropas dentro de Estados Unidos ha abierto una compleja discusión legal, ya que críticos de la iniciativa dicen que, técnicamente, las tropas no pueden utilizarse como una fuerza de seguridad doméstica. Ya existen otras fuerzas con esa potestad, argumentan. Pero Trump ha insistido en movilizar tropas para cumplir con una de sus promesas centrales de campaña: detener a los migrantes que quieren ingresar, sin papeles, por la frontera sur del país.

Debido en parte a las restricciones legales, el Departamento de Defensa aún trabajaba en los detalles de la decisión de enviar "tropas" y satisfacer el pedido de la Casa Blanca. Algo parecía seguro: las "tropas" no estarían abocadas, de manera directa, en tareas de seguridad, sino que se dedicarían a brindar apoyo a los agentes fronterizos. Esa decisión parecía destinada a evitar los riesgos de un enfrentamiento directo con los migrantes, pero, también, a evitar problemas legales para el gobierno.

En cambio, si se espera que los soldados proporcionen cercas, materiales de pared y otro soporte técnico en varios puntos clave a lo largo de la frontera donde se cree que los migrantes pueden intentar cruzar. Las "tropas", según indicaron medios locales, también aportarían tiendas de campaña, vehículos y equipos en la zona de la frontera.

Trump ha dicho que la caravana representa un "asalto" a Estados Unidos, y varios de sus aliados la han equiparado a un ataque a la soberanía del país. El presidente también ha sugerido que entre los migrantes habría terroristas, aunque no aportó evidencia alguna para respaldar esa acusación. Organismos de derechos humanos y organizaciones civiles han abogado por respetar los derechos de los migrantes, y recordaron que muchos de ellos están protegidos por las garantías internacionales a las personas que buscan asilo político. Las imágenes de la caravana muestran, en su mayoría, a familias y niños que viajan con escasísimos recursos.

La Agencia de Refugiados de Naciones Unidas (Acnur) movilizó personal y recursos al sur de México tras la llegada de la caravana a las tierras fronterizas del sur del país.

"Lo que preocupa al ACNUR en este momento es el desarrollo de la situación humanitaria y los riesgos conocidos de secuestro y seguridad en las áreas en las que la caravana podría aventurarse", dijo esta semana el portavoz del organismo, Adrian Edwards, en Ginebra.

Donald Trump
Donald Trump Crédito: Archivo

La caravana de 4000 migrantes hondureños que partió hace una semana de San Pedro Sula, con el objetivo de llegar a Estados Unidos, encendió la furia de Donald Trump
La caravana de 4000 migrantes hondureños que partió hace una semana de San Pedro Sula, con el objetivo de llegar a Estados Unidos, encendió la furia de Donald Trump Crédito: DPA/Morena Pérez Joachin

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?