A río revuelto, la ganancia es del pescador

Gabriel Tomich
Gabriel Tomich LA NACION
El galimatías del precio de los peajes de las autopistas
(0)
27 de octubre de 2018  

Las autopistas, autovías y rutas argentinas tienen un sello distintivo: no importa si cuentan con buen o mal mantenimiento, mejor o nulo servicio de asistencia, en todas hay que pagar peaje. Ahora bien, ¿los conductores deben ser adivinos? Porque no hay otra forma de saber, al aproximarse a una cabina de pago, cuánto cuesta el peaje.

Es posible que los conductores que hacen diariamente la misma ruta lo tengan claro, aunque es dudoso, porque las franjas horarias de las abusivas "horas pico" y las que no lo son resultan muy poco claras y, siempre, desfavorables para el usuario.

Más crípticos son los carteles (con suerte, de 50 x 50 cm) plantados delante mismo de las cabinas, con las categorías difíciles de identificar con dibujos demasiado infantiles de cada tipo de vehículo (que se confunden entre sí), columnas en verde (con cifras positivas) y en naranja (con números negativos) con los encabezados "Promoción", "Valle", "Pico" y "Congestión". Más abajo, en letras diminutas la explicación de cada una de ellas y, se supone, porque es imposible de leer, la duración de cada uno de estos períodos. En suma, un verdadero galimatías.

Nunca se sabe lo que debemos pagar. Y lo que es peor, no hay alternativas al pago en efectivo o el telepeaje: no sirven las tarjetas de débito ni las de crédito (algo común en el mundo desarrollado). ¿Es muy difícil poner carteles luminosos como los de los precios de las estaciones de servicio? Es decir: nombre de categoría y precio en ese momento, lo que permitiría preparar el dinero mientras hacemos la cola (otro clásico), buscar cambio, etcétera. Aunque ya sabemos: "a río revuelto, ganancia de pescador".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?