Suscriptor digital

Máxima, Isabel, Kate y Camila: las curiosidades de sus tiaras favoritas

La duquesa de Cambridge, la reina de Inglaterra y la reina de Holanda desfilaron sus joyas en la visita de estado en Buckingham
La duquesa de Cambridge, la reina de Inglaterra y la reina de Holanda desfilaron sus joyas en la visita de estado en Buckingham Fuente: Archivo
(0)
30 de octubre de 2018  • 18:07

El palacio de Buckingham abrió sus puertas para una cena de Estado en la que los royals de ambos países impactaron con su elegancia. La reina de Inglaterra lució una de sus tiaras favoritas, la impresionante joya de las Damas de Gran Bretaña e Irlanda; y la holandesa no se quedó atrás, ya que eligió del joyero familiar la tiara Stuart, que no veíamos desde el reinado de Juliana de Holanda.

Los reyes de Holanda pusieron el broche de oro a un día agitado con la cena de Estado en el Palacio de Buckingham. Tanto Máxima como Isabel II lucieron la banda de la Orden del León Holandés, la más antigua de los Países Bajos.
Los reyes de Holanda pusieron el broche de oro a un día agitado con la cena de Estado en el Palacio de Buckingham. Tanto Máxima como Isabel II lucieron la banda de la Orden del León Holandés, la más antigua de los Países Bajos. Fuente: HOLA - Crédito: Cover

A la entrada al banquete, la Reina y Guillermo de Holanda dieron respectivos discursos en los que reforzaron la buena relación de los dos países. "Tenemos cientos de años de historia en común y hay pocas naciones que puedan presumir de un vínculo tan cercano", aseguró Isabel II. En sus palabras, la monarca recordó también las dos visitas que realizaron jefes de Estado holandeses al Reino Unido: la primera en 1972, en tiempos de la reina Juliana como soberana holandesa, y la segunda en 1982, cuando la actual princesa Beatriz acudió acompañada de su marido, el príncipe Claus.

Máxima eligió del cofre real la tiara Stuart, que no se veía desde el reinado de Juliana de Holanda: la monarca la había lucido por última vez en 1972, justamente en Windsor.
Máxima eligió del cofre real la tiara Stuart, que no se veía desde el reinado de Juliana de Holanda: la monarca la había lucido por última vez en 1972, justamente en Windsor. Fuente: HOLA - Crédito: COVER

Entre los invitados a este banquete de Estado estuvieron los duques de Cambridge, los príncipes de Kent, la princesa Mabel de Holanda y Theresa May, primera ministra del Reino Unido, entre otros representantes de la política y el mundo de los negocios.

Kate rindió homenaje a Diana de Gales al llevar la Tiara Cambridge Lover's Knot, que la querida princesa recibió por su boda en 1981. A su vez, presumió del impresionante collar que le fue regalado a la reina Alexandra por su casamiento en 1863.
Kate rindió homenaje a Diana de Gales al llevar la Tiara Cambridge Lover's Knot, que la querida princesa recibió por su boda en 1981. A su vez, presumió del impresionante collar que le fue regalado a la reina Alexandra por su casamiento en 1863. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

La reina de Inglaterra lució una de sus tiaras favoritas, la impresionante joya de las Damas de Gran Bretaña e Irlanda, y prendió en su vestido el broche de Cullinan III y IV a modo de guiño a la visita holandesa, puesto que la joya fue trabajada en Ámsterdam.
La reina de Inglaterra lució una de sus tiaras favoritas, la impresionante joya de las Damas de Gran Bretaña e Irlanda, y prendió en su vestido el broche de Cullinan III y IV a modo de guiño a la visita holandesa, puesto que la joya fue trabajada en Ámsterdam. Fuente: HOLA - Crédito: COVER

La duquesa de Cornwall escogió la tiara Greville, que pareciera ser su preferida a juzgar por las veces que la vimos lucirla.
La duquesa de Cornwall escogió la tiara Greville, que pareciera ser su preferida a juzgar por las veces que la vimos lucirla. Fuente: HOLA - Crédito: COVER

En 1982, los padres del rey Guillermo, Beatriz y Claus de Holanda, hacían el último viaje oficial al Reino Unido. Casi cuarenta años después llegó el turno de su hijo y la reina Máxima que, para tal acontecimiento -duró solo dos días-, tuvieron agendas repletas.

Máxima ingresó al Gran Salón de Baile del Palacio de Buckingham junto al príncipe Carlos.
Máxima ingresó al Gran Salón de Baile del Palacio de Buckingham junto al príncipe Carlos. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Las primeras horas resultaron de lo más ajetreadas: fueron recibidos en la residencia del embajador holandés por el príncipe Carlos y la duquesa de Cornwall y de allí, se trasladaron al Horse Guards, el imponente campo de desfile cerca de Whitehall, en el centro de Londres, donde se encontraron con la reina IsabeI II. Tras el recibimiento oficial, el rey Guillermo fue hasta Buckingham Palace con la monarca británica en el impresionante carruaje real del Jubileo de Diamantes de la Reina, y ahí, junto a Máxima, disfrutó de un almuerzo privado y visitó una exhibición en la Dulwich Picture Gallery, donde se reúnen elementos de la colección real relacionados con los Países Bajos. Luego se dirigieron a la abadía de Westminster para dejar una ofrenda de flores en la Tumba del Soldado Desconocido y dieron un tour por el emblemático edificio. Antes de la cena de Estado, los reyes de Holanda pusieron el broche de oro a un día cargado de actividades con una parada para tomar el té en Clarence House junto al príncipe Carlos y la duquesa de Cornwall.

El Gran Salón de Baile del Palacio de Buckingham se vistió de gala en honor a los reyes de Holanda. Para el especial banquete, el chef Selwyn Stoby reveló a través de las redes sociales de la Casa Real algunos secretos de cómo creó las tortas de chocolate y mandarinas al café.
El Gran Salón de Baile del Palacio de Buckingham se vistió de gala en honor a los reyes de Holanda. Para el especial banquete, el chef Selwyn Stoby reveló a través de las redes sociales de la Casa Real algunos secretos de cómo creó las tortas de chocolate y mandarinas al café. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El arzobispo de Canterbury caminó junto a Mabel de Holanda, viuda del príncipe Friso, que reside en Londres.
El arzobispo de Canterbury caminó junto a Mabel de Holanda, viuda del príncipe Friso, que reside en Londres. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El duque de Cambridge ingresó al banquete junto a la primera ministra Theresa May
El duque de Cambridge ingresó al banquete junto a la primera ministra Theresa May Fuente: HOLA - Crédito: AFP

DE AQUÍ PARA ALLÁ

El miércoles 24 terminó la visita de Estado de los reyes de los Países Bajos al Reino Unido. Pero antes desayunaron con Charles Bowman, Lord Major de la City de Londres, en Mansion House, donde estuvieron acompañados por los duques de Wessex y representantes británicos y holandeses.

Antes de la cena de Estado, los reyes de Holanda tomaron el english tea en Clarence House con el príncipe Carlos y la duquesa de Cornwall
Antes de la cena de Estado, los reyes de Holanda tomaron el english tea en Clarence House con el príncipe Carlos y la duquesa de Cornwall Fuente: HOLA - Crédito: AP

A continuación, y acompañados otra vez por el príncipe Eduardo y la condesa Sofía, visitaron el buque patrullero HNLMS Zeeland, que se encuentra en aguas inglesas realizando entrenamientos. Y al mediodía, se trasladaron a Brixton, un barrio del sur de Londres, donde conocieron un proyecto comunitario llamado Pop Brixton, ideado por los vecinos para dar lugar a pequeños negocios locales y empresas sociales. También presenciaron una clase de arte para chicos de la zona y una iniciativa llamada Bounce Back en la que se entrena y da trabajo a ex convictos.

La reina Máxima se mostró muy cercana a Isabel II. Rompió el protocolo y la saludó con un beso en cada mejilla. Un minuto antes, el rey Guillermo había hecho lo mismo.
La reina Máxima se mostró muy cercana a Isabel II. Rompió el protocolo y la saludó con un beso en cada mejilla. Un minuto antes, el rey Guillermo había hecho lo mismo. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Más tarde, los soberanos se trasladaron al número 10 de Downing Street, donde fueron recibidos por la primera ministra británica Theresa May. Y por último, y antes de volver a casa, se despidieron de la reina Isabel II en su residencia oficial.

Máxima consiguió sacarle a la Reina la mejor de sus sonrisas en el recibimiento. En esta imagen se aprecia la altura de la monarca holandesa, que mide 1,78 (y además usa tacos de vértigo).
Máxima consiguió sacarle a la Reina la mejor de sus sonrisas en el recibimiento. En esta imagen se aprecia la altura de la monarca holandesa, que mide 1,78 (y además usa tacos de vértigo). Fuente: HOLA - Crédito: COVER

Durante la mañana del miércoles 24, los soberanos holandeses participaron de un desayuno en la Mansion House de Londres y de una demostración acuática en el Támesis.
Durante la mañana del miércoles 24, los soberanos holandeses participaron de un desayuno en la Mansion House de Londres y de una demostración acuática en el Támesis. Fuente: HOLA - Crédito: REUTERS

El segundo y último día, Guillermo y Máxima estuvieron acompañados, en gran parte, por los duques de Wessex, con quienes también mostraron mucha cercanía. El príncipe Eduardo y la condesa Sophie Rhys Jones también se sumaron a un recorrido por el barrio de Brixton.
El segundo y último día, Guillermo y Máxima estuvieron acompañados, en gran parte, por los duques de Wessex, con quienes también mostraron mucha cercanía. El príncipe Eduardo y la condesa Sophie Rhys Jones también se sumaron a un recorrido por el barrio de Brixton. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Una vez terminada esta visita, los holandeses se separaron de los duques de Wessex para dirigirse a su reunión con la primera ministra del Reino Unido en su residencia. Lo hicieron a bordo de una limo Bentley, vehículo de Estado que la Reina recibió por parte de la reconocida firma de autos.
Una vez terminada esta visita, los holandeses se separaron de los duques de Wessex para dirigirse a su reunión con la primera ministra del Reino Unido en su residencia. Lo hicieron a bordo de una limo Bentley, vehículo de Estado que la Reina recibió por parte de la reconocida firma de autos. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?