Sus papás lograron el ascenso en 1989, y ellos los imitaron para que La Plata saldara una deuda y volviera al Top 12

Francisco Albarracín, Dimas Suffern Quirno y Antonio Mazzoni, tres de los cuatro integrantes que componen el staff de la primera división de La Plata Rugby Club; los padres de los dos primeros lograron como entrenadores el ascenso en 1989 e inauguraron una era fructífera de la entidad de Gonnet.
Francisco Albarracín, Dimas Suffern Quirno y Antonio Mazzoni, tres de los cuatro integrantes que componen el staff de la primera división de La Plata Rugby Club; los padres de los dos primeros lograron como entrenadores el ascenso en 1989 e inauguraron una era fructífera de la entidad de Gonnet. Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
Joaquín Sánchez
(0)
25 de octubre de 2018  • 23:59

LA PLATA.- Luego de varias temporadas exitosas, en 2017 La Plata Rugby Club sufrió uno de los golpes deportivos más duros que puede atravesar un club de su magnitud: el descenso. Buscó las razones de esa circunstancia, y consecuente con el estilo de juego que lo caracteriza fue hacia adelante y arriesgó con una apuesta a la renovación mediante un grupo de entrenadores que no tenían experiencia en dirigir en la primera división, pero que habían descollado como jugadores. Y así los canarios recuperaron su lugar entre los mejores del rugby de Buenos Aires, con el regreso al Top 12 de la URBA , que se aseguraron el último sábado (ver aparte).

Para darse una idea del tamaño de club de rugby que es el amarillo y azul y de lo que implican un descenso y un ascenso, bien vale un repaso a su trayectoria. La Plata nació el 20 de marzo de 1934 como una escisión de Gimnasia y Esgrima La Plata, al año siguiente de que la Unión de Rugby del Río de La Plata, que regía en ese momento el rugby argentino, lo intimara con una amenaza de desafiliación por la incorporación del fútbol profesional. Los deportistas que optaron por el rugby decidieron formar otra institución, le fueron reconocidos los antecedentes y comenzaron jugando en la categoría superior.

En sus inicios La Plata jugó al lado de la cancha de fútbol de Gimnasia, y luego se mudó al predio de las calles 55 y 122, que habitó durante 25 años; en 1964 comenzó a radicarse en Gonnet, donde está hoy. Los años setentas lo marcaron a fuego pues fue el club que más desaparecidos sufrió, y eso, además de en lo humano, lo resintió en lo deportivo.

Recién con el ascenso de 1989, conseguido ante Newman, pero recordado por el drop del octavo Julio Brolese sobre el final de un partido con el SIC, los canarios sentaron las bases para ganar torneos en el máximo nivel. Con coherencia y continuidad en el juego y en la toma de decisiones fuera de la cancha, en 1995 obtuvieron el campeonato de Buenos Aires y fueron subcampeones del Nacional de Clubes. Y en 1998 fueron semifinalistas de la URBA y campeones de la Copa Federal.

El festejo del ascenso de La Plata, el sábado pasado
El festejo del ascenso de La Plata, el sábado pasado Crédito: Fliker LP

Tras algunas temporadas irregulares, y con la necesaria renovación de jugadores, La Plata tuvo un inolvidable 2007: se coronó en el Nacional de Clubes y alcanzó una semifinal del certamen porteño-bonaerense. El núcleo de ese plantel extendió las grandes actuaciones durante siete años en los cuales resultó dos veces subcampeón (2010 y 2012) y dos veces semifinalista (2009 y 2014) de la URBA y una subcampeón nacional (2008). El club creció en lo edilicio y fue sede de los playoffs de la URBA. Pero, tras alcanzar los cuartos de final en 2015, el equipo padeció los retiros de varios referentes, y el poco recambio, entre otras cuestiones, encendió la alarma al año siguiente, con una floja campaña. Finalmente, en 2017 La Plata sufrió el descenso. Y tuvo que volver a las bases.

Así fue como Dimas Suffern Quirno, como head coach, y los entrenadores Francisco Albarracín, Antonio Mazzoni y José Manuel Roán, más un amplio grupo de colaboradores, asumieron en un momento de presión y luego, de un exigente torneo de primera A, devolvieron al club a la elite del rugby porteño-bonaerense. Este cuarteto tenía como carta de presentación haber dirigido durante dos años la división menores de 19 años, pero ya en sus etapas como protagonistas en la cancha ellos habían mostrado dotes para pensar el juego y conducir.

"Encontramos un grupo de jugadores que tenían una mochila grande y una tristeza enorme por haber pasado por lo del descenso. Era un peso que primero llevaron ellos -y lo hicieron muy bien-, y después todo el club. Por eso es importante destacar a la subcomisión de rugby y a la comisión directiva, que hicieron una apuesta fuerte al elegirnos", reconoce Suffern Quirno. "El jugador de La Plata siempre necesitó saber qué hacer en cada lugar de la cancha y en cada circunstancia del partido, y mirar arriba y ver un grupo de entrenadores consolidado. Nosotros tratamos de transmitir nuestra experiencia de jugadores, más los conocimientos que nos aportaron Hugo Montengro, Gonzalo Albarracín y Martín Manuele, entre otros", agrega el exapertura.

Los canarios alcanzaron la meta con merecimientos: lo hicieron a tres fechas del final siendo el equipo más goleador (promedio de 34,4 puntos por partido) con apenas tres derrotas (dos contra Atlético del Rosario, que pelea por el segundo ascenso con Los Tilos, y una frente a San Albano).

"El ascenso fue una felicidad inmensa. Recién en el final del partido ante Pueyrredón el sábado pasado caímos en lo que estábamos logrando. «Lo hicimos», nos dijimos. Vivimos de manera tan intensa el club, porque así nos criaron, que fue un desahogo...", aporta "Mosca" Roán, expumita, hijo del presidente, José "Pato" Roán, y sobrino del titular de la URBA, Patricio Roán.

Con aquel ascenso de 1989 y todo lo bueno que llegó después como antecedentes, los amarillos pueden esperanzarse con más. "Tiene algunas similitudes, sí. Ojalá a futuro traiga los mismos resultados", desea Suffern Quirno. Y Pancho Albarracín brinda su mirada: "La diferencia está en que veníamos siendo un club de primera que peleaba arriba desde ese año. Se logró algo importante, pero tenemos que hacer nuestro camino, ser humildes y mejorar para dejar al club arriba".

Los padres de ambos, Martín y Gonzalo, fueron quienes obtuvieron aquel recordado ascenso. Casualidad o herencia, ahora sus hijos tomaron la posta y repitieron. "Yo llevo el ADN de mi viejo y Pancho lleva el del suyo, y tratamos de hacer las cosas que a mí me dejó Martín y que Nicha sigue aportándole a él. Desde que nos eligieron como entrenadores soñé con conseguir lo que había logrado mi papá", relata emocionado Dimas. "Lo que hicieron ellos es superior a lo nuestro. Nosotros recién arrancamos, tenemos mucho por aprender de todos los tipos que hicieron grande al club", sentencia Albarracín como para marcar el camino por donde La Plata, fiel a su tradición y su identidad, debe transitar para recuperar el protagonismo perdido.

El ascenso adelantado, un premio al dominio amarillo

La Plata se aseguró el regreso al Top 12 de la URBA con tres jornadas de antelación, el último sábado, gracias a un 54-19 sobre Pueyrredón como visitante. La amplitud de la victoria simbolizó la holgura de la campaña del equipo amarillo.

El torneo de primera división A está compuesto por 14 equipos y se desarrolla en dos ruedas que enfrentan a todos entre sí. Por el momento, el mejor perfilado para el segundo ascenso al Top 12 es Rosario, y Los Tilos, que marcha tercero, ganará el derecho, si concluye en ese puesto, a sostener un repechaje con el antepenúltimo de la categoría superior, que por ahora es CUBA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?