Suscriptor digital

Fin de semana para armar

en roseti
Marcelo Stiletano
Alejandro Cruz
Pablo Gianera
(0)
26 de octubre de 2018  

Crítico invitado

Sarmiento en un retrato reflexivo

Siempre celebramos un hecho teatral. Siempre resulta una ceremonia estar en un escenario, pero también lo es el ser parte simplemente como espectador. Ir una noche de sábado al Teatro del Artefacto es encontrarse con la casa de Domingo Faustino Sarmiento. Allí, poco mobiliario y muchos libros desparramados nos proponen una puesta en escena, siempre medida y acertada del gran maestro de actores y director Raúl Serrano. Un hombre civilizado y bárbaro nos lleva a otro tiempo, con juegos del presente y del pasado, en la vida del maestro sanjuanino en el cual nos muestra un abanico de contradicciones. El elenco encabezado por Mario Moscoso, en la piel del prócer, nos muestra un trabajo digno y homogéneo capaz de captar la mirada atenta de cada espectador. La puesta se desarrolla en la casa de Domingo Faustino Sarmiento. Un sillón, un escritorio, un banco de escuela y libros esparcidos por todas partes junto a escritos del gran maestro sanjuanino. Buceando en los conflictos escénicos, los objetos y los elementos de escenografía se vuelven multifuncionales ante un personaje (Sarmiento) que no sabe si está vivo o muerto. Se rompe la cuarta pared y aparece un actor personificando a la "posteridad". No es una cronología histórica de Sarmiento sino una reflexión sobre sus contradicciones "civilización y barbarie". Siempre es una fiesta encontrar obras que nos dejan pensando. Esta vez se la agradecemos a su autor, uno de los pocos próceres teatrales que nos quedan. ¡Gracias, Raúl Serrano! Edgardo Nieva

Música

Presentación de disco

Placer, el pop arrabalero que estaba faltando

Con 24 horas, el flamante álbum editado por Géiser Discos que será presentado oficialmente esta noche en Studio (Pasaje 4 de julio 555, San Telmo), Placer consolida un rumbo iniciado hace ya quince años: el de la canción pop redonda y efectiva que atrapa al instante, un arte muy transitado pero no por eso menos valioso. No todo el mundo tiene la capacidad del "Ñoqui" Walter Lema, cantante, compositor de los temas y alma de una banda que, luego de quemar etapas con diferentes formaciones, hoy está bien afirmada con Gerardo Cardone y Matías Naso en guitarras, Santiago Guzmán en bajo y Matías Herrera en batería. "En un acto fallido me despierto y otra vez / Salgo confundido buscando cómo volver / Te he confesado que ya no habrá vuelta atrás / Sabés que la noche se hizo para descansar", canta Lema en "Esta ansiedad", un pegadizo primer corte del nuevo disco que también pone la lupa sobre los traumáticos choques con la realidad. En 24 horas el clima no se mantiene estable. Hay postales de angustia existencial y días anárquicos, pero también unas cuantas rendijas por las que se filtra una luz muy bienvenida. Ñoqui suele utilizar como punto de partida alguna situación cotidiana, pero ese disparador -muchas veces anecdótico, otras más profundo- es apenas la plataforma de despegue para el desarrollo de una poética singular, siempre certera e inspirada. "Trato de elevar lo normal, la palabra común y corriente -confirma él-. No me gustan tanto los discursos intrincados. Yo escribo como hablo y quiero que lo que digo se entienda, ante todo. Me parece que esas palabras empiezan a cobrar un nuevo significado a partir de la música que las acompaña y las hace pasar a una nueva dimensión. En este disco hay más de un estado de ánimo: momentos muy dark y otros de explosión de felicidad". Hay algo en Placer, un nombre bastante sugestivo, que los despega de las típicas bandas de canciones de guitarras. En general en ese segmento prima una situación estética, musical y lírica con una mirada hacia el entretenimiento. En cambio Lema retoma una tradición donde las canciones con pulso pop pueden ir mucho más lejos sobre todo en las letras y en las formas de trasmitirlas: no hay baile despreocupado ni terrazas de Palermo, sino algo de arrabal. O sea: si uno escucha esta banda no encontrará modernismo forzado tan habitual en estos tiempos. Si hubiera que mencionar referencias externas podrían mencionarse bandas como The Stone Roses, Happy Mondays u Oasis. Por otra parte, Lema en escena concentra toda la atención con su forma de pararse y moverse como si estuviera incómodo en su lugar de frontman, aunque esa sensación termina siendo una virtud. Alejandro Lingenti

Teatro

Fuente: LA NACION

En Rosetti

Para romper la fiaca de la tarde del sábado

Los sábados a la tarde, en la República de Chacarita, tiene lugar una inquietante ceremonia performática llamada El mundo es más fuerte que yo. Se trata de una creación de Juan Coulasso, el mismo que hace unos años atrás, en la Bienal de Arte Joven, estrenó Cinthia interminable, un potente montaje que tuvo varias temporadas en cartel. La ceremonia en cuestión tiene lugar en la sala Roseti, ubicada en Roseti 722, a las 18.30. Luego de transitar un largo pasillo por una vieja casona de barrio ahí, al fondo, tiene lugar esta desconcertante experiencia a cargo de una actriz, un baterista, un personal de sala que no lo es, un director que también actúa, música de Shubert, texto de Ifigenia en Áulide y textos propios en medio de un territorio escénico en constante transformación, en proceso permanente con un actriz que parece poseída por otras voces y por su propia voz. Seguramente, luego de presenciar esta experiencia, y luego de ese final tan desconcertante, la tarde/noche del sábado adquirirá otro color. Alejandro Cruz

Clásica

Homenaje

El lejano Kagel vuelve a estar muy cerca

La rentrée argentina de Mauricio Kagel, nuestro mayor compositor de extramuros, se produjo en 2006, cuando el Teatro Colón organizó, con el nombre de Festival Kagel, una serie de conciertos monográficos que incluyó, entre otras, las piezas Mare Nostrum y La rosa de los vientos, Kammersymphonie (1973) y 5 marchas para malograr la victoria (1979), dirigidas por Kagel. Fue un homenaje justo, a medias entre el reencuentro, el descubrimiento y la despedida. Muchos sospechamos que no volvería a la ciudad en la que había nacido en 1931. Así fue: Kagel murió en Alemania en septiembre de 2008. Ahora, diez años después de su muerte, la música de Kagel vuelve al Colón, y de la mejor manera. Hoy y mañana, a las 20, en la sala del CETC, podrá verse el estreno local de La traición oral: una épica musical sobre el diablo, su ópera de 1983. Será con dirección musical de Rut Schereiner y dirección escénica de Antoine Gindt. Como el título de una de sus obras, casi una divisa, Kagel volverá a estar Nah und fern, cercano y lejano. Pablo Gianera

Cine

Sing ¡ven y canta!

Cuando todos se animan a ser felices con la voz

En 2016, los estudios Illumination lanzaron al mundo este tanque animado que tiene el mismo esqueleto de los hoy tan populares reality shows televisivos sobre anónimos que sueñan con la fama a través de los concursos de canto. Con un matiz que, en este caso, resulta decisivo: quien impulsa el certamen es un empresario teatral venido a menos que anhela el regreso con gloria desde esa corazonada. Cuando está concebido sin sobrecargas emotivas o golpes de efecto, cualquier retrato de un talentoso dispuesto a sobrellevar circunstanciales adversidades consigue una empatía inmediata. En este caso, esa identificación funciona de inmediato porque los personajes (pequeños o grandes animalitos que reproducen y satirizan conductas humanas) son encantadores. Todos tienen un momento especial para lucirse. El otro factor que hace irresistible esta película es su catálogo de hits (de todos los géneros y épocas), que por fortuna se pueden escuchar en versiones originales. Se exhibe mañana y el domingo en todos los complejos Hoyts y Cinemark. Marcelo Stiletano

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?