En el espejo

Diana Fernández Irusta
Fuente: Reuters - Crédito: Mike Blake
(0)
26 de octubre de 2018  

Los ángeles, California.- Se dirían hermanos. Uno, robusto; el otro, más bien delgado. Ambos con la noche aún a cuestas, el paso mecánico, el trabajo colgado del hombro, suspendido entre las manos. Son, desde luego, un hombre y su reflejo, repentinamente suspendidos los dos sobre la indiferencia de una vasta superficie vidriada. El día apenas asoma en la ciudad de Los Ángeles y un hombre, recién bajado de un micro llegado de las afueras, emprende el camino hacia la jornada diaria. La imagen tiene algo de derrota exangüe. Y no es por la luz melancólica, como de acuario, que va tiñendo a la ciudad apenas despierta. Es porque todo el peso de una vida (o de un mes o de un año) pareciera hundirse, macizo, en los hombros del caminante. Doble y doblegado. Tal vez -ojalá- simplemente cansado.

Edición fotográfica Dante Cosenza

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?