Por su apoyo, los gobernadores se llevaron obras, fondos y promesas

Juan Manuel Urtubey y el chubutense Mariano Arcioni aparecen en la lista de buena fe
Juan Manuel Urtubey y el chubutense Mariano Arcioni aparecen en la lista de buena fe Fuente: Archivo - Crédito: Prensa Urtubey
Los cambios tributarios más fuertes se acordaron en los días previos, pero hasta el final se negociaron partidas específicas
Marcelo Veneranda
(0)
26 de octubre de 2018  

Algunos votaron afirmativamente en silencio. Otros lo hicieron luego de ofrecer encendidos discursos contra el proyecto y contra Cambiemos. Pero, más allá de lo decorativo, la Casa Rosada consiguió ayer que doce gobernadores opositores aportaran 28 votos para que el presupuesto 2019 pase al Senado. Tras bambalinas, los mandatarios se llevaron promesas de obras y fondos nuevos, pero también la palabra de cumplir, esta vez sí, con viejos compromisos incumplidos del pasado.

Buena parte de esa negociación se había saldado los días previos a la sesión, cuando los gobernadores y sus legisladores lograron modificaciones en el proyecto y en leyes complementarias que beneficiaron -o en todo caso compensaron el impacto del ajuste- a casi todas las provincias, incluidas las que ayer votaron en contra a través de sus representantes.

Una de esas compensaciones fue el freno a la baja de impuestos provinciales acordada en 2017, que se incorporó a través de la adenda del pacto fiscal. También se apuntaló la recaudación de tributos coparticipables, como Ganancias y Bienes Personales.

La Casa Rosada, además, prometió un fondo de compensación a provincias y municipios para afrontar el traslado de subsidios al transporte y ofreció garantías para sostener las cajas jubilatorias de los aliados. Los gobernadores valoraron, también, la eliminación del artículo 53, que flexibilizaba las condiciones en las que Macri podía reestructurar la deuda.

También hubo negociaciones en bloque. Mandatarios y legisladores patagónicos pujaron para frenar el recorte del plus del 40% que reciben jubilados y beneficiarios sociales de la región. Los cuyanos consiguieron que vuelvan a quedar exentos de impuestos los vinos espumantes. Los del norte, por su parte, impulsaron el monotributo social para productores de tabaco y caña, entre otros puntos.

El resto de las modificaciones las negociaron por su cuenta cada uno de los mandatarios. En el Ministerio del Interior, que conduce Rogelio Frigerio, ayer aprobaban el modo en que habían jugado once opositores, ya sea sumando votos de legisladores propios o acercando posiciones de diputados que no les responden.

En esa lista de buena fe estaban Lucía Corpacci (Catamarca, que aportó dos votos), Juan Manuel Urtubey (Salta, con dos), Gerardo Zamora (Santiago del Estero, que, salomónico, aportó tres de los seis), Omar Gutiérrez (Neuquén, uno), Hugo Passalacqua (Misiones, cinco), Sergio Uñac (San Juan, tres), Domingo Peppo (Chaco, dos), Sergio Casas (La Rioja, dos), Juan Schiaretti (Córdoba, cuatro) y Gustavo Bordet (Entre Ríos, dos). Un tranco más atrás en esa lista de mérito, con un voto cada uno, aparecían Juan Manzur (Tucumán) y Mariano Arcioni (Chubut).

Casas consiguió que la Nación prometiera enviarle $4000 millones en 2019. "Se logró algo histórico, esto nos da un cierto alivio", resaltó ayer, tras recordar que es la mitad del punto de coparticipación que históricamente reclama la provincia.

El caso riojano es interesante porque uno de los dos votos fue aportado por el exgobernador Luis Beder Herrera, que alterna abrazos y empujones con Casas. Durante la sesión, Beder cuestionó el presupuesto, denunció las obras de la Nación paralizadas y hasta puso en duda la llegada de los $4000 millones. "Espero que envíen los fondos, si no va a ser tremenda la pobreza en La Rioja", dijo antes de votar afirmativamente.

Sucede que los gobernadores vienen de una mala experiencia con la Casa Rosada: el año pasado, a cambio de sus votos, el proyecto de presupuesto 2018 se infló durante la negociación con la promesa de $45.000 millones extras en obras y transferencias para las provincias. Buena parte de esas obras y fondos nunca llegaron, por el ajuste iniciado este año

De hecho, muchos de los gobernadores negociaron para que en 2019 se cumpla lo que se había prometido en 2018. San Juan, por caso, consiguió $2300 millones en obras: más de 1000 viviendas, el Túnel de Agua Negra, el acueducto del Gran San Juan y la ruta 153. Algunos de esos ítems ya estaban consignados este año.

Salta salió de la negociación con $200 millones extras para viviendas, el compromiso de finalizar la ruta 51 y cloacas en distintos municipios. Pero, fruto de la experiencia de este año, cerca de Urtubey parecían más optimistas al mirar los $418 millones del fondo compensador de transporte y los $60 millones para políticas alimentarias.

Neuquén adosó la promesa de construcción del Hospital Norpatagónico, obras en otros dos hospitales, 13 escuelas y 12 jardines de infantes, que se sumaron a otras ya previstas en el proyecto original.

El chaqueño Peppo también logró incorporar partidas para obras: venía reclamando financiamiento para el Segundo Acueducto del Interior y garantías para las rutas 13 y El Impenetrable. Días atrás había firmado acuerdos con la Anses y Cammesa (energía).

Durante el debate, muchos opositores que votaron afirmativamente coincidieron en un punto: sin un presupuesto aprobado, Cambiemos tendría vía libre para manejar recursos. "Las partidas que acordamos quizás no se cumplan, pero sin partidas íbamos a tener que peregrinar hasta la Casa Rosada para rogar por cada obra", resumían cerca de un gobernador.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?