El streaming también llegó al boxeo: entretelones y particularidades

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
Saúl "Canelo" Avarez y Rocky Fielding, en la presentación del choque de diciembre
Saúl "Canelo" Avarez y Rocky Fielding, en la presentación del choque de diciembre Fuente: AP - Crédito: Richard Drew
(0)
25 de octubre de 2018  • 23:59

El mexicano Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), nos dejó perplejos en la convención anual que su entidad celebró en Hollywood, Florida, en 2016, al referirse al hecho más significativo que dejó aquel encuentro. Tal calificación fue adjudicada a un elemento inesperado: el teléfono. Y Sulaimán, con una respuesta irónica, no se equivocó.

A estas horas en que HBO -señal de cable que lideró la televisación de este deporte por casi cuatro décadas- prepara para el 8 de diciembre venidero su despedida y su última función, el mundillo pugilístico se conmueve pero por otro tema: las estridencias producidas por la aparición de DAZN ("Da Zone"), sistema de streaming, aplicable en dispositivos de telefonía celular Android 4.40, con una calidad de imagen HD 1080, que (ya) garantizó la producción de 80 festivales de boxeo de primer nivel, inmersos en la distribución de diversos deportes para 2019.

Es decir, no habrá tiempo para el duelo y las reflexiones por la "defunción boxística" del célebre HBO, sino que la intriga y los acertijos sobre lo que brindará el "nuevo sistema" ha ganado todo tipo de espacios, provocando además una apertura hacia contrataciones de boxeadores, a modo de libro de pases, entre organizaciones y canales.

Al Haymon, el promotor más poderoso, "fichó" al filipino Manny Pacquiao, quien el 13 de enero próximo, expondrá el cetro welter (AMB) ante el estadounidense Adrien Broner, en Nueva York, por el canal Showtime.

Eddie Hearn, responsable pugilístico de DAZN, es un inglés de 39 años talentoso y arrogante. Hijo de Barry, un promotor de otros tiempos y otros métodos, Eddie promovió combates en estadios de futbol británicos y allí, con la presencia de Anthony Joshua, el campeón de los pesados, reunió entre 80.000 y 90.000 espectadores por reunión.

No dejó buena impresión en sus contactos con Bob Arum y Haymon, los principales organizadores norteamericanos, pero sí en cambio efectuó una alianza ideal con Oscar de la Hoya y su promotora Golden Boy, fijando un negocio pomposo con su máxima estrella, el mexicano Saúl "Canelo" Alvarez , comprometido a realizar 11 peleas a cambio de 365 millones de dólares, en un lapso de cinco años. Tal acuerdo no equipara las siderales cifras obtenidas por el ex quíntuple campeón Floyd Mayweather, en un período menor de tiempo.

El argentino Aníbal Miramontes, presidente del Comité de clasificaciones de la FIB, consultado por la nacion, desde Newark, nos adelantó: "Si bien el streaming es mucho más económico que el sistema PPV (evento de pago por abonados al cable), es también más complejo. La ventaja la dará su precio: 9.99 dólares mensuales contra los 70 que cuesta el PPV por cada cotejo, pero los inconvenientes se reflejarán en la calidad del servicio de internet que posea cada comprador y en la practicidad de la conexión del teléfono al televisor, en caso que guste de la visión panorámica que se requiere para apreciar esta disciplina. Además, la base de la programación estará conformada por carteleras europeas y esto -también- constituye una gran incógnita en el consumo del americano".

"Canelo" Alvarez lo pondrá a prueba el 15 de diciembre, en el Madison Square Garden de Nueva York. Buscará entonces algo más que su tercera corona mundial ante el campeón de los supermedianos (AMB), Rocky Fielding. Intentará convencer a todos aquellos que aún dudan sobre la valía y calidad que ofrecen las nuevas propuestas de consumo en este deporte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?