River no mira a Boca: piensa en cómo dar vuelta la historia en Brasil para llegar a la final

River se focaliza en la revancha ante Gremio: quiere dar vuelta la historia
River se focaliza en la revancha ante Gremio: quiere dar vuelta la historia Crédito: twitter RP
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
25 de octubre de 2018  • 23:59

Sin hablar sobre lo que sucede en la otra semifinal, los jugadores y el cuerpo técnico de River ya se enfocan en lo que será el duelo de vuelta en Brasil; Gallardo apuesta al convencimiento.

Anteayer, a las 21.27, cuando restaban 18 minutos para el inicio del partido de Boca en la Bombonera ante Palmeiras, Ignacio Scocco decidió compartir un mensaje esperanzador para la gente de River en las redes sociales. "Seis días para la revancha... Todos juntos con más ganas y fuerzas que nunca!!", escribió el delantero en Twitter e Instagram, junto a una foto de toda la delegación de la última pretemporada en los Estados Unidos. Quizá, su actitud es un reflejo de lo que sucede dentro de las fibras más íntimas del plantel: el foco está puesto en la revancha con Gremio, sin hablar de lo que sucede en la otra semifinal.

Durante los dos primeros días luego de la derrota por 1-0 en el Monumental, en el predio de Ezeiza se masticó bronca, pero se buscó cambiar rápidamente el chip para dejar atrás los lamentos y apuntar los cañones hacia Porto Alegre, donde el Millonario buscará dar vuelta la historia para conseguir la clasificación a la final de la Copa Libertadores.

¿Cómo repercutió el triunfo xeneize? Según le confió un integrante del cuerpo técnico a LA NACION, los futbolistas no comentan nada en los entrenamientos de lo que pasa en Boca y ni los motiva ni los preocupa el resultado del máximo rival, ya que buscan mantener a tope la concentración de cara al duelo de vuelta en Brasil. Y la confianza está intacta: no ven como un imposible la posibilidad de ganar de visitante.

Así, más allá de algún fanático de River dentro del personal que trabaja junto con Marcelo Gallardo al que pueda repercutirle más lo que sucede en la Ribera, todos coinciden en el profesionalismo del plantel, que no se pone nervioso ni se mueve por lo externo, sino que prepara todos los partidos con la misma motivación e intensidad.

"Vamos a tener un deseo y una ilusión: ir a ganar a Brasil. Y con eso nos vamos a sostener y vamos a preparar el partido. Nada de especular: no sabemos ni podemos. Yo estoy convencido de que somos fuertes y podemos ir y ganar de visitante, ya lo hemos demostrado. Iremos con esa ilusión y esa mentalidad, no nos queda otra que ganar allá. Lo vamos a intentar, tenemos una oportunidad ante una situación adversa. El desafío va a ser mayor y lo tomaremos como tal para tratar de traer la clasificación. En eso nos vamos a enfocar. Y la gente que crea porque tienen con qué creer en este equipo para dar un batacazo", sentenció Gallardo el martes en conferencia de prensa.

Y a partir de esa mentalidad buscará reactivar a su equipo tras dos duras caídas: la derrota 1-0 del viernes pasado ante Colón le quitó el histórico invicto de 32 juegos y el gol de Michel para el 1-0 de Gremio le propinó la primera pálida en el Monumental en lo que va del año. Así, el DT buscará que el compromiso del sábado a las 15 ante Aldosivi sea un puntapié inicial para recuperar ánimos de cara al desafío en Porto Alegre y volver a enfilarse en la Superliga.

En la práctica de ayer por la mañana hubo ejercicios tácticos y el Muñeco empezó a delinear el equipo para enfrentar al Tiburón: probó con Armani; Moreira, Lollo, Martínez Quarta y Mayada; Nacho Fernández, Enzo Pérez, Zuculini y De La Cruz; Álvarez (jugaría Mora, quien reguló cargas) y Pratto.

Por otro lado, aquellos que fueron titulares por la Copa realizaron tareas físicas y actividades regenerativas, buscando regular la intensidad y cuidar piernas para evitar cualquier tipo de complicación que altere los planes. Porque, claro, Gallardo imagina que el duelo de vuelta de la semifinal será un encuentro de extrema tensión y sacrificio. "Vamos a tener que hacer un esfuerzo supremo el martes, por lo que el sábado guardaré lo que corresponda y me convenga para estar con todas las energías posibles para ir a ganar. Con el correr de los días decidiré quiénes jugarán el sábado y quiénes el martes", destacó el entrenador.

Será un desafío más que particular para River, que no tiene muchos buenos recuerdos de sus excursiones en tierras brasileras: de sus 39 partidos jugados allí, ganó siete, empató siete y perdió 25, con 34 goles a favor y 64 en contra. En la Libertadores, son 13 las presentaciones, con tres éxitos, un empate y nueve caídas. La última vez que pudo imponerse fue la primera y única vez en el ciclo Gallardo: 3-0 a Cruzeiro en mayo de 2015 para dar vuelta la serie de cuartos de final de Libertadores que había comenzado con una derrota por 1-0 en Núñez.

Luego, tuvo otras tres presentaciones: derrota 2-1 con Chapecoense en los cuartos de final de la Sudamericana 2015 (se clasificó por haber ganado 3-1 de local); caída 2-1 con San Pablo en la etapa de grupos de la Libertadores 2016, y empate 2-2 con Flamengo en la etapa de grupos de la presente edición de la Libertadores.

Como aferrarse a la historia esta vez no es una posibilidad, River buscará refugiarse en el convencimiento que tienen el técnico y sus dirigidos, quienes confían plenamente en sus armas y su temple para esta clase de desafíos, sin importar quién espera en la vereda de enfrente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?