Cómo era la vida sin Messi ni Cristiano Ronaldo: así fue el último Barcelona-Real Madrid sin ninguno de los dos

Barcelona vs Real Madrid, con Pepe y Ronaldinho pero sin Messi ni CR7. Sucedió en 2007, la última vez sin alguno de los dos.
Barcelona vs Real Madrid, con Pepe y Ronaldinho pero sin Messi ni CR7. Sucedió en 2007, la última vez sin alguno de los dos.
Matías Baldo
(0)
26 de octubre de 2018  • 16:59

El fútbol está huérfano: después de once años, un clásico español volverá a jugarse sin Lionel Messi ni Cristiano Ronaldo. La rivalidad entre el argentino y el portugués, síntesis de la historia entre Barcelona y Real Madrid, convirtió al legendario duelo en una cita de interés mundial. Sin ellos, se enfrentarán el domingo a las 12.15 horas en el Camp Nou la décima fecha de la Liga Española en un cruce que, con sus ausencias, se convirtió en un menú devaluado.

El 23 de diciembre de 2007 se celebró el último encuentro sin ninguno de los dos. La Casa Blanca consiguió un éxito a domicilio por 1-0 gracias al gol de Julio Baptista, el más trascendente de los 13 que marcó en 77 partidos en el club, y estiró a siete puntos su liderazgo en el certamen local, una diferencia que anticiparía el desenlace: el Real Madrid se consagró campeón, ocho puntos por encima del Villarreal de Manuel Pellegrini y a 18 unidades de su histórico adversario.

El equipo catalán que dirigía Frank Rijkaard formó con Víctor Valdés, Carles Puyol, Rafa Márquez, Eric Abidal, Deco, Xavi, Andrés Iniesta, Yaya Touré, Ronaldinho y Samuel Eto'o. Messi, ya convertido en habitual titular, había sufrido la rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda en la jornada anterior. Meses antes había redondeado una actuación histórica en el 3-3 con un hat-trick.

El conjunto madridista, con Bernd Schuster como entrenador, alineó a Iker Casillas, Gabriel Heinze, Paolo Cannavaro, Sergio Ramos, Pepe, Mahamadou Diarra, Wesley Sneijder, Julio Baptista, Ruud van Nistelrooy, Raúl y Robinho. En aquellos días, Cristiano Ronaldo brillaba en el Manchester United junto a Carlos Tevez y Wayne Rooney, tridente que comandaría al club inglés rumbo a la conquista de la Champions League frente al Chelsea en la final de Moscú.

De los 22 titulares, 12 ya están retirados y apenas uno solo sigue jugando en el mismo club: Sergio Ramos, actual capitán del Real Madrid. Siguen vigentes Xavi (Al-Sadd SC, Qatar), Iniesta (Visel Kobe, Japón), Yaya Touré (Olympiacos, Grecia), Samuel Eto'o (Qatar SC, Qatar), Casillas (Porto, Portugal), Pepe (Besiktas, Turquía), Sneijder (Al-Gharafa Sports Club, Qatar), Julio Baptista (Cluj, Rumania) y Robinho (Sivasspor, Turquía), aunque todos se desempeñan en ligas de segundo, tercer y hasta cuarto orden.

El domingo, el Barcelona sufrirá la ausencia de Messi, quien está en plena rehabilitación tras la fractura en el radio del brazo derecho que sufrió ante el Sevilla. Cristiano Ronaldo partió rumbo a la Juventus italiana en el último mercado de pases, una transferencia inesperada que dejó al Real Madrid acéfalo y sin rumbo.

El partido será trascendental para ambos después de una década repleta de éxitos. Desde aquel 2007, el Barcelona marcó una época en el fútbol con Pep Guardiola en el banco de suplentes a partir de mediados de 2008 y Messi como tótem, conquistó tres Champions League y siete ligas. El Real Madrid, con CR7 como epicentro, levantó cuatro torneos continentales y dos ligas.

Messi y Cristiano Ronaldo estuvieron frente a frente en 30 encuentros de los 32 encuentros entre ambos equipos durante la última década. Las únicas dos excepciones se produjeron en la final de la Copa del Rey 2013/2014 y en la Supercopa de España 2017/2018 por ausencia del luso por una lesión y una suspensión, respectivamente. El historial del rosarino, máximo goleador de la historia del clásico con 26 goles en 38 encuentros, es favorable con 17 triunfos, nueve empates y doce derrotas. Cristiano, segundo máximo artillero junto a Alfredo Di Stéfano con 18 dianas en 30 partidos, cerró su etapa en el Real Madrid con nueve triunfos, ocho empates y 15 derrotas.

El domingo, el destino de ambos equipos podría definirse, especialmente si los Merengues vuelven a sufrir un revés en la liga: Julen Lopetegui, quien desembarcó en Madrid tras ser despedido de la selección de España días antes del comienzo del último Mundial de Rusia, está en la cuerda floja con un equipo que marcha séptimo en el torneo local con 14 unidades en 9 encuentros. Una derrota podría convencer a Florentino Pérez de echarlo. Para Ernesto Valverde también será crucial, quien aún no termina de convencer a los fanáticos culés pese a que los azulgranas marchan como líderes con 18 puntos.

El Barcelona-Real Madrid que atrapó al mundo durante la última década, el escaparate que plasmó la rivalidad entre Messi y Cristiano Ronaldo por el cetro invisible del mejor jugador del mundo, volverá a jugarse sin ninguno de los dos después de 3.962. Sin ellos, el clásico del domingo no será lo mismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?