Vidas privadas: ¿qué estaríamos dispuestos a hacer para ser padres?

Luciana Mantero
Luciana Mantero PARA LA NACION
(0)
27 de octubre de 2018  

Una pareja que promedia los 40 (Rachel, 41; Richard 47) espera en bata y cofia descartable en la sala de espera de un centro de fertilidad, y firma papeles como autómata. El ambiente es blanco e insípido. Empezaron a intentarlo hace un tiempo pensando que sería un camino corto y aquí están, corriendo la vara de lo que se imaginaron que sería la meta a la vuelta de la esquina, incluso en lo económico. Primero se toparon con un problema de él que exige una biopsia testicular para extraer los espermatozoides, y un tratamiento de fertilidad de alta complejidad, de esos en los que la fecundación sucede en un laboratorio. Después, la duda sobre si los óvulos de ella tienen la calidad suficiente y la opción de recurrir a una donante más joven porque los tiempos biológicos no acompañan los culturales. Y esa sensación de culpabilidad de la protagonista de esta historia por la maternidad postergada en pos de las realizaciones profesionales, dato que él pone sobre la mesa, no a modo de recriminación, sino de análisis de lo que, quizá, los ha llevado hasta allí. La complejidad y la tirantez de las decisiones para la mujer moderna.

Pero ¿cómo conciliar todo un paradigma cultural que muestra a mujeres agrias por haber dejado de lado sus sueños al haber sido madres jóvenes versus otras exitosas y felices que postergan porque no quieren serlo o porque aún no les llegó el deseo? En Vida privada, protagonizada por Paul Giamatti y por Kathryn Hahn, dirigida y guionada por Tamara Jenkins (La Familia Savages, Colgados en Beverly Hills), que puede verse en Netflix, se cuenta también qué les pasa a las parejas que por fin se deciden, cuando un hijo no llega naturalmente y se les viene el calvario de los tratamientos de fertilidad. Y, sobre todo, la angustia por la incertidumbre de si podrán o no ser padres. Es una película, también, sobre las nuevas formas y significados del término familia.

La filmografía moderna pedía a gritos que una historia así fuera contada con tanta sutileza y con todos los grises del asunto. Que se hablara de un tema que, como el título indica, atañe a nuestra vida íntima y, la mayoría de las veces, se sigue transitando entre bambalinas. Aun cuando en la Argentina la legislación (26.862) le dio cobertura y estatus de derecho: el derecho de toda persona, más allá de su estado civil o de su orientación sexual, a intentar tener hijos con ayuda de la ciencia, si no puede lograrlo naturalmente.

La irrupción de Sadie, una sobrina política, en la vida de Rachel y Richard hace que Vida privada tome un giro inesperado y ayuda a complejizar el asunto. Los personajes toman decisiones polémicas, los límites se van corriendo y los espectadores nos damos de bruces con preguntas que merecen un profundo autoanálisis: ¿Estoy o estaría dispuesta/o a tener un hijo con donación de óvulos? ¿Cuánto siento que determina la carga genética? ¿Es mejor que la o el donante sea conocida/o o desconocida/o? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar por tener un hijo? ¿La búsqueda es un aspecto de nuestra vida o nos la ha tomado por completo?

Las mismas preguntas que la obra Inconcebible (lo que no ha de ser), dirigida por Guillermo Herrera Paz y Guillermo López De Bock, desplegaba hasta hace poco en un teatro de la calle Corrientes. Una historia similar, contada con dramatismo, humor y profundidad.

Dicen los psicólogos que el dolor en la búsqueda de un hijo que no llega es equiparable a la de la pérdida de un ser querido. Vida privada no responde con moralina, los personajes argumentan desde la razón y el corazón, y se abre un manto de piedad y admiración ante la perseverancia de la búsqueda, la misma de la que miles de parejas en el país vienen haciendo, con un gran costo emocional, una forma de vida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?