Nicole Maines, de activista trans a superheroína en TV

Maines se suma a la serie protagonizada por Melissa Benoist
Maines se suma a la serie protagonizada por Melissa Benoist
Cuando era adolescente, su presentación ante la Corte Suprema logró ampliar los derechos de la comunidad transgénero en su país; ahora, se suma a Supergirl como la poderosa Dreamer
Tomás Balmaceda
(0)
27 de octubre de 2018  

Aunque recién ahora se calzará un antifaz y una capa, ya hace muchos años que Nicole Maines sabe lo que es ser una superheroína: perseguida desde niña por ser trans, esta actriz se ha convertido en un ícono de lucha por la igualdad de derechos en los Estados Unidos y ahora es el primer personaje de sexualidad disidente en el universo de Supergirl.

La historia personal de Maines es un verdadero canto a la superación. Desde que tiene memoria se percibió como una niña y a los tres años se bautizó a sí misma Nicole, luego de ver un personaje de la serie de Nickelodeon Zoey 101. Sus padres adoptivos entendieron su situación y le permitieron expresar su verdadera identidad. Sin embargo, cuando ingresó al colegio y empezó a usar el baño de mujeres, el abuelo de una de sus compañeras presentó una queja a las autoridades y logró imponerse. Durante el resto de ese año, la niña debió usar el baño de los empleados del lugar y soportar la burla de sus compañeros. Sus padres llevaron el caso a la Justicia, pero también allí encontraron obstáculos y no fueron escuchados. En un clima de creciente hostilidad, la familia Maines -que se completa con el hermano gemelo de Nicole, Jonas- tuvo que mudarse.

Recién en 2013 la Corte Suprema de los Estados Unidos definió la situación a favor de la entonces menor, en un fallo que sentó jurisprudencia en el país y amplió los derechos para los niños trans .

"Vista en retrospectiva, mi historia y la de mi familia es tan extraña y tan peculiar que cuando la narro a veces me parece la de otra persona. Pero eso no me hace olvidar todos los momentos vividos y la locura por la que tuve que atravesar... ¡Solo era una nena que quería usar el baño!", recordó en diálogo telefónico con LA NACION. Pero incluso antes de eso, en 2011, Maines quedó en el ojo de la tormenta al publicar una carta en el periódico Boston Globe en la que solicitó someterse a una operación de reasignación de sexo con solo 14 años. "Desde siempre he sabido que soy una chica. Realmente deseo someterme a una cirugía para tener la apariencia física femenina que se corresponda con la imagen que tengo de mí misma", escribió en una nota que fue ilustrada con imágenes en las que se la mostraba con sus padres adoptivos y con su hermano. La repercusión no se hizo esperar y no fue la que ella hubiese deseado: grupos conservadores alzaron su voz denunciando a sus padres y exigiendo que la Justicia tomara cartas en el asunto, mientras que su vida se convirtió en el eje de un debate público en el que no faltaron la desinformación y los prejuicios.

Ahora, con 20 años, Maines es una de las principales activistas trans de los Estados Unidos. Acostumbrada a romper las reglas y a ser pionera, la actriz es el centro de atención porque interpretará a la primera superheroína transexual de la televisión. En Supergirl, Maines será Nia Nal, uno de los nuevos personajes de la cuarta temporada de esta exitosa serie, que se emite por Warner los jueves, a la medianoche (las temporadas previas están disponibles en Netflix).

Nia trabajará como periodista junto a Kara Danvers (Melissa Benoist), el alter ego de la prima de Superman, y tendrá su alias superpoderoso, Dreamer. Los detalles de sus habilidades son aún un secreto guardado bajo siete llaves, pero si se inspira en los cómics, tendrá que ver con lo psíquico. "Me gusta que mi personaje no tiene problemas por ser trans, sino que los tiene por ser una persona más envuelta en las circunstancias que suelen pasar en este tipo de historias", aseguró la intérprete.

Existe mucha expectativa por cómo será presentado Dreamer. Algunos meses atrás, cuando se hizo el anuncio oficial en la Comic-Con de San Diego, el público enloqueció: "Fue uno de los mejores días de mi vida, sentí que existía la necesidad de un superhéroe trans, fue increíble, había muchísimo cariño, mucho apoyo. Es increíble que haya tomado tanto tiempo, pero saber que finalmente ese momento llegó fue liberador para muchos".

"Saber que esta historia puede llegar a sitios como América Latina me emociona mucho porque es posible que allí haya muchas niñas como yo buscando identificarse con lo que sucede en pantalla. Las personas trans tenemos sueños, expectativas y miedos como cualquier otra persona y me siento orgullosa de saber que puedo hacer la diferencia", completó Maines.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?