Suscriptor digital

"Nunca sentimos tan de cerca la palabra abandono", dijo la madre de un tripulante del ARA San Juan

Familiares de los tripulantes, desconcertados en la Base Naval de Mar del Plata
Familiares de los tripulantes, desconcertados en la Base Naval de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Darío Palavecino
(0)
26 de octubre de 2018  • 19:43

MAR DEL PLATA. A media mañana todo fue desconsuelo absoluto entre los familiares de tripulantes del submarino ARA San Juan, cuando sus pares que están a bordo del Seabed Constructor les comunicaban que se suspendía la búsqueda del buque desaparecido desde el 15 de noviembre pasado. A primera hora de la tarde, apenas el Gobierno confirmó que el operativo continuaría, la sensación mutó a desconfianza, con aires de desazón, sentimientos que los han acompañado casi a tiempo completo durante estos más de once meses de reclamo y vigilia.

"Nunca sentimos tan de cerca la palabra abandono", advirtió Zulma Sandoval, madre del suboficial Celso Vallejos, que estuvo al borde de una descompensación cuando supo que la empresa Ocean Infinity decidía interrumpir su despliegue con la promesa de retomarlo en febrero, con un nuevo plan de acción.

A los que estaban en la Base Naval los asistieron con enfermeros, psicólogos y hasta una ambulancia porque la reacción de algunos fue crítica. "La sensación es que ya no quieren buscar, y no vemos quién nos puede dar respuestas", cuestionó María Victoria Morales, una de la que sufrió una crisis de nervios cuando le dijeron que ya no buscarían al submarino y sus 44 ocupantes, entre ellos su hijo, el suboficial Luis García.

Las quejas apuntan ahora contra la empresa contratada. Primero por este amague de no cumplir con el plazo mínimo de 60 días de rastrillaje. Y porque entienden que los medios desplegados no fueron todos los que se habían anunciado. "Los AUV que usan en profundidades tienen limitaciones", criticó Yolanda Mendiola, madre del tripulante Leandro Cisneros. Y pide que el Estado ya piense en cómo continuará la búsqueda en dos semanas, cuando se cumpla el plazo mínimo de 60 días comprometidos por contrato.

Marcela Moyano, esposa del tripulante Hernán Rodríguez, reconoció el shock que le significó saber que se suspendía el operativo. Dijo a LA NACION que el sentimiento es de tristeza absoluta. "Ayer se cumplió un año del día que zarparon desde aquí y ahora esta novedad, no sé qué vamos a hacer de aquí en más", dijo sobre una espera que a todos los familiares "cada vez cuesta más".

Esta tarde se reunieron de nuevo en la Base Naval Mar del Plata para analizar lo sucedido más temprano y revisar acciones inmediatas. Andrea Merelles, esposa del suboficial Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, dijo que buscan acordar un pedido ante el Gobierno para que continúe la búsqueda y empezar a dar forma al acto de conmemoración del primer año de último contacto del buque, que se cumplirá el próximo 15 de noviembre.

La postura de los familiares es diversa. Están quienes ya no los esperan con vida y los que, ante la falta de evidencia que los obligue a creer lo contrario, se resisten a cualquier gesto de duelo. Por eso rechazan que los homenajes incluyan minutos de silencio, cintas negras u otra referencia que implique un final trágico para la tripulación.

Además hay una inquietud adicional de los que son de otras provincias y se instalaron aquí hace más de once meses para seguir paso a paso novedades de la búsqueda. Temen que luego del aniversario la Armada Argentina les quite hotel, alojamiento y transporte. Y hasta siente que se les enrostra el gasto que se está realizando. "Si hubieran invertido como debían en mantener en condiciones el submarino nosotros no tendríamos que estar aquí, tan lejos de casa y sin saber qué pasó con nuestros hijos y esposos", recalcan para ratificar que aquí se quedarán. "Hasta que encuentren al buque y a los 44", aclaran.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?