Suscriptor digital

El lenguaje de las piedras reemplaza al diálogo

Héctor M. Guyot
Héctor M. Guyot LA NACION
(0)
27 de octubre de 2018  

La violencia de afuera se produce por la violencia de adentro. Es su reflejo. La antidemocracia está dentro de la democracia. Los anticuerpos del sistema lograron expulsarla del poder, pero sigue dentro.

No es que la violencia de la calle se trasladó al interior del Congreso, sino al revés. Otro hubiera sido el trámite de la sesión del miércoles si desde adentro todos hubieran condenado de inmediato la violencia que algunos grupos habían desatado en la calle. No lo hicieron porque muchos de los de adentro, de una u otra forma, habían llamado a esa violencia. La necesitan, como la necesitaron antes. En el poder la ejercieron de muchas maneras -más brutales, más sutiles- para debilitar las defensas de la democracia y cumplir con el designio que un día, acaso en un acceso involuntario de verdad, la gran capitana verbalizó de modo inapelable en su "vamos por todo". ¿Qué encerraba ese "todo"? Es difícil dar cuerpo a la ambición sin medida. Como sea, así como antes apelaron a la violencia contra las reglas y las instituciones para obtener ese "todo", hoy la ejercen para salvarse de ir presos por lo que hicieron (no consiguieron todo, pero se llevaron bastante), acompañados por la fuerza de choque de la izquierda extrema y por una comparsa ruidosa que apuesta al operativo retorno para no perder los quioscos y los privilegios que todavía mantiene.

Pueden llenarse la boca con la palabra represión, pero es difícil ocultar quién llamó y a quién le conviene el lenguaje de las piedras. "Todos juntos. En el Parlamento y en la calle para frenar el ajuste", convocó un diputado que de 1983 a la fecha desaprendió todo lo aprendido o que nunca supo nada, el mismo que increpó a legisladores del oficialismo y junto con otros compañeros reclamaba la suspensión del debate. Al fin, todo resultó una mala copia de aquella sesión de diciembre que, violencia mediante, frustró la reforma laboral y dejó también una plaza destrozada. Esta vez la metodología -de manual, como le gusta decir a la expresidenta- no resultó. Pero quedó claro que una democracia no puede funcionar bien cuando desde adentro es sometida a estas dinámicas perversas que dañan su esencia.

La violencia es el fracaso de la palabra. Y la palabra es el instrumento de la democracia. Por eso lo que ha hecho y hace el kirchnerismo ataca de lleno al sistema. No hablo de las ideas que malversa o proclama, algunas rescatables y otras discutibles, incluso las más disparatadas, sino de la metodología que lo identifica y lo constituye, en la que todo vale si resulta idóneo para alcanzar el fin perseguido. Fue la expresidenta, durante su mandato, la que degradó el uso de la palabra, divorciándola de la realidad según sus intenciones y utilizándola como un arma de amedrentamiento y ataque ante la que se cuadraban propios y ajenos. Su voz se convirtió en la única, pues ella no toleraba otra, y a fuerza de épica vacua tejió ese velo que durante tanto tiempo mantuvo oculto a tantos lo que en verdad ocurría, mientras un remisero se encargaba de ponerlo por escrito.

Hoy la palabra está dañada. Por eso el diálogo es tan escaso, aunque todos -hasta el obispo de las gafas oscuras- llamen al diálogo. Falta vocación verdadera. Son muchos los que, dentro de la democracia, encarnan métodos antidemocráticos. Si no se avienen a las reglas, si no se adaptan a la palabra y siguen aferrados al lenguaje de las piedras, la democracia debería depurarse de estos agentes que la dañan. ¿Cómo? Mediante sus cauces naturales, como el voto o la acción de la Justicia cuando corresponda. Pero nuestra democracia es débil y le cuesta. No percibe el peligro que corre. A la salud del sistema, que es también la salud del país, sus actores anteponen el afán de hacerse con el poder o de permanecer en él.

Si conviene, vamos nomás con los que juegan a socavar el sistema y a desestabilizar al Gobierno. Todo lo que importa es permanecer. O volver. Lo saben los intendentes peronistas del conurbano, decididos a aferrarse del vestido de la expresidenta si eso ayuda a su reelección. Lo saben algunos de aquellos peronistas que la han jugado de racionales, que ya arriman el bochín a la señora para beneficiarse de sus votos mientras adaptan el discurso. Y lo sabe también el Gobierno, o parte de él, que en las elecciones del año próximo aparentemente aspira a medirse con la dama multiprocesada para sacar rédito de la polarización. En medio del desconcierto peronista, los apuros del Gobierno y el castigo de la recesión, todo esto hace las delicias de los omnipresentes programas políticos y despierta las más variadas y coloridas interpretaciones. Muy divertido todo. Pero no nos quejemos. Porque, así, difícil es cambiar el lenguaje de las piedras por la palabra y el diálogo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?