Sebastian Coe, el hombre que gobierna el atletismo mundial: "Siempre estoy buscando al próximo Usain Bolt"

Sebastian Coe, presidente de la IAAF
Sebastian Coe, presidente de la IAAF Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Germán Leza
(0)
26 de octubre de 2018  • 23:59

Sebastian Coe es una leyenda del atletismo y también supo alimentarse de la arena política para transformarse en un hábil dirigente. Medallista de oro en los 1500 metros en los Juegos de Moscú 1980 y Los Ángeles 1984, después de retirarse fue elegido miembro del Parlamento británico por el partido conservador. Luego, se encargó de llevar adelante la candidatura de Londres 2012 (fue presidente del comité organziador) y en 2015 le ganó la elección al excampeón olímpico Serguei Bubka para convertirse en presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). Coe sucedió al senegalés Lamine Diack, que gobernó la IAAF por 16 años. En una charla con LA NACION, el exatleta inglés que fue el rey de los 800 y 1500 metros en los inicios de la década del 80, habló de doping, de cómo suplir la ausencia de Usain Bolt y atraer público atletismo, del boom del running y de la polémica que se generó con su figura como exembajador de Nike, entre otros temas.

La pista auxiliar de atletismo del Parque Olímpico fue el escenario que eligió Coe para llevar a cabo la entrevista. Sentado, con su rostro mirando al sol y capitalizando el excelente clima primaveral que predominó durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, el presidente de la IAAF está de excelente de humor y accede a todas las fotografías que le solicitan. Es que, entre quienes aman el atletismo, es más una estrella que un dirigente. Él lo sabe y así fue cómo supo ganarse votos en sus elecciones como funcionario. Relajado y con el viento que despeina su frondosa cabellera, el dirigente abordó todos los temas.

-Cuando asumió la presidencia de la IAAF dijo que lucharía fuertemente contra el doping. ¿En qué medidas pensó?

-Lo más importante fue la creación de la Unidad Integral Atlética. Establecimos sanciones independientes (al margen de la Agencia Mundial Antidopaje). Tuvimos que tomar una dura decisión con la Federación Rusa. Creamos un grupo de trabajo para eso y redoblamos los esfuerzos en los programas de educación porque no alcanza con la sanción y la detección.

-¿Está buscando al próximo Usain Bolt?

-(Se ríe) Siempre estoy buscando al próximo Usain Bolt. Pasé la mayor parte del año viendo atletismo en todos los continentes, incluyendo los campeonatos mundiales y especialmente el campeonato junior en Tempere, Finlandia. Y las señales son muy buenas. Hay atletas que ganaron medallas en Tempere que también ganaron en mayores. Duplantis (Armand, 18 años, salto en garrocha) es un buen ejemplo. Ganó el campeonato en Tempere y después el campeonato europeo (de mayores) en Berlín. Se vienen atletas realmente muy talentosos.

-Otro de los puntos que destacó al asumir como presidente es aprovechar el boom del running para hacer crecer el atletismo...

-Tenemos una ventaja que ningún otro deporte tiene. Más gente hace lo que hacemos nosotros que en ningún otro deporte. Sí, necesitamos desarrollar la siguiente generación de talentos pero también necesitamos conectar lo bueno de nuestro deporte para cambiar la salud en las naciones.

Desde que asumió como presidente de la IAAF Coe afirmó que sería estricto en relación a los atletas que quieran competir para otros países. La preocupación se centra especialmente en los deportistas africanos que deciden correr para países que les ofrecen mejores condiciones económicas. "Nuestro deporte está relacionado con las competencias internacionales basadas en las naciones. La gente tiene que entender que un atleta, sin una buena razón, no puede competir un año para un país y otro para otro. Y las federaciones no quieren ver que los talentosos atletas en los que ellos invirtieron quizá por cinco o seis años, se vayan sin una buena razón", argumenta Coe. Y aclara que siempre se permitirán excepciones como "el casamiento, la educación, lo cultural o la política".

El exatleta inglés expresó también que lucharía fuertemente contra la corrupción. En abril de 2015, cuando él era uno de los cuatro vicepresidentes de la IAAF - aunque él especifica que no era "vicepresidente senior"- y aún embajador de la marca deportiva Nike, la Federación Internacional decidió que el Mundial junior de 2021 se llevara a cabo en Eugene, Oregon, estado íntimamente relacionado con Nike. Se definió por el voto de 23 miembros de la IAAF, en una elección en la que participó Coe y en la que no hubo una compulsa entre candidatas. Por entonces, el presidente de la federación sueca, Björn Eriksson, criticó la decisión. Gotemburgo era otra ciudad que quería organizar ese campeonato. "Esto apesta y debe ser investigado", expresó Eriksson. Es una polémica que no le agrada a Coe, que asegura que su voto fue "solo uno de 23", que efectivamente no había más de una candidata y que la decisión se tomó antes de que él fuera presidente. Afirma, además, que "no hubo ningún tema" con Eugene. El dirigente inglés decidió no ser más embajador de Nike cuando asumió como presidente de la IAAF, en agosto en de 2015, precisamente, luego de la polémica. Fue uno de los pocos instantes en donde Coe perdió su sonrisa en la conversación con LA NACION.

Después, rápidamente volvió a su cordialidad habitual, se despidió gentilmente y continuó accediendo a las fotos con sus fans, en su rol de estrella y exatleta.

Unos juegos "fantásticos"

Aún se desarrollaban los Juegos de la Juventud cuando el dirigente elogió: "Primero, esta es una hermosa ciudad. No es la primera vez que vengo. Estos Juegos se ven fantásticos. No estuve en la ceremonia inaugural pero las imágenes que se vieron en el mundo fueron poderosas. Gerardo Werthein hizo una gran tarea con el Comité Organizador y creo que hizo lo más importante para un evento de esta importancia y es que la ciudad se comprometió. En cada lugar que voy veo fuerte la marca de Buenos Aires 2018, voluntarios.signos de que acá hay unos Juegos Olímpicos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.