Cuáles son las mejores prácticas para las madres en las empresas

Emilia Montero
Emilia Montero PARA LA NACION
(0)
28 de octubre de 2018  

El Día de la Madre, que se celebró el domingo pasado, es una fecha instalada. Una tendencia ya establecida en las organizaciones es festejar este día con distintos tipos de agasajos. Regalos, masajes, spa, comidas y la lista continúa.

Pero la pregunta es: ¿qué quieren las madres que trabajan? Basados en nuestro estudio de equilibrio, ellas quieren descansar más (espacios de relajación, siestarios), necesitan regreso gradual posmaternidad, quieren horario de trabajo flexible, quieren home office, reintegro por guardería.

Para todo esto, las mejores empresas para trabajar según el ranking de Great Place To Work (GPTW) tomaron nota, y la mayoría de ellas brindan estos beneficios:

  • Trabajo remoto o home office 62%
  • Horarios flexibles, (márgenes flexibles de entrada y salida)94%
  • Licencia por maternidad con goce de sueldo más allá de lo estipulado por ley 70%
  • Extensión de beneficios maternidad/paternidad en casos de adopción: 52%
  • Servicio o reintegro por guardería infantil: 42%
  • Becas para los hijos de los empleados: 18%

Existen otro tipo de beneficios que las empresas ofrecen tales como lactarios, charlas para las futuras madres, coaching para las futuras familias, permisos especiales (tanto para madres como para padres) para ir al médico y para atender cuestiones atinentes a los hijos en general (pediatra, reunión en el colegio y cumpleaños), licencias por maternidad extendida paga.

Ahora bien, hasta aquí, intentamos responder a la pregunta ¿qué quieren las madres que trabajan? Lo que debería ocurrir ahora es que se generalicen las prácticas que conocemos. Entonces saldamos las necesidades. Sin duda, esto es importante. Pero no suficiente.

A partir de aquí, lo que sigue es preguntarse, ¿qué madres? ¿Todas quieren lo mismo? ¿Todas necesitan lo mismo? ¿Hasta dónde llegan las responsabilidades organizacionales? ¿Quién levantará primero la mano, el Estado, las empresas?

¿Qué ocurre con las madres que desean continuar en su pipeline de crecimiento? ¿Cómo identificar ese pozo en el que caen y de donde pareciera imposible salir para seguir creciendo? ¿Y las que tienen un hijo con alguna discapacidad y necesitan mucho más tiempo para atender cuestiones relacionadas con él/ella? ¿Y las que sufren violencia de género y tienen que seguir yendo a la oficina? ¿Las que desean ser madres y no lo logran? ¿Las que desean asegurarse de que podrán ser madres en el futuro, pero por ahora prefieren continuar atendiendo su carrera laboral? ¿De quién es la responsabilidad de todo esto, del Estado, de las empresas, de cada persona?

Prácticas disruptivas

Cuando hablamos de una experiencia en el lugar de trabajo única para "todos", hablamos de "para cada uno". Las tendencias instaladas hablan de la necesidad de equilibrar el tiempo que usamos para trabajar y para nuestra vida privada, para todas las personas.

Sin embargo, en nuestro país, hay ciertas prácticas que sorprenden por disruptivas y que a su vez atienden una necesidad específica, para un colectivo de mujeres limitado. Por poner algunos ejemplos:

  • Natura ha incorporado un Plan de Acción para abordar la problemática de la violencia de género entre sus colaboradores.
  • Mercado Libre ha incorporado el beneficio de preservación de óvulos para sus colaboradoras.
  • Bristol Myers Squibb ha conformado un comité compuesto por personas diversas para analizar el apoyo a las familias, incluyendo en sus licencias de maternidad/paternidad a matrimonios igualitarios y casos de gestación subrogada.

Si estas innovaciones, en materia de prácticas para mujeres, se convertirán en tendencia, es lo que queda por analizar.

Lo cierto es, que, hoy muchas mujeres pueden celebrar los enormes avances que los mejores lugares para trabajar en Argentina introducen, para mejorar su calidad de vida.

Directora de I + D de Great Place To Work

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.