Sorprendió la reacción apática del mercado

Bonos con leve baja y acciones con resultado neutro, tras confirmarse el nuevo entendimiento
Bonos con leve baja y acciones con resultado neutro, tras confirmarse el nuevo entendimiento Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci
Javier Blanco
(0)
27 de octubre de 2018  

El mercado pareció confirmar ayer aquella máxima que indica que las apuestas de inversión se hacen con el rumor y no con la confirmación de la noticia.

La sensación surge del cierre neutro que mostró la Bolsa de Buenos Aires, las clausuras mixtas que mostraron las acciones argentinas en Wall Street y, muy especialmente, las bajas (aunque leves, de 25 centavos de dólar en promedio) con que terminaron el día los bonos, aun los beneficiados (por su plazo de vencimiento) con el blindaje de pago que supone la confirmación de acceso a nuevos desembolsos del FMI.

Los analistas y operadores vincularon esta "apatía" de los inversores hacia el riesgo argentino con el momento que atraviesan los mercados financieros en el mundo y la renovada aversión al riesgo. Pero también sostienen que deja a la vista las dudas "políticas" que genera por su dureza el plan del Gobierno, de cara a un año electoral.

Aun así, coinciden en que el nuevo acuerdo ayudará a disipar la negatividad hacia la Argentina, afianzará la distensión que ya se observa en la plaza cambiaria y contribuirá, incluso, a reducir en algo la tasa de riesgo país, de aquí en más.

"Las noticias positivas e importantes se descuentan en los precios antes de que se den a conocer, pero, a la vez, cuando se dan a conocer atraen nuevos inversores", explicó a LA NACION Gustavo Neffa, director de Research For Traders.

Para Neffa, "puede que exista alguna recuperación de paridad adicional en las próximas semanas en los bonos argentinos" y que ello traiga consigo "una baja del riesgo país", aunque la imagina "limitada" debido al contexto de elevada volatilidad externa.

Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci

"El acuerdo no impactó en precios porque solo se confirmó lo que el mercado descontaba: un apoyo fuerte del FMI, que adelantó los fondos para ser utilizados cuando el país los necesite, si es que los mercados internacionales siguen cerrados para la Argentina en 2019. Y dado que, a partir de esto, la probabilidad de default es casi nula, debería ayudar a bajar algo el riesgo país", dijo Marcelo Elbaum, gerente de negocios de Allaria Ledesma.

Elbaum cree que el mercado no tardará en descubrir que las condiciones de las que partió este segundo plan "son mucho mejores que las del primer acuerdo", aunque eso deberá ir comprobándose progresivamente en los números para que vuelva el apetito por los activos argentinos.

El apetito de los inversores

Augusto Darget, titular del Silver Cloud Avisors, fue contundente al señalar que el remozado acuerdo "despeja las dudas que habían surgido en el mercado sobre el financiamiento argentino", pero eso no significa que "los bonos de la deuda mejoren mucho".

"Hoy el apetito inversor es más por los productos cortos con tasa en pesos que por los bonos en dólares, ya que allí dependemos más de los flujos y las condiciones externas", explicó. Es por eso, dijo, que no confía tanto en una baja de la tasa del riesgo país mientras dure y se afiance este contexto de mercados.

Para su colega Pablo Waldman, jefe de estrategia del Grupo INTL FCStone en la Argentina, también el nuevo entendimiento con el FMI "es condición necesaria pero no suficiente para una caída del riesgo país".

"No hay duda de que despeja el programa financiero de corto plazo, algo que ya se ve reflejado en la compresión de rendimiento que mostró el Bonar 2019 y en la menor tasa que ofreció y le aceptaron al Gobierno por las LETE -explicó Waldman-. Pero la parte media y larga de la curva de deuda soberana sigue mostrando rindes de dos dígitos por la incertidumbre sobre los costos políticos de este plan de cara a las elecciones", sostuvo.

El analista dio como prueba de esa afirmación los más de tres puntos de diferencia que hay entre las tasas de rendimiento de un bono 2019 y otro a vencer en 2020. "Ese marcado desarbitraje muestra que el mercado no tiene un panorama claro de que la próxima administración mantendrá el curso actual, por lo que difícilmente veamos una reducción significativa del riesgo país mientras estas incógnitas no se despejen", señaló.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?