Acuerdo con el FMI: hasta marzo llegarán unos US$24.100 millones

Macri ayer al recibir a la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan
Macri ayer al recibir a la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan Crédito: Presidencia
La aprobación de ayer habilita un primer giro de US$5700 millones; el crédito total subió a US$56.300 millones; Macri habrá recibido 90% de los fondos en los últimos dos años de su mandato
Francisco Jueguen
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de octubre de 2018  

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer la nueva versión del acuerdo stand-by vigente con la Argentina y elevó la asistencia financiera total para el país a US$56.300 millones hasta 2021.

Se trata de una nueva señal de respaldo internacional al gobierno de Mauricio Macri , que implementó a cambio un plan de ajuste para despejar las dudas sobre la solvencia del país y recuperar la confianza de los mercados, pilares de la estrategia oficial para sacar la economía de la crisis desatada tras la corrida cambiaria, que comenzó a fines de abril.

El nuevo acuerdo implica un giro de US$5700 millones de forma casi inmediata, ya que quedaron disponibles tras el voto del directorio ejecutivo del Fondo. El 15 de diciembre próximo llegará el siguiente desembolso -aprobación mediante del FMI- por encima de los US$7600 millones. Si se suma el giro previsto para marzo, unos US$10.800 millones, el Gobierno dispondrá de unos US$24.100 millones en los próximos cinco meses y medio.

El nuevo acuerdo del Fondo con la Argentina, el mayor en la historia del organismo que dirige Christine Lagarde , le permitirá al Gobierno cubrir sus necesidades de financiamiento, siempre y cuando cumpla con la meta principal del nuevo programa: el déficit cero, columna vertebral del proyecto de ley de presupuesto, que ya obtuvo media sanción en Diputados.

Para 2019, el convenio prevé desembolsos por más de US$22.500 millones.

En el Gobierno creen que este año no deberán vender los dólares que lleguen del acuerdo con el FMI, ya que -estiman- cuentan con la suficiente cantidad de pesos para hacer frente a los gastos corrientes previstos. Las divisas que prestará el organismo se usarán, en tanto, para pagar la deuda. Pero el año que viene el Tesoro sí deberá utilizar cerca de US$15.000 millones.

El directorio ejecutivo del Fondo aprobó la primera revisión del programa original firmado por el Gobierno con el organismo, a fines de junio último, por US$50.000 millones, que resultó insuficiente para frenar la crisis, despejar las persistentes dudas de los inversores sobre la capacidad de pago de la deuda o blindar al país del castigo de los mercados.

"A pesar del entorno desafiante, el Gobierno ha fortalecido de manera proactiva sus planes de política. Quedan importantes retos. Sin embargo, la implementación total de las políticas que respaldan el acuerdo stand-by, junto con el fuerte apoyo de la comunidad internacional, debería permitirle al país recuperar la estabilidad macroeconómica y aprovechar su pleno potencial económico para beneficio de todos los argentinos", dijo Lagarde en un comunicado.

Bajo el nuevo acuerdo, Macri habrá recibido poco más del 90% de los fondos disponibles en los últimos 2 años de su mandato: de los US$56.300 millones totales (el monto varió respecto del anunciado inicialmente por cambios en la cotización del DEG, la moneda que utiliza el fondo), el acuerdo prevé giros este año y hasta fines de 2019 por US$50.000 millones. Sin embargo, en el Gobierno aclararon que, si bien estarán a disposición, no está claro si solo dejarán el remanente estimado para 2020 o si -en caso de no usarlos- la disponibilidad engrosará ese año.

La idea de un nuevo programa despuntó en agosto pasado. Para conseguir el respaldo adicional del Fondo, el Gobierno llevó a Washington una nueva meta: el equilibrio fiscal primario, conocido como déficit cero, que lo llevó a orquestar un ajuste de $475.000 millones en el presupuesto. Para alcanzar esa meta, el Gobierno congeló la obra pública, subió impuestos -incluidas las retenciones a las exportaciones, que había prometido bajar-, postergó parte de la reforma tributaria y recortó gastos.

Además del programa fiscal, Macri dio vuelta su programa monetario, diseñado por el actual presidente del Banco Central, Guido Sandleris, el tercer jefe de la autoridad monetaria desde que asumió Macri, y el tercero, también, desde que el Gobierno buscó por primera vez la asistencia del Fondo. Sandleris desechó el esquema de metas de inflación implementado por Federico Sturzenegger y creó un régimen de "bandas de flotación" para el valor del tipo de cambio, de 34 a 44 pesos, para intentar llevar previsibilidad a las intervenciones del Central.

Lo que sí quedó claro en el renovado acuerdo es la persistencia del Fondo en que haya un mercado cambiario transparente. En ese sentido, el memorando, por caso, agrega una exigencia de no vender divisas a través de los bancos públicos. Además, el BCRA se comprometió a no incrementar hasta diciembre su participación en el mercado de futuros, y luego reducirlo gradualmente en 2019.

Por otro lado, el objetivo es llegar a fines de diciembre de 2018 con US$7100 millones más que el nivel de reservas del 28 de septiembre (US$49.003 millones). Otro cambio del nuevo acuerdo es que los recursos del Fondo ya no tendrán carácter "precautorio", con lo cual el Gobierno podrá hacerse de todos los dólares disponibles. Durante su última visita a EE.UU., Dujovne ya dijo que tiene la intención de tener disponibilidad de todo el financiamiento del Fondo.

Peores proyecciones

El nuevo escenario empeoró las proyecciones económicas para la Argentina. En el documento, los pronósticos de las autoridades locales estiman una caída del PBI de entre 2% y 3% en 2018, y una baja de entre 0,5% y 2% en 2019. Para el Gobierno, la recuperación de la actividad comenzará a partir del segundo trimestre de 2019. En el Ejecutivo rescataron además que el memorando de entendimiento renovado mantenga la cláusula destinada al gasto social. En caso de que la pobreza o el desempleo se disparen, se podrán destinar casi unos $35.000 millones extra a la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Ayer el Fondo remarcó el "fuerte respaldo" al gobierno de Macri, y elogió la respuesta: "Redobló los esfuerzos de reformas". Pero el staff que trabajó con el equipo de Dujovne en el diseño del nuevo plan también dejó críticas a la gestión oficial de la crisis, y le achacó una parte de la responsabilidad por el deterioro de la economía.

El FMI también empeoró sus pronósticos para la Argentina, y dejó saber su preocupación por la posibilidad de un estallido social a fin de año ante una recesión peor a la prevista y una inflación cercana al 50% anual que, según el oficialismo, recién empezó a ceder en las últimas semanas. El Fondo prevé que la economía rebotará y en el segundo trimestre del año próximo y trazará una "V".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?