Suscriptor digital

Arrestaron a un narco por el ataque contra una parroquia

El detenido tenía el control del búnker denunciado por un sacerdote
Germán de los Santos
(0)
27 de octubre de 2018  

ROSARIO.- Los efectivos de la Policía Federal tuvieron que disfrazarse de empleados de una empresa de recolectores de residuos para ver los movimientos de los narcos en el barrio Larrea, en el noroeste de esta ciudad. Los tenían apuntados como los responsables del ataque a balazos que se produjo en la madrugada del domingo 23 de septiembre pasado contra la parroquia Reina María, luego de que el cura Juan Pablo Núñez alertara sobre el daño que provocaba un búnker de venta de drogas.

El camuflaje de los policías tenía que ver con que esa zona que era investigada, una villa de emergencia, estaba copada por soldaditos que respondían a esa banda, liderada por un joven de 25 años, conocido como Joel.

En un operativo en el que se secuestraron armas y estupefacientes, los efectivos de la Policía Federal detuvieron ayer a 16 sospechosos de manejar puntos de venta de cocaína y marihuana, entre los que se encontraba Joel, apuntado como el ideólogo del ataque contra el frente de la parroquia y el colegio Pablo IV.

Ese joven sería quien manejaba el búnker ubicado en José Ingenieros al 7100, que fue desmantelado tras el ataque a la parroquia, cuando comenzaron a desarrollarse patrullajes de la Gendarmería y de la Policía de Santa Fe.

En la investigación, que estuvo a cargo del fiscal Matías Edery, se detectó que la banda acopiaba estupefacientes y armas en siete edificios. En un operativo de la Policía Federal y la Prefectura Naval se secuestraron dos armas y dosis de cocaína preparada para la venta.

El búnker que el cura Núñez denunció varias veces había sido allanado el 29 de junio pasado por la Policía Federal, pero al poco tiempo volvió a estar activo. Ese quiosco de drogas generó una espiral de violencia en el barrio, con permanentes ataques a balazos y robos. Ante esta situación, el cura reafirmó su denuncia y la respuesta de esta banda fue atacar la parroquia a balazos.

"A raíz de lo sucedido, el ministerio tomó intervención y comenzó a investigar para poner a los responsables ante la Justicia. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para erradicar la violencia y llevarle tranquilidad a la gente", expresó ayer la ministra Patricia Bullrich.

El Juzgado Penal de Primera Instancia Distrito 2 de Rosario, a cargo de Juan Andrés Donnola, y la Fiscalía Regional 2, que intervienen en la causa por abuso de armas y amenazas calificadas, ordenaron los allanamientos para detener a los responsables del ataque a balazos.

A principios de septiembre el sacerdote de 37 años denunció en los medios de comunicación hace más de cuatro años que en el barrio la venta de droga generaba serios problemas de violencia.

"Agarrá la plata y cállate porque si no te vamos a quemar", le advirtieron al cura dos soldaditos de un búnker que está a 150 metros de la parroquia. La amenaza se cumplió. La parroquia fue atacada pocos días después de ese mensaje intimidatorio.

Luego los soldaditos del barrio le hicieron saber con claridad el estado de situación. "Yo desde hace tiempo molesto en el barrio. Hicimos un centro de día para recuperar a los chicos y lo tuvimos que cerrar porque los narcos amenazaban a los chicos para que no se recuperen. Les sacaba clientes", explicó el padre Juan Pablo.

Tras el ataque a la parroquia Reina Madre, centenares de fieles se acercaron a brindarle su apoyo al cura, que decidió resistir y enfrentarse a los narcos. Esto generó algunas divisiones en el propio seno de la Iglesia rosarina. Algunos sacerdotes manifestaron que los curas deben acompañar a las víctimas, pero que su rol no es enfrentarse a los narcos.

"En los barrios tenemos muertos a diario. Crecieron el consumo y la venta de drogas, las armas y el dinero negro", dijo tras el ataque el arzobispo de Rosario Eduardo Martín, quien encabezó, junto a una decena de sacerdotes, una misa en la parroquia Reina María para dar apoyo a Núñez. Claudio Castricone, de la parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en otra zona caliente de Rosario, como es el barrio La Tablada, dijo que los curas barriales viven en zonas "donde hay violencia y droga, pero donde la mayoría de la gente es buena".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?