Suscriptor digital

Confirmaron que la tía de Sheila fue herida durante un intento de defensa

La fiscalía sigue la pista de las lesiones que presentan Leonela Ayala y Fabián González
La fiscalía sigue la pista de las lesiones que presentan Leonela Ayala y Fabián González Fuente: Archivo
Gustavo Carabajal
(0)
27 de octubre de 2018  

El fiscal que investiga el homicidio de Sheila Ayala , de 10 años, ocurrido el 14 de octubre pasado en el barrio Trujui recibió el informe del médico que revisó a la tía de la víctima y en el que describió que la acusada tenía lesiones compatibles con el intento de otra persona por defenderse. Después de leer el análisis realizado por el legista, el representante del Ministerio Público lo convocó para que declarase como testigo. Se espera que el médico pueda especificar con qué elemento se produjeron esas lesiones y, de ser posible, se determine el tiempo de esas heridas.

Luego del peritaje planimétrico realizado anteayer en el predio Campo Tupasy, donde fue asesinada Sheila , se confirmó que el cuerpo de la niña habría sido arrojado sin vida desde el balcón del pasillo del departamento en el que viven Leonela Ayala, la tía de la menor, y su pareja, Fabián González.

El cuerpo de Sheila fue hallado el 18 de octubre pasado, desnudo y dentro de dos bolsas de basura en el hueco de dos medianeras y tapado por un colchón derruido. Los peritos establecieron que desde el borde la reja hasta el piso del hueco entre medianeras en el que fue hallado el cadáver de la niña hay 5,80 metros. También se estableció el ancho de ese hueco: casi 80 centímetros. Estos elementos, sumados a la proximidad de dicho espacio con la unidad identificada con el número "6", en el que viven ambos acusados constituyeron nuevos indicios que los vinculan con su presunta responsabilidad en el homicidio.

Si bien todavía los investigadores no recibieron los resultados de los estudios de ADN realizados en los restos orgánicos levantados del cuerpo de la víctima, que permitirían obtener un perfil genético del asesino, los forenses revelaron la existencia de lesiones en la víctima que complican a la tía de la niña y a su pareja.

En la autopsia, los forenses hallaron una marca de ahorcamiento en el cuello de la niña que indicó la causa de muerte. Además, los médicos expresaron en el informe que la menor sufrió las fracturas de cinco costillas.

Según los forenses, esas lesiones no fueron vitales, sino provocadas post morten. Al especificar la forma en la que se produjeron esas fracturas, los médicos indicaron que las costillas se fracturaron al golpear contra las rodillas durante el impacto contra el piso, luego de una caída.

Ese informe científico echaría por tierra la hipótesis de la defensa de los acusados que intentaba poner dudas sobre la forma en la que se colocó el cadáver en el lugar del hallazgo. Los letrados que defienden a Leonela y a su pareja sostenían que el cuerpo pudo haber sido llevado a ese lugar por el asesino que reptó por el hueco.

Esta posibilidad quedó descartada por el peritaje planimétrico y el informe de la autopsia que reveló que las fracturas eran post morten.

Con respecto a las lesiones en los acusados, el fiscal Gustavo Carracedo había expuesto en el dictamen en el que solicitó las detenciones de ambos imputados que se habían encontrado heridas en los sospechosos. En las últimas horas uno de los médicos confirmó que las lesiones que tenía Leonela habrían sido producidas por otra persona que intentó defenderse de una agresión. Su pareja, Gónzalez, tenía rasguños en un brazo.

El informe médico contradijo a los abogados que defienden a Leonela, quienes afirmaron que la imputada no tenía lesiones. Además indicaron que la madrina de la víctima no estuvo en el departamento el 14 de octubre pasado, cuando Sheila desapareció del predio en el que jugaba con dos niñas. Según los letrados, Leonela se fue del predio a las 12 y regresó después de las 19. Afirmaron que hay testigos que la vieron en la casa de uno de sus hermanos, que no es Juan Carlos, el padre de Sheila y que podían aportar los registros de la tarjeta SUBE que la acusada tiene registrada a su nombre.

Esta semana declaró ante los investigadores un vecino que describió un episodio ocurrido hace ocho meses, cuando escuchó una discusión entre Leonela y González, en la que la mujer lo acusó de haber abusado de su hija mayor, de 9 años, prima de Sheila. No obstante, los defensores negaron esa situación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?