Suscriptor digital

Horror en José Mármol: un crimen concretado en forma organizada

Laura Quiñones Urquiza
Laura Quiñones Urquiza PARA LA NACION
(0)
27 de octubre de 2018  

La motivación y dinámica de los homicidios sexuales ha sido ampliamente estudiada por la criminología forense. El perfil de estos asesinos está asociado a huellas psicológicas que buscan sexualizar la violencia , a veces la tortura es como una ruta que les permite incrementar su excitación sexual. El caso de la niña de 9 años, cuyo cadáver semidesnudo, con la cara marcada por heridas cortantes y con una bolsa en la cabeza, según trascendió, fue abandonado en un lugar de fácil acceso, con la intención de que sea encontrado en forma rápida. Las heridas cortantes vitales suelen tener la finalidad de ocasionar el terror en la víctima porque es eso lo que disfruta el asesino. El significado de las heridas post mortem, que puede ser variado en su intensidad, localización y profundidad, se da por el deseo de marcar a la víctima como si fuese un territorio o descargar la ira.

El abuso sexual entre menores puede obedecer a distintas causas, entre las cuales están los patrones de esa conducta recibidos en forma reiterada durante la infancia que están naturalizados; exploraciones sexuales o conocimientos previos que activan la fantasía a través de imágenes o lecturas y donde el rol de la pornografía infantil que impunemente se difunde en internet, juega un papel preponderante en personalidades afines.

Los crímenes sexuales que se llevan a cabo en forma organizada y que incluyen la escena primaria o donde hubo mayor interacción entre la víctima y el victimario, la secundaria o lugar de abandono del cadáver y la escena móvil o rodado en que se trasladó el cuerpo, sumados al cúmulo de acciones, arrojan datos sobre la inteligencia y capacidades del autor como meticulosidad y planificación.

El sospechoso contaría con antecedentes de abuso sexual. Por lo general, los delincuentes sexuales violentos menores de edad no son de buen pronóstico criminológico. Es la terapéutica adecuada la que puede responder si este hecho se repetirá y ha comprendido la magnitud de sus actos, controla su impulsividad y consigue empatizar con el dolor ajeno.

La autora es especialista en técnica de perfilación criminal

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?