Cristian Ferreira, el cordobés que lloraba todos los días en la pensión del Monumental y hoy lo hizo vibrar con su golazo

El grito de Ferreira: marcó su primer gol en River
El grito de Ferreira: marcó su primer gol en River Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
27 de octubre de 2018  • 17:39

El Club Atlético Las Palmas de Córdoba, hoy en el Torneo Federal B, vio nacer en el inicio del nuevo milenio a un niño inquieto, encarador, con una fina técnica y una potente y precisa pegada de media distancia con la pelota en sus pies. Pero no pudo disfrutarlo mucho: a los nueve años, Cristian Ferreira desembarcó en Núñez para instalarse en la pensión de River, en la búsqueda del sueño de ser futbolista. Y no le fue nada fácil: lloraba todos los días porque extrañaba a su familia y se quería volver. Pero, aferrándose a su deseo, resistió y hoy pudo convertir la fantasía en realidad. Su primer gol en primera fue quizás mucho mejor de todo lo que pudo haber imaginado en las largas noches de soledad cuando era tan solo un chico.

"Desde chiquito soñé con jugar en el Monumental y hacer un gol. Por suerte, hoy se me dio. Tiré un caño y le pegué al arco. Gallardo siempre me dice que le pegue desde afuera, eso me da confianza", declaró todavía en la cancha Ferreira, quien debió ingresar a los 30 minutos de la primera parte por la lesión de De La Cruz. Y vaya si se le dio: su primer remate desde afuera del área en la primera división terminó en el fondo del ángulo izquierdo del arco del Monumental que da a la Avenida Figueroa Alcorta.

Ferreira marcó su primer gol en River.
Ferreira marcó su primer gol en River.

Con un caño previo sobre Fernando Godoy y un zapatazo de derecha de casi 30 metros, hizo llenar de gol las gargantas de los hinchas millonarios en la victoria 1-0 sobre Aldosivi por la décima fecha de la Superliga. Y empieza a moldear su historia después de años y años de sacrificio.

"Yo jugaba en el el club Las Palmas en Córdoba y llegué a River con 9 años. Al principio es una experiencia muy fea que no se la deseo a nadie, lloraba todos los días porque extrañaba y me quería volver", le confesó el juvenil a La Máquina Radio en una entrevista en abril y luego agregó: "Pensaba sólo en fútbol y se me pasaba, el apoyo de mi familia fue muy importante".

Ferreira marcó su primer gol en la primera de River en siete partidos oficiales. Su debut fue el 28 de octubre de 2017 en la derrota 4-0 con Talleres.

Volante ofensivo diestro, con 1,74 metros de altura y 67 kilos, es categoría 99 como Exequiel Palacios, tiene 19 años y lleva casi once ligado a River. Comparado dentro de los pasillos del club con el estilo de Manuel Lanzini, tuvo un largo recorrido en las inferiores hasta saltar de sexta división a Reserva a inicios de 2017, cuando fue convocado a la pretemporada de verano que se hizo en Pinamar. Aquel año también firmó su contrato profesional y tuvo su primera incursión con el equipo de primera en un amistoso que River perdió 3-1 justamente ante Aldosivi en Mar del Plata el 25 de enero de 2017, cuando fue al banco de suplentes con la camiseta número 40 pero no tuvo acción.

Luego, jugó unos minutos ante Talleres en otro amistoso, más informal, que se realizó en marzo y debió esperar hasta octubre para tener su primera oportunidad: hizo su debut el 28 de octubre del año pasado ante Talleres en la caída 4-0 por la séptima fecha de la Superliga. Aquella noche, ingresó a los 20 minutos del segundo tiempo en lugar de Exequiel Palacios en un encuentro en el que Gallardo también hizo debutar a Kevin Sibille, Nahuel Gallardo y Augusto Aguirre.

Pero 2018 parece ser el año del inicio del despegue. Pese a que durante el primer semestre solo jugó un partido (el 22 de abril, en la victoria 3-0 sobre Arsenal en Sarandí por la fecha 24 de la Superliga, ingresó para jugar los últimos 25 minutos en lugar de Mora), en la segunda mitad del año Ferreira empezó a ser más tenido en cuenta y hasta participó de la pretemporada de julio que se realizó en Orlando, Estados Unidos, la primera para él con el plantel profesional.

Así, fue sumado a la lista de la Copa Libertadores en lugar de Iván Rossi y ya vivió una noche copera: fue al banco en el triunfo 3-0 sobre Racing en la vuelta de los octavos de final. Aún sin jugar torneos internacionales, ingresó en los segundos tiempos de los triunfos ante Central Norte (7-0), Villa Dálmine (3-1) y Platense (2-0) por Copa Argentina. Y su último encuentro previo al de esta tarde con el Tiburón había sido la fecha pasada, en la derrota 1-0 con Colón: reemplazó a De La Cruz a los 27 minutos del complemento. Esta vez, el cambio se repitió, pero el juvenil tuvo su tarde soñada. Y pudo disfrutar después de tantas noches de llanto en soledad.

Cristian Ferreira, el cordobés que lloraba todos los días en la pensión
Cristian Ferreira, el cordobés que lloraba todos los días en la pensión

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?