Los problemas del Mellizo cada vez que recurrió al recambio de jugadores en la formación de Boca

Guillermo Barros Schelotto, en su casa de Gimnasia pero derrotado con Boca
Guillermo Barros Schelotto, en su casa de Gimnasia pero derrotado con Boca Fuente: FotoBAIRES
Franco Tossi
(0)
27 de octubre de 2018  • 20:09

Siempre que en el calendario de Boca hubo una seguidilla de partidos, Guillermo Barros Schelotto sintió mayor confianza utilizando equipos formados por una combinación equilibrada de titulares y suplentes. Aunque hay excepciones: la semifinal de Copa Libertadores exige un fuerte descanso. Por eso es que en la derrota ante Gimnasia (1-2), el Mellizo presentó un equipo casi completo de suplentes. Y esa es la cuestión: cada vez que debió acudir al recambio a lo largo de su ciclo, el xeneize generalmente sufrió. Aunque lo que courrió en La Plata tuvo una imagen aún más negativa.

Para jugar en el bosque platense, esta vez la elección ostentó más tranquilidad que en otras circunstancias: Tevez, Cardona, Gago, Goltz, Buffarini y Mas son apellidos que no tienen lugar en el principal once, pero que contienen un peso importante. Pese a esto, sufrieron la actuación y mantuvieron la tendencia: con Barros Schelotto de técnico, el recambio azul y oro apenas registra dos victorias.

Luego de vencer a Racing en la zona de grupos de la Libertadores de hace dos años, Boca presentó suplentes ante Aldosivi, al que vencieron 4-1 con goles de Nicolás Lodeiro (ingresó en el complemento), Alexis Messidoro y un doblete de Andrés Chávez. Y el otro triunfo fue reciente: ante Colón (3-1) en el que Sebastián Villa fue figura y empezó a ganar consideración.

La decepción de Buffarini y Tevez tras la derrota de Boca ante Gimnasia por la décima fecha de la Superliga
La decepción de Buffarini y Tevez tras la derrota de Boca ante Gimnasia por la décima fecha de la Superliga Fuente: FotoBAIRES

Antes de jugar aquella vez ante la Academia también predominó esa idea, pero el resultado fue otro: dura caída (2-0) ante Tigre, recordada por el gol en contra de Jonathan Silva y por haber generado la bronca del Mellizo, que al otro día juntó a sus jugadores para gritarles aspectos tácticos durante más de media hora. Aunque hubo más traspiés en ese semestre en el que el equipo llegó a la misma instancia copera actual: empates en cero ante Huracán y Defensa y Justicia en la Bombonera, y derrotas fuera de casa frente a Estudiantes (3-1) y Argentinos (1-0).

Antes de buscar la clasificación a octavos de final en el final del semestre pasado, eligió un equipo suplente en la última jornada de la Superliga ante Huracán en la que se destacaba la vuelta de Gago, pero Boca terminó igualando 3-3. Repitió lo mismo ante el mismo rival en el presente campeonato y obtuvo otra igualdad (0-0).

Hace pocas semanas, cuando visitó el Cilindro de Avellaneda tras haber conseguido el pasaje a las semifinales en el Mineirao, Barros Schelotto hizo descansar a varios de aquellos futbolistas titulares. Más allá de que consiguió un empate épico (2-2) en los últimos minutos, la imagen del recambio fue apático: el ingreso de algunos nombres cambió el partido. Y el último domingo ante Rosario Central, con la cabeza puesta en la ida ante Palmeiras, los suplentes no dieron la talla y terminó consiguiendo apenas una paridad (0-0) en condición de local.

Ahora, otra vez con la mente en el equipo paulista, el equipo B sufrió una derrota que lo aleja de la pelea por el tricampeonato doméstico.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?