De los lectores: cartas & mails

Otra vez, civilización o barbarie; El que rompe arregla; Amartya Sen; Solo piedad; Inclusión lingüística; Educar a los padres; Rueda problemática; Sheila; Consumo de lácteos; ¿Fair play?; Derroche de agua
(0)
28 de octubre de 2018  

Carta de la semana

Otra vez, civilización o barbarie

Lo que se está jugando en estos momentos es mucho más importante que el futuro de un gobierno, se juega el futuro de un país, la Argentina. Con estas demostraciones violentas en la calle y falaces, provocativas e irrespetuosas dentro del recinto, esta "izquierda popular y nacional"; varada en tiempos de Stalin y Mao, exhibe su impotencia ante la imposibilidad de llegar al gobierno por elecciones. Pero debemos agradecer que lo intenten con la acostumbrada prepotencia, para que el ciudadano común tenga presente y no olvide el tipo de política que representan. No buscan gobernar, buscan el poder para instalar un Estado autoritario del cual ellos serían los jerarcas.

Hace 150 años lo planteó Sarmiento: hay que elegir entre civilización y barbarie.

Jorge Alberto Clariá

DNI 4.273.663

El que rompe arregla

Por los desmanes ocurridos en las afueras del Congreso, el miércoles pasado, fueron encerrados y luego liberados 26 individuos, responsables de lo allí ocurrido. ¿Qué hubiera pasado si en lugar de liberarlos se les hubiera asignado la tarea de arreglar todo lo destruido? No nos sobra la plata para reparar todo lo que se destruyó en los últimos meses.

Mario Ehrenfeld

campodehonormario@gmail.com

Amartya Sen

Sería un gran gesto de altura y altruismo que el rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Barbieri, reflexionara sobre su decisión de cerrar el Programa Amartya Sen (PAS). En junio dispuso quitarle el acotado presupuesto que cubría solo las horas cátedra de los pocos docentes que llevan el programa adelante y las becas para algunos de los estudiantes, ya que las decenas de profesores invitados participábamos ad honorem.

El Programa Amartya Sen fue creado en 2008 a partir de una iniciativa de Bernardo Kliksberg, con el apoyo de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. En 2011 se expandió a más de 20 universidades públicas del país. El programa es gratuito y se basa en un ciclo de clases teórico prácticas distribuidas en diez meses de entre 3 y 6 horas semanales sobre ética y desarrollo humano. El PAS contaba con presupuesto público que administraba de manera centralizada la UBA y distribuía al resto de las casas de estudio. Este año, Barbieri decidió cambiar el destino de la partida. Debido a ello, algunas universidades, como la Universidad Nacional de La Plata, lo continuarán el año que viene con recursos propios. Otras no podrán hacerlo y deberán cerrarlo. Este programa, que trascendió a su impulsor inicial para institucionalizarse en las universidades públicas, es una innovadora y eficaz manera de inculcar en miles de estudiantes valores de dignidad humana y ética. Con esta decisión no se está matando un programa de estudio, se mata una política pública.

Rector Barbieri, depende de usted que el Programa Amartya Sen resucite o que por siempre en PAS descanse.

Carlos March

Profesor invitado PAS

carlos.march@avina.net

Solo piedad

Quiero dejar sentado que la jerarquía de la Iglesia Católica no representa a todos los católicos. Por lo menos a mí no lo hace cuando honra con una misa pública a personas como la familia Moyano, sospechada de malversar fondos de los trabajadores en su beneficio. Jesús tuvo piedad de los delincuentes, pero no los enalteció.

Jorge Bernardo Garaicoechea

DNI 4.525.116

Inclusión lingüística

Con frecuencia escucho en los medios y en charlas cotidianas referirse al "interior" y a "este país", para referirse a las provincias y a nuestra Argentina. Una forma de inclusión lingüística digna de un país federal, que busca su integración, es referirnos a nuestro país como la Argentina (en lugar de este país) y decir las provincias (en lugar de "el interior").

Félix B. Sarmiento Villafañe

felixbsarmiento@gmail.com

Educar a los padres

Ahora que ya estamos por caernos a la banquina debemos analizar el tema de la educación sexual. Considero que debe haber programas sobre ese tema para los padres. Deben ser obligatorios, para que los padres estén capacitados para enseñarles a sus hijos. Que en la escuela enseñen a los alumnos educación sexual es de una perversidad propia del progresismo, que quiere eliminar a la familia y revertir la sexualidad que la sabia naturaleza nos ha dado.

José Brunetta

josebrunetta@yahoo.com.ar

Rueda problemática

Una gran mayoría de los SUV (vehículos utilitarios deportivos compactos), imitando a distintos vehículos todo terreno, llevan la rueda de auxilio adherida a la puerta trasera, sobresaliendo del plano vertical del paragolpe. Al estacionar en la calle, en las maniobras de retroceso, muchas veces tocan con esa rueda (o su cobertor), el capó del vehículo situado detrás. Ni que hablar si el último es uno tipo combi con frente vertical. Esa acción, aunque sea por un segundo, es en muchísimos casos suficiente para dejar la "impronta" en el vehículo ajeno. Muchas veces esto no es advertido por el que realiza la maniobra. Estaciona y se va. Posiblemente al regreso el conductor del vehículo afectado se da cuenta de lo sucedido y reacciona en consecuencia, generándose un conflicto. También es común que el causante se dé cuenta, y " fugazmente" desaparezca habiendo ya, ocasionado el daño. Desafortunadamente diseñadores/ fabricantes y usuarios de esos vehículos siguen sin solucionar el tema, que debe ser resuelto de inmediato, adecuando una normativa específica. En el interín se debe obligar al conductor de todo vehículo con esas características que guarde dentro del espacio interior la rueda de auxilio, para el caso de pretender estacionar en la calle en fila india (no sería el caso de los estacionados a 45°).

La solución definitiva deberá ser resuelta por los diseñadores y fabricantes. Un "parche" que evitaría el problema, es diseñar "un postizo" al paragolpe para hacer sobresalir el plano vertical del mismo, por fuera del plano vertical de la rueda de auxilio. Las soluciones existen.

Alejandro Malvicino

almalvicino@gmail.com

Sheila

Quería ser bailarina, pero era una vida precaria. Sin escolarización, pareciera que sus padres se peleaban, no por su tenencia, sino por su asignación. Sheila terminó en una bolsa de residuos como consecuencia de la más grande de las violencias que, según Gandhi, es la miseria. Esa es la más grande deuda que ha contraído nuestra patria, su deuda interna con esta ya escandalosa pobreza, indigencia e ignorancia crónica.

De que saldemos esa deuda depende que la Argentina siga siendo una república soberana.

Fernando Miranda

mirandafernando2@gmail.com

Consumo de lácteos

Con respecto al discutido y polémico tema sobre si es beneficioso o no el consumo de lácteos, quiero comentar que trabajo como nutricionista con personas que, al disminuir o eliminar los lácteos mejoran o desaparecen síntomas como mucosidad, otitis, dolores de cabeza, resfríos a repetición, afecciones respiratorias e intestinales, entre otros. En la Argentina se consume una excesiva cantidad de lácteos y es importante que la población conozca los problemas que traen, a pesar de que se sigue negando por gran parte de la comunidad médica. Están científicamente comprobadas las diversas afecciones que traen los lácteos, en niños y adultos. El problema con los lácteos no es una campaña "en contra de los lácteos", sino un tema de salud.

María Muller

mariamullernutricion@hotmail.com

¿Fair play?

Sinceramente, no entiendo por qué en diversos partidos de fútbol - sobre todo los internacionales- salen a la cancha cuatro chicos portando una bandera de fair play cuando justamente lo que menos manifiestan los jugadores es esto. Exageraciones, burlas, discusiones, etc., hacen del fair play una burla. Muchos deportes que se practican en la Argentina a nivel local e internacional no hacen alharaca con banderas, pero sí con el ejemplo, que es muy reconocido.

Señores del fútbol, es mejor demostrar que alardear.

Constantino Coutris

DNI 17.030.954

Derroche de agua

Un disparate injustificable. En todos los países desarrollados del mundo, y en buena parte de los países pobres donde el recurso escasea, el agua potable es un bien invalorable. Su protección y cuidado un deber ineludible y en muchos casos su derroche, una infracción sancionada con fuertes multas. En Buenos Aires, al menos en el Barrio Norte, Recoleta (pero sé que esto ocurre en muchos otros barrios), los encargados de edificios limpian las veredas con el chorro de una manguera, desperdiciando un bien por el que además pagamos facturas inexplicables.

¿Podrá el gobierno de la ciudad darnos una respuesta ante este aparente disparate?

Hernán Patiño Mayer.

escribpm@hotmail.com

En la Red

En los 12 últimos meses hubo más deportacionesde delincuentes que en toda la década pasada

Facebook

  • "Así tiene que ser. La Argentina tiene que hacerse respetar para proteger sus gentes" - Sue Wendler
  • "Era hora, bondadoso país el nuestro que acepta inmigrantes de bien, pero también a los que vienen a delinquir o a cortar calles y traer más violencia" - Abuela Tata
  • "Perfecta la medida. Luego hay que continuar con los que usurpan tierras, eso también es delito" - Graciela Gagliardo

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?