La paradoja del "gaucho" Comba: soñaba con ser domador de caballos pero le hizo un gol a Boca

Comba, el autor del gol del triunfo de Gimnasia ante Boca
Comba, el autor del gol del triunfo de Gimnasia ante Boca
Máximo Randrup
(0)
27 de octubre de 2018  • 21:49

"Nunca imaginé jugar en primera división", repetía ayer Maximiliano Comba, el autor del segundo gol de Gimnasia ante Boca , después del enorme triunfo del Lobo por la décima fecha de la Superliga . Su categórica declaración no es falsa modestia. Su testimonio tiene un argumento consistente: hasta hace un tiempo era domador de caballos.

Sí, parece mentira pero es una historia real. Maxi, nacido en la localidad de La Cautiva en Córdoba, viene de una familia de gauchos y él siempre soñó con seguir los pasos de su papá (Francisco Alberto): trabajar en el campo y crecer en el complejo oficio de domar. Incluso, cuando lo iban a buscar para jugar al fútbol, él se escondía para que creyeran que no estaba en su casa.

"Hicimos un partidazo y le ganamos a Boca, que era el objetivo que nos habíamos planteado. Todo esto que me pasa es increíble porque jamás me lo propuse. Se dio de golpe y trato de disfrutarlo", explica Comba, el jugador tripero más buscado tras la nueva victoria de Gimnasia contra el Xeneize. Esta frase también tiene explicación: hasta hace tres años jugaba en la Liga de Río Cuarto, en el club San Martín de Vicuña Mackenna. Luego pasó a Estudiantes de Río Cuarto (se dio el gusto de jugar con Pablo Aimar) y se convirtió en una de las figuras del Federal A. Sus buenas actuaciones en el tercer escalón del fútbol argentino provocaron que varios clubes se interesaran en él. Lo tentaron varios equipos de la B Nacional y el Lobo platense. Maxi no dudó y se mudó a La Plata.

"Es un jugador con mucha categoría, muy rápido en el uno contra uno. A Gimnasia le puede dar mucho", había anticipado hace algunas semanas Marcelo Vázquez, director técnico suyo en el conjunto riocuartense, en una nota con Triperomaníacos (programa de la radio platense Cielo Sports). "Le gusta mucho presionar y tirar diagonales. Estoy convencido de que va a hacer un gran torneo", agregó el entrenador en aquella oportunidad.

Anoche, cuando la oscuridad ya se había apoderado del Bosque, los elogios fueron de Pedro Troglio: "Comba hizo un gran trabajo y la gran actuación que redondeó es un premio a su sacrificio".

Maxi, que ayer no hizo esfuerzos por ocultar su emoción, aún no sale de su asombro. Siempre se imaginó gaucho, hoy su gol se pasea por todos los canales. Él trata de no marearse con esto de la fama: "¿Qué voy a hacer ahora? Dejar que el fútbol me siga sorprendiendo", suelta en voz baja. Sonríe. Se toca los ojos para detener una lágrima.

Ya tendrá tiempo para volver a pasear en tractor y domar caballos. Por ahora es feliz en Gimnasia.

Comba persigue a Tevez en el mediocampo
Comba persigue a Tevez en el mediocampo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?