Suscriptor digital

En la ciudad, apelarán a los alumnos para aplicar la ESI

Serán acompañados por adultos; también participarán docentes y las familias de los estudiantes
Serán acompañados por adultos; también participarán docentes y las familias de los estudiantes Crédito: Shutterstock
Daniel Santa Cruz
(0)
28 de octubre de 2018  

Ministerio, escuelas, docentes y familias tendrán participación en la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) en la Ciudad. Dos alumnos por escuela, en tanto, serán promotores y garantes de las demandas sobre el tema que tengan sus compañeros, porque tendrán representación, junto a otros actores, en la Comisión de Seguimiento de la Aplicación de la ESI que se formará en breve.

"Si bien el 90% de los alumnos de nivel secundario señalaban haber recibido educación sexual en la escuela, durante las tomas [de colegios] del año pasado, recogimos una demanda de parte de ellos por una mayor educación sexual. Concluimos que debíamos revisar las formas y su aplicación porque no estaban a la altura de las expectativas", señala la ministra de educación porteña, Soledad Acuña.

Una encuesta hecha el año pasado entre 44.123 estudiantes de quinto y sexto años de 157 escuelas estatales reveló que nueve de cada diez estudiantes señalan haber trabajado contenidos de educación sexual, sobre todo en prevención de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Además, en el relevamiento, se destaca poco trabajo sobre "perspectiva sobre el aborto". Sin embargo, se concluye, persiste una demanda por una mejora en la aplicación de la educación sexual.

Según señala el documento oficial elaborado por una comisión de especialistas, al que tuvo acceso LA NACION, se formarán dos promotores de la ESI entre los estudiantes por escuela, que tendrán como función canalizar las demandas, necesidades e intereses específicos de los alumnos. Los promotores recibirán capacitación especial y acompañamiento sobre cómo canalizar las demandas y contarán con un kit de materiales con recursos, contactos e información útil.

"Los promotores estudiantiles de ESI serán acompañados por el referente adulto de ESI en cada escuela", aclaran las autoridades.

La posible modificación de la Ley de la ESI desató un debate público que llevó en las últimas horas a al ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro , a destacar: "La ley de 2006 es buena y su texto no necesita modificación, solo debe terminar de implementarse". También la Iglesia, expresó a través de un comunicado, su preocupación "por la pretendida imposición de la 'ideología de género', que va en contra la cosmovisión cristiana en este tema desconociendo la libertad que asiste a los padres y a las instituciones educativas a educar de acuerdo con sus idearios propios".

"Estamos de acuerdo con que exista la educación sexual, lo que no acordamos es con la ideología de género que plantean los que quieren modificar la ESI", dice Martin Vergara, vocero de Unidad Provida. .

Respecto a la iniciativa del gobierno porteño, destaca: "No estamos en contra de que los alumnos participen, lo que no queremos es que su participación imponga contenidos que hoy no están en la ESI."

Hoy, diferentes organizaciones y fundaciones civiles marcharán en todo el país bajo el eslogan: "Con mis hijos no te metas" en apoyo a "una educación libre de la ideología de género". En este contexto, el gobierno porteño decidió avanzar con una serie de políticas y programas para garantizar una mejor aplicación de la ESI en el ámbito de las escuela.

Durante el debate por la despenalización del aborto surgió una iniciativa en el gobierno de la ciudad por generar avances en la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral y la ley 2110, de Educación Sexual Integral de la Ciudad. Hubo distintas reuniones entre el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, Acuña y el presidente de la comisión de educación de la legislatura porteña, Maximiliano Ferraro.

"Necesitamos hacer algo para salir del debate que plantean ambos extremos, hay que leer los diseños curriculares e informarse. En ningún lugar dice que a los chicos de educación inicial hay que enseñarles a masturbarse o a dudar de su sexualidad", enfatiza Acuña.

Producto de esas reuniones surgió la idea de armar un grupo de trabajo plural y representativo coordinado por la especialista Diana Maffía. "Fue la ministra, Soledad Acuña, quien me convocó y me dio total libertad para citar expertos, que fue lo que hice, y pudimos trabajar con mucha colaboración y profesionalismo", dice la experta.

"Estamos convencidos que asegurar la Educación Sexual Integral significa, también, garantizar los Derechos de los niños, niñas y jóvenes para que puedan construir su identidad en libertad y sin ningún tipo discriminación", resalta Ferraro.

"Nos comprometimos ante la comisión a llevar adelante todas las acciones que estén enmarcadas dentro de la ley", sostiene Acuña. Y agrega: "Comenzamos creando el cargo de Coordinador del Plan de Sexualidad Integral en CABA. Nombramos en ese lugar a un Supervisor, Adrián Mazuglia, que realizó el mejor trabajo sobre el tema en las escuelas de su distrito. También es un reconocimiento al sistema educativo", agrega.

Pero además el Ministerio de Educación comenzará a desarrollar otras políticas, entre las que se destacan la capacitación de los docentes en la materia, y el diseño de materiales para trabajar con las familias de los estudiantes.

El documento indica que no es necesario modificar la ley de educación sexual. Algo en el que coincidieron quienes lo elaboraron. También se propone trabajar sobre una agenda que represente a la mayoría que no participa del debate que plantean los sectores en puja.

"No hay que actualizarla, la ley tiene una reglamentación que hay que cumplir. Desde un comienzo hubo mucha resistencia respecto a la ley de ESI", destaca Maffía. Y agrega: "Se avanzó lentamente, pero el problema es que hay personas que no quieren cumplir la ley. Pero la Constitución y las leyes están por encima de las creencias personales, que deben gozar de su libertad, pero no deben coartar los principios legales que la ciudadanía se haya puesto".

"Los lineamientos curriculares y pedagógicos deben poder cumplirse en cada una de nuestras escuelas. No se pretende adoctrinar a nadie o imponerse, hablamos de derechos, de una mirada trasversal e integral", destaca Ferraro. Y agrega: "La ESI educa en el respeto a la diversidad de las personas, a su libertad y en el derecho a ser diferentes".

Nivel por nivel, qué se enseña en las escuelas

  • Nivel inicial: Se divide en dos etapas.Los chicos de entre 45 días y tres años aprenden a comunicarse, construir su identidad, interactuar con otros y explorar el ambiente que los rodea, mientras que a los de cuatro y cinco años se les enseña a conocer y relacionarse con su cuerpo y sus movimientos
  • Escuela primaria: Se abordan el desarrollo del cuerpo, las diferencias y similitudes entre las personas, la reproducción, el derecho y respeto por la intimidad y la salud. También género, autonomía, expresión de los sentimientos, respeto por el otro y medios de comunicación
  • Escuela secundaria: El programa para los alumnos de educación media incluye contenidos sobre adolescencia, sexualidad, vínculos, calidad de vida, anatomía y fisiología de la reproducción, sociedad, consumo, medios de comunicación, historia y derechos humanos, entre otros

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?