Suscriptor digital

"Tuve ganas de matar", habría confesado el joven tras el asesinato de su prima

Los forenses no encontraron signos de abuso; el acusado será sometido a estudios y podrían internarlo en un psiquiátrico
Los forenses no encontraron signos de abuso; el acusado será sometido a estudios y podrían internarlo en un psiquiátrico Fuente: Archivo
(0)
28 de octubre de 2018  

El asesino de la niña de 9 años, cuyo cuerpo fue arrojado desde una camioneta cerca de la estación José Mármol, le asestó dos puñaladas. Una de esas lesiones, en la cara de la víctima, le causó la muerte.

"Tuve ganas de hacer algo malo. Tuve ganas de matar", habría expresado el menor, de 15 años, acusado de matar a su prima Estefanía Bonome, en un breve relato ante los funcionarios policiales y judiciales que lo detuvieron. Según fuentes judiciales, el menor no tenía remordimiento.

Ayer, en el sepelio de la niña, realizado en el cementerio de Lomas de Zamora, los padres de Estefanía reclamaron que el acusado de matar a la pequeña sea condenado a prisión perpetua. Sin embargo, el acusado es judicialmente inimputable por su edad.

Estefanía fue asesinada el jueves pasado en José Mármol. A partir de la revisión de las cámaras de seguridad, los investigadores siguieron la pista de la camioneta que el asesino utilizó para arrojar el cuerpo a un costado de las vías. Los policías llegaron así hasta el galpón que pertenece al dueño de la camioneta.

Durante el allanamiento realizado en su casa y en una habitación en construcción en el galpón, que pertenece a su abuelo, los investigadores hallaron manchas de sangre y un cuchillo, con una hoja, de 21 centímetros, con el que apuñalaron a la niña.

Según concluyeron los médicos que realizaron la autopsia de la pequeña, no encontraron lesiones compatibles con un ataque sexual, aunque los investigadores no descartaban la posibilidad de que el agresor hubiera intentado abusar de la menor .

Durante la autopsia, realizada anteayer en la morgue judicial de Lomas de Zamora, los forenses extrajeron muestras de tejidos y del humor vítreo con el objetivo de ser analizados y obtener perfiles de ADN, para determinar si hubo otro agresor y precisar la hora de la muerte.

Hasta anoche, el principal sospechoso, un menor, de 15 años, primo de la víctima permanecía detenido en un Instituto de Menores, cuya localización fue mantenida en reserva por responsables de la investigación para evitar alguna represalia.

Debido a que se trata de un menor inimputable, la Justicia podría imponerle una medida de seguridad o su internación en un centro de atención psiquiátrica.

El fiscal y el juez del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, de Lomas de Zamora resolverán el destino del menor, luego que se realicen los estudios psicológicos y psiquiátricos.

Según fuentes judiciales, dichos estudios tienen como objetivo determinar si el menor es un peligro para sí y para terceros. Una de las alternativas que manejará el juez será la posible internación en una clínica psiquiátrica .

"Es analfabeto y estuvo internado en un centro de rehabilitación, Lo echaron de cinco escuelas. Trabajaba con el abuelo, limpiaba camiones en el galpón", expresó uno de los familiares.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?