Lizy Tagliani y el conmovedor recuerdo de su mamá

(0)
28 de octubre de 2018  • 01:11

En la última emisión de Podemos hablar, Lizy Tagliani fue una de las invitadas y reveló la emotiva anécdota de su pasado familiar. Todo comenzó cuando Andy Kusnetzoff le preguntó si tenía el DNI con su nueva identidad, y Lizy respondió que no sentía que lo necesitara. "Si me dicen Edgardo Luis no me hiere. Yo aprendí a respetar al otro, pero dejame que mi vida y mi historia la cuente yo. Yo no me tengo que ver como vos me percibís. Tengo una historia detrás de ese Luis", detalló la comediante. A raíz de esto, el conductor le dijo que ella no quería enterrar su pasado, y ahí Tagliani contó una anécdota clave de su vida.

Hace poco tiempo, la cronista de Cortá por Lozano recibió una foto suya de bebé junto a su papá biológico, lo que la motivó a comunicarse con quien le envió ese material. Lizy no sabía mucho de su padre, y por ese motivo el interés que sintió fue muy grande. Cuando llamó descubrió que eran fotos que había recibido su tía abuela, y gracias a ese registro entendió muchas cosas de su papá. Pero el momento que cambió su vida, fue cuando se reencontró con su madrina.

Mientras estaba de paseo en Chaco, Lizy vio una cuadra y creyó recordarla de su infancia. Entonces llamó a su prima y ella le dijo que en esa zona vivía su madrina. Tagliani vio una puerta y decidió tocar. Allí la atendió una mujer que resultó ser su fan, pero lo que la comediante buscaba eran datos de su madre.

Después de hablar con esa mujer que al parecer nada tenía que ver con su familia, la humorista se lamentó, hasta que mencionó el apodo de su mamá. En ese instante, esa mujer extraña le respondió: "¿Vos sos Luisito?".

Mientras los invitados al programa no podían disimular la emoción ante ese relato, Lizy prosiguió: "Ella se puso a llorar desesperadamente y me dijo: ' Yo soy tu madrina. Nunca supe de vos. Tu mamá cuando cumpliste un año y pico se fue'. Y empezó a contarme un montón de cosas de mi vida. Mi vieja borró su historia para vivir la mía. Y me sentí más orgullosa que nunca de mi vieja".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?