Suscriptor digital

Cómo alteró el crimen de Sheila el destino de sus hermanos y sus primos

Los pequeños familiares de la niña asesinada fueron alejados de sus respectivos padres por disposición de la justicia
Los pequeños familiares de la niña asesinada fueron alejados de sus respectivos padres por disposición de la justicia
(0)
28 de octubre de 2018  • 16:02

Sheila Alejandra Ayala era una niña de 10 años que vivía en el barrio Trujui del partido de San Martín, en el conurbano bonaerense. El pasado 18 de octubre su cuerpo fue encontrado allí dentro de una bolsa, luego de una búsqueda intensiva que había comenzado una semana antes con su desaparición.

El hallazgo del cuerpo de Sheila, de por sí macabro, tenía todavía otro elemento de espanto: los autores de su crimen, según su propia confesión, habían sido sus tíos: Leonela Ayala y Fabián González. " Nos drogamos y no sabemos qué pasó", dijeron los tíos cuando confesaron su crimen a la policía, aunque después se desdijeron y trataron de despegarse del crimen.

Así se ve el sitio donde encontraron a Sheila Ayala

01:06
Video

Leonela Ayala, que se encontraba embarazada y a punto de dar a luz en el momento de su detención, fue madre al día siguiente. Pero apenas pudo estar un rato con su beba. Según consigna el diario Perfil, su bebé fue entregado a una familia solidaria, una medida que la resguarda hasta que la Justicia defina si lo entrega en adopción o lo devuelve a su familia biológica.

Pero el destino del bebé de los tíos de Sheila no fue el único que cambió drásticamente a partir del caso de la menor asesinada. Los tres hermanos del bebé, a la vez primos de Sheila, de 8, 7 y un año, desamparados con sus padres detenidos, fueron entregados a un hogar de niños del interior. Posiblemente los más grandes terminen allí su ciclo escolar con un refuerzo docente.

Leonela Ayala y Fabián González, tíos y acusados del asesinato de Sheila
Leonela Ayala y Fabián González, tíos y acusados del asesinato de Sheila

La partida hacia un hogar de menores también fue la consecuencia del aberrante crimen para los hermanos de Sheila, de 11, 6 y 4 años. Esta medida se tomó un día después de que se denunciara la desaparición de la niña, cuando las autoridades se dieron cuenta que los chicos estaban con "problemas de salud y alimentación", según consignó Perfil. De esta manera, se decidió separarlos de sus padres, Juan Carlos y Yanina.

En su nuevo hogar, en el que se espera que permanezcan al menos los próximos 180 días, los hermanitos de Sheila no pueden recibir a sus padres, que tienen una prohibición de acercamiento a ellos. Además, los asistentes sociales del lugar cuidan de que los niños solo miren dibujitos en la tele, para que no reciban noticias sobre Sheila. De todas formas, según consigna Perfil, los niños ya fueron informados de lo que pasó con su hermana.

Leonela Ayala, de 25 años, fue acusada por el fiscal de la causa, Gustavo Carracedo, de "homicidio agravado por alevosía" y se encuentra en la Alcaidía Nº3 de La Plata. Su pareja, Fabián González, de 24 años, está detenido en la Alcaldía de San Martín. La carátula de su crimen se agrava por estar imputado por la figura de femicidio.

Según lo que dictaminó la autopsia, Sheila fue asesinada por ahorcamiento. Luego fue metida en una bolsa y arrojada en un hueco de una medianera próxima a la casa de sus tíos. Se sospecha que, antes de ser asesinada, la niña intentó defenderse de un ataque sexual.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?